María Teresa Campos está de plena actualidad por su regreso a la televisión. En concreto, la periodista vuelve a Telecinco con un nuevo programa, llamado La Campos móvil, un programa de entrevistas que se hará en un camión con cristales.

El estreno del mismo está pendiente, y aunque a ella le hace mucha ilusión, el formato ha revelado un trastorno psiquiátrico que sufre desde siempre y que, de no buscar alguna solución, le pasará factura laboralmente.

El trastorno psiquiátrico de María Teresa Campos que no se conocía

La presentadora, de 79 años, ha revelado en televisión este fin de semana que sufre de claustrofobia, un trastorno psiquiátrico producido por el miedo irracional a los espacios cerrados que experimentan algunas personas, como habitaciones pequeñas y sin ventanas, ascensores, túneles, sótanos, coches, metros o aviones.

Este trastorno produce en la persona fobia o ansiedad al exponerse a un objeto o a una situación en concreto, es por ello que ésta intenta evitarlo de todas las maneras posibles.

La Campos pertenece al 6-7% de la población mundial que padece este problema, que se ha visto agravado en las últimas semanas porque en su nuevo programa está en un camión cerrado, y le agobia muchísimo. "Necesito que me pongan alguna puerta o algo para que yo pueda abrir desde dentro, porque padezco de claustrofobia", dijo ella.

La Campos móvil

Desde el punto de vista médico, a claustrofobia es un trastorno psiquiátrico, detallan los expertos de salud de Mapfre, y se postulan diversas teorías sobre su origen. "Algunos estudios mostraron que la estructura cerebral encargada de la respuesta al miedo, la llamada amígdala cerebral tenía un menor tamaño en pacientes con fobia, provocando reacciones exageradas ante situaciones de miedo. no obstante, muchos psiquiatras y psicólogos afirman que la claustrofobia puede ser debida a una experiencia condicionante traumática, probablemente en la infancia, en la que la exposición a un espacio cerrado se asoció a una situación de miedo. Esa asociación queda fijada en la mente del paciente y puede reaparecer a cualquier edad. Los factores o experiencias desencadenantes pueden haber sido quedarse encerrado en una habitación a oscuras, caer en una piscina sin saber nadar, perderse en la multitud, quedarse atorado en algún sitio estrecho, quedarse solo en un vehículo..." o presentar un programa en un camión cerrado.