La muerte de Mila Ximénez, aunque la esperaban sus personas más allegadas, ha sorprendido a todos. Desde el pasado jueves, sus amigos, familiares y compañeros estaban preparados para un final inminente, que ha llegado este miércoles por la mañana. La amarga sorpresa ha obligado a Mediaset a trastocar su programación del día. De hecho, tal y como te hemos contado en exclusiva 'Vozpópuli', Telecinco ha decidido emitir una hora y media de Sálvame, cuando no estaba previsto.

Durante la emisión, los compañeros han llorado su pérdida y otros han revelado informaciones hasta ahora desconocidas. Jorge Javier Vázquez ha confesado, por ejemplo, que el martes pasado se despidió de ella, pues tanto Mila como su familia ya sabían hace una semana que el final era cuestión de horas o días.

La pérdida de Mila Ximénez ha sido muy dura para todos, a pesar de que la esperaban. Kiko Hernández, uno de los mejores amigos de la colaboradora, se ha mostrado este miércoles en Sálvame triste pero también enfadado, pues considera que no se le advirtió de la gravedad de la situación.

Kiko Hernández, muy dolido: "No han sido claros con Mila Ximénez, podía haber hecho otras cosas"

Casi al final del improvisado homenaje a Mila Ximénez de este miércoles en Telecinco, ha intervenido Kiko Hernández, que había llegado al plató hacía tiempo pero no se veía con fuerzas para participar.

“Le hemos pillado a un montón de kilómetros y le hemos tenido que traer”, ha reconocido Jorge Javier Vázquez mientras iba a buscarle porque al entrar en plató se ha deshecho en lágrimas. Más tarde, el presentador le ha animado y ha estado recordando los buenos momentos vividos con Mila.

También, y lo que es más destacable, es lo dolido que se ha mostrado Kiko en su intervención. El colaborador ha confesado que no pudo despedirse de su amiga, como sí hicieron el martes Jorge Javier y María Patiño: "El pasado miércoles quería verme pero me dijo su hija, Alba, que no se encontraba con fuerzas y que iba a ser sedada. Quería descansar. También me trasladó un mensaje de su madre que me mandaba. Mila quiso decirme que me cuidaría a mí a todos nosotros allá donde estuviera, y que nos enviaría señales que n ose encontraba con fuerzas, que ya no se podía despedir. Pero que Mila nos cuidaría desde el cielo y que nos enviaría señales para que supiéramos que estaba ahí".

No han sido claros con ella. Si lo hubieran sido, podía haber hecho otras cosas durante este último año, y no lo ha hecho

Además, Kiko se ha mostrado muy dolido, con la típica rabia que uno siente cuando una persona querida se le escapa por un problema de salud: "No han sido claros con ella. Si lo hubieran sido, podía haber hecho otras cosas durante este último año, y no lo ha hecho". Jorge Javier le ha interrumpido, asegurando que eso nunca se puede saber. Pero Kiko Hernández lo tiene claro: cree que si los médicos le hubieran advertido de la gravedad de la situación y no le hubieran dado tantas esperanzas, Mila hubiera sabido el tiempo que le quedaba y lo hubiera aprovechado de otra forma.

Al menos, eso es lo que ha manifestado este miércoles. Seguro que en un tiempo cambia de opinión y lo mira todo con más relatividad, comprendiendo que los cánceres son así: a veces para que no, y luego sí; y viceversa.

El último pronóstico de Mila Ximénez no era bueno

Hasta el pasado jueves, todo parecía indicar que el tratamiento al que se estaba sometiendo Mila Ximénez estaba siendo efectivo. Sin embargo, tras una prueba rutinaria en la Clínica donde se estaba tratando, la colaboradora se quedó ingresada para días después regresar a su casa, desde donde suspendió el tratamiento y decidió que la sedaran, según publicó La Razón. Un pésima información que cobró veracidad después de que su hija Alba se desplazara desde Ámsterdam a Madrid a finales de la pasada semana.

El silencio sepulcral que se mantuvo en los programas de Telecinco tampoco indicaba nada bueno. De hecho, ningún compañero de trabajo de Mila Ximénez se pronunció acerca de las últimas informaciones. Solo dos amigos de la tertuliana, Ágatha Ruiz de la Prada y Christian Gálvez fueron los únicos en manifestarse públicamente, y lo cierto es que sus palabras no desprenden esperanza.

Muere Mila Ximénez a los 69 años de edad

Cáncer de pulmón con metástasis

Desde que le detectaron el cáncer de pulmón con metástasis, Mila Ximénez estuvo recibiendo un tratamiento nuevo y experimental del que apenas ha trascendido información. Lo único que se sabía de su estado es que se encontraba muy cansada, que le costaba peinarse y que había perdido mucho peso.

Sus compañeros, como Jorge Javier Vázquez, siempre se han mantenido optimistas y aseguraban que Mila volvería más pronto que tarde a su puesto de trabajo. Sin embargo, desde el pasado miércoles 9 de junio todo se ensombreció. Tal y como te hemos contado, la tertuliana fue ingresada de nuevo en el hospital de la Clínica de la Luz de Madrid de forma inesperada por un ataque de ansiedad tras hacerse unas pruebas rutinarias relacionadas con la enfermedad que padece.

Los doctores consideraron entonces que la periodista debía quedarse en el hospital bajo observación y con cuidados médicos debido a una complicación, para poder reajustar el tratamiento que sigue a sus necesidades.

Dos días después de permanecer ingresada, el pasado viernes, salió de la Clínica de la Luz en silla de ruedas debido a su débil estado de salud. Sin embargo, decidió regresar a su casa voluntariamente. Y el resto ya lo sabemos: sus familiares más cercanos viajaron para estar con ella en casa y se publicó que estaba "sedada".

Mila Ximénez recibe el alta y sale del hospital en silla de ruedas
Mila Ximénez recibe el alta y sale del hospital en silla de ruedas

Ahora, menos de una semana después, se ha confirmado el fatal desenlace. Descanse en paz.