Cuesta ver lo que antaño era una escena de lo más natural: niños cambiando cromos. El patio era el lugar más apropiado para tal menester, pero tampoco se respetaban paradas de autobuses, salas de espera, vagones de metro... Tacos enteros sujetos con gomas. Listas para llevar debidamente la contabilidad y saber en todo momento los 'siles' y los 'noles'.

Es cierto que el Rastro madrileño es un reducto inasequible al desaliento, en el que muchos románticos entrados en años -y algún que otro niño- siguen haciendo negocios legales que quizá por haber caído en desuso ya no lo parezcan.

Ahora se juega más con el móvil que a la peonza o al Yoyó, mucho más con el tablet que al Escondite Inglés o al Rescate.

Es algo que no ha pasado por alto Panini, que ha hecho propio eso de reinventarse o morir. Ojo, el centro de todo siguen siendo los cromos que se venden el el quiosco físico, pero su orientación hacia lo digital es toda una declaración de intenciones.

Ahora los cromos de LaLiga, uno de sus productos estrella -cuenta con muchas colecciones de materias diferentes- pueden utilizarse también en Adrenalyn, su aplicación para iOS y Android.

Cada cromo lleva en el anverso un código que ha de introducirse en la aplicación o la web, para que el usuario pueda utilizarlo contra otros jugadores en los partidos virtuales.

La edad media de nuestros usuarios está entre los 7 y los 12 años, pero con las funcionalidades online este espectro se ha ampliado hasta los 17 ó 18 años", declaran desde Panini

La forma de jugar es simple. Cada jugador forma su equipo en función de las cartas que tiene. Aunque hay cartas gratuitas, las que permiten ganar partidos son las que se compran en el quiosco (algunas de ellas cuentan con poderes especiales), dado que las que regala la aplicación son muy básicas. Cada cromo tiene un valor concreto en ataque y defensa, y una media elaborada con todas las habilidades del jugador al que representa. Las cartas se enfrentan de forma individual en cada partido y, al final, grosso modo, gana el jugador que más duelos individuales se lleva.

250.000 jugadores

Adrenalyn cuenta con 250.000 jugadores tanto desde la app móvil como desde la web, que además dispone de un espacio para intercambiar aquellos cromos físicos que los coleccionistas no son capaces de encontrar.

"Nosotros ponemos en contacto a la gente a la cual le faltan cromos, la forma en la que luego hagan el intercambio queda a su libre disposición", aseguran desde la empresa, desde la cual añaden que "la idea es seguir potenciando la venta de cromos en los quioscos físicos pero atender la demanda digital de los nuevos clientes. Contamos con una herramienta online que se llama Panini Collector, que sustituye al papel y al lápiz, que permite al usuario, mediante el escaneo de sus cromos, averiguar cuáles tiene y cuáles no".

Pantallazo de la aplicación móvil Adrenalyn

Desde la web y la app móvil es posible adquirir cromos digitales para enriquecer el equipo, y también se pueden comprar determinadas cartas físicas de las colecciones, aunque hay restricciones. El usuario no puede hacerse con todos los cromos que quiera porque eso permitiría completar las colecciones de forma mucho más sencilla a quienes tengan más posibilidades económicas.

Para quienes no tengan suficiente dinero, Panini permite adquirir monedas virtuales realizando determinadas acciones, como por ejemplo seguir a 'youtubers', y comprar así cartas virtuales para mejorar el equipo sin tener dinero real.

La estrategia digital funciona

Desde Panini aseguran que el resultado de la estrategia digital ha tenido un cambio muy positivo en el rango de edad del usuario.

"La edad media de nuestros clientes está entre los 7 y los 12 años, pero con la nueva orientación digital este espectro se ha ampliado hasta los 17 ó 18 años", declaran desde Panini.

Los cromos ya no están en los patios. Están en el móvil. Todo es cuestión de acostumbrarse.