Paz Padilla va de polémica en polémica. Ahora se ha convertido en protagonista de las redes sociales tras aparecer como entrevistada en el programa 'Cuarto Milenio' el domingo por la noche con motivo de la presentación de su libro 'El humor de vida'.

La presentadora de 'Sálvame' habló con Iker Jiménez y Carmen Porter de la muerte de su marido, Antonio Juan Vidal, que murió a los 53 años a causa del cáncer. Un duro golpe que sacudió la vida de la humorista el 19 de julio de 2020 y del que trata de sobreponerse a día de hoy gracias a la ayuda de varios especialistas, técnicas y terapias de las que habló como la de la biodescodificación, una pseudoterapia alejada de la medicina, que muchos especialistas consideran "peligrosa".

Este tema ha causado una gran polémica en las redes, así como su mera presencia en este tipo de programa, ya que la cómica habló de ella alabándola: “Mi amiga es biodescodificadora, algo maravillo que aconsejo a todo el mundo. Son personas que estudian las emociones porque la emoción es algo que no sabemos controlar ni entender. Tampoco gestionarla. Entendemos muy bien el odio, la rabia, la envidia, pero las emociones como la tristeza o el amor no”.

Paz Padilla genera una gran polémica al hablar de la biodescodificación
Paz Padilla genera una gran polémica al hablar de la biodescodificación

Paz Padilla cree en la biodescodificación: "A él le ayudó a entender las emociones. Yo sé que enfermó de estrés"

Después relató en la entrevista cómo su amiga ayudó a su difunto marido a que aceptara la muerte: “Primero intentó ayudarle para que supiera de dónde le venía todo ese sufrimiento que el tenía. Yo sé que le enfermó el estrés, porque bajó el sistema inmunológico”.

Padilla continuó explicando: “Ella le ayudó a entender las emociones, a soltar lastre, a los problemas de la madre, de su hija, del trabajo. A aceptar su paso por la vida y la muerte como una forma placentera”.

Esta propuesta de la medicina alternativa, le fue muy útil a la presentadora para aceptar y superar la muerte de Antonio de manera sosegada y desde el amor. “Al principio me chocaba, pero luego entendí que también sentí esa sensación de amor. Entendí que el había cumplido su etapa, había venido aquí, había hecho lo que tenía que hacer y ahora tenía que continuar su viaje”.

La biodescodificación no está aprobada. Puede derivar en que el paciente se culpe a él o a su familia

La polémica vino cuando el programa emitió un rótulo en el que se leía: "La biodescodificación es una rama de la medicina alternativa que intenta encontrar el origen o el significado emocional de las enfermedades”.

Iker Jiménez se hizo eco de estas palabras en su cuenta de Twitter y recibió un aluvión de críticas ya que muchos expertos negaban que hubiera evidencia científica.

“La biodescodoficación no está probada y además hay mucha evidencia científica que demuestra que es falsa. Las enfermedades como el cáncer no tienen un origen o significado emocional, y esta prácticas pueden derivar en que el paciente se culpe a él o su familia por la enfermedad”, escribió un neurólogo y doctor en medicina llamado Pablo Barrecheguren.

Críticas como: "Es bastante peligroso" o "Se aprovecha de la desesperación para vaciar los bolsillos"

Azucena Martín, biotecnóloga y divulgadora científica, también se ha pronunciado: “Es bastante peligroso que alguien con su influencia dé validez a cualquier terapia sin evidencia científica. Pero lo es mucho más que se le dé un altavoz tan grande como la televisión. Y, por desgracia, no solo ha hablando de estas terapias en su libro. También en programas como 'Sálvame', donde ella trabaja, o en la última emisión de 'Cuarto Milenio'”, ha escrito en Hipertextual.

La biotecnóloga ha subrayado que “en esta pseudoterapia se intentan dar más bien una explicación metafísica”  a las enfermedades, algo que ha definido como “peligroso”.

La periodista y divulgadora de temas científicos, Rocío Vidal, también ha escrito sobre ello:: “La biodescodificación es una pseudoterapia alejada de la medicina con evidencia, que se aprovecha de la desesperación de las personas para vaciarles los bolsillos y culpabilizarles de sus enfermedades”.

Yo no voy a ser una desgraciada, voy a ser feliz

La presentadora y actriz de 'Aquí no hay quien viva' continuó hablando de la muerte y de que hay que normalizarla. "Hay que dar visibilidad a los paliativos, no hay que tenerle tanto miedo a la muerte, hay que vivir el aquí y el ahora, lo único importante en esta vida es el amor".

"Necesitaba respuestas porque me he hecho muchas preguntas. Y he descubierto muchos temas y una de ellas es la neurolingüística. Es muy importante la palabra amor, es tan fácil decir te quiero, y la otra persona reacciona positivamente", aseguró.

"Con Antonio descubrí que lo que tenemos que trabajar en esta vida es el desapego, lo que importa es que todo en la vida me da exactamente igual", añadió.

Después confesó los sentimientos por el que era su alma gemela: "Amo a Antonio con locura y lo voy a amar toda mi vida, porque tuve la suerte de conocerle, de convivir con él. Eso me hace no hundirme en la angustia, todos estamos en el camino", señaló para después decir: "Yo no voy a ser una desgraciada, voy a ser feliz".

Paz Padilla confiesa que quemó una muñeca de vudú

En uno de los momentos de la entrevista, Porter le preguntó por una anécdota que ocurrió cuando grabó el programa 'Planeta Calleja'. "Recuerdo que nos contaste que Jesús Calleja te había llevado de viaje hasta Benín y allí habías adquirido una muñeca vudú...", apuntó Carmen.

Paz explicó entonces: "A Jesús Calleja no le gustó que el cámara y yo quisiéramos traernos una muñeca de vudú, no quería que jugásemos con esas cosas, pero yo sólo lo veía como un trozo de trapo. El Madrid lo puse en un altar con otras figuras como la virgen del Carmen, la mano de Fátima o el ojo turco... pero cuando a Antonio (su marido) le llegó la enfermedad una amiga mía le echó las cartas y me dijo que lo que le pasaba venía de África, que si no tendría yo en mi casa algo de África...", relató para sorpresa de todos.

"La muñeca era un hombre y una mujer atados con un tridente y me decían 'eso es el demonio'", relató, para añadir después: "Me dieron indicaciones de cómo debía limpiar las cosas de la casa, con agua, vinagre y sal, lo rocié todo".

Entonces contó algo extraño que pasó y que da mucho miedo. "Te juro que lo que te cuento es verdad, quemé a la muñeca en un barreño y vino un tornado de viento que hicieron que las cenizas de la muñeca empezaran a girar y salieron volando", explicó Paz.

La presentadora gaditana también indicó que a su empleada del hogar, Anastasia, que es africana, de Kenia, ya le había advertido de que "no le gustaba nada la muñeca". "No sé si es verdad o no, porque al final Antonio al final murió, pero yo qué sé si yo solo sé que no sé nada", dijo.