Como no podía ser de otra forma, esta maravilla ha sido creada en Silicon Valley, tierra de la tecnología e innovación. La nueva incorporación del establecimiento de la cadena Starwood es un botlr (un juego de palabras entre robot y butler, término en inglés para mayordomo) llamado A.L.O., con una apariencia muy similar a R2-2D de la conocida saga de películas de George LucasStar Wars, tal y como señala el dueño del hotel.

Ataviado con su negra pajarita y unas líneas de color naranja y rosa que recorren su estilizado y metalizado cuerpo, A.L.O. atiende las habitaciones de manera impoluta. Tiene incorporada una cámara frontal que le permite saber cuándo abre la puerta el cliente y así poder responder a su solicitud. La pantalla táctil permite interactuar al huésped con el robot y puntuar su actuación.

Toda una novedad en el campo de la hostelería que promete ir incoporándose poco a poco a la rutina del trabajo. Pero, ¿estamos perdiendo el contacto humano para abrir paso a la tecnología? ¿Será que el cliente prefiere un trato menos personal? El debate está abierto y existen opiniones diversas sobre este tema. Aun así, a pequeña escala podemos ver este avance tecnológico como el complemento perfecto de trabajo para los mayordomos y botones los hoteles de todo el mundo.