Es de sobra conocida la enemistad –si se puede llamar así– entre Belén Esteban y Jesulín de Ubrique. Ambos tienen un pasado y una hija en común, pero desde hace años el contacto entre ellos es nulo. A veces, ella opina sobre el torero en Sálvame, como hace unos días, cuando se quejó de que él había ido a Madrid y que no se había dignado a reunirse ni con Julia Janeiro ni con Andreíta. Ambas jóvenes viven en la capital y ven poco a su padre.

Este miércoles, sin embargo, Belén Esteban le ha tendido un capote a Jesulín y le ha dejado de buen padre. ¿Por qué?

Belén Esteban echa un capote a Jesulín de Ubrique: ¿por qué?

Este miércoles se emitió en Sálvame un vídeo de Jesulín de Ubrique en Madrid. En esta segunda visita a la capital del torero, los reporteros volvieron a preguntarle si había visitado esta vez a sus hijas, Andrea y Julia, y él evitaba responder. 

Tras analizar las imágenes tres veces para ver si Jesulín respondía o no, Belén Esteban optó por mantenerse callada. "No voy a decir nada", dijo tajante. La también empresaria siempre evita hablar de esta familia, pues salió 'escarmentada' cuando reveló la buena relación que guardan las hermanas, porque se ve que la otra parte no vio con buenos ojos que se desvelase dicha información. 

Pero unos minutos después Belén sintió que no estaba siendo justa y quiso echar un capote a Jesulín, limpiando su imagen de 'mal padre'. "Ha visto a su hija (Andrea) también. A sus hijas (Julia y Andrea). Y no me preguntéis más porque no voy a decir nada. (...) Si me callo se va a entender como que no ha venido y yo no soy injusta. No soy injusta. No voy dar ninguna información. Que no me esperen agencias en casa porque no voy a decir más", anunció la colaboradora.

"Ha sido cosa del padre. Espero que no se moleste ninguna de las partes. Pero me parecería injusto que haya pasado lo que haya pasado y yo me callara", añadió después.

Belén Esteban

Tregua entre ellos

El hecho de que Belén Esteban decidiera contar que Jesulín sí se preocupa por sus hijas o que, al menos, las ve cuando viene a Madrid, sorprendió a muchos, pues es evidente que ambos no se llevan bien.

Sin embargo, y tal y como dijo ella misma, la colaboradora trata de ser justa e igual que dice lo bueno dice lo malo. Esto también indica que finalmente ambos han firmado la paz. De hecho, hace años que Belén no cuenta intimidades ni habla mal ni de su ex ni de su mujer, María José Campanario, a no ser que ésta se meta con ella.

¿Tú lo esperabas?