Las llamadas a teléfonos 901 y 902 son un negocio para las empresas que los utilizan y un problema para los usuarios, que son facturados a precios más altos de lo normal por peticiones de información o cuando van a contratar servicios. Una práctica ilegalsegún las asociaciones de consumidores. Facua acaba de denunciar a 20 compañías aéreas que sí realizan esta práctica, entre las que no se encuentra Air Europa, que hace sólo unos días ha decidido eliminar estos números. Pero la batería de demandas afectará a más sectores.

"Una vez denunciadas las compañías aéreas vamos a hacer lo propio próximamente con los bancos, telecos, aseguradoras, cadenas comerciales y empresas de energía. Hemos rastreado teléfonos de atención al cliente y se ha detectado un altísimo uso de este tipo de números. En telecos y energía hay menos porque la regulación obliga a que tengan líneas gratuitas, aunque algunos se la saltan", asegura Rubén Sánchez, portavoz de Facua.

Concretamente demandarán a entidades bancarias (BBVA, Bankia, Banco Popular, Banco Sabadell...), energéticas (ninguna del Ibex), aseguradoras (Mapfre, Zurich, AXA, Caixa, Allianz, Generali, Caser, Catalana Occidente, Mutua Madrileña, Sanitas, Santalucía o BBVA), operadores de telecomunicaciones (Movistar, LlamaYa Móvil y Tuenti) y cadenas comerciales (El Corte Inglés, Dia, Worten, Hipercor, Eroski, Leroy Merlin, Mediamarkt, Fnac...).

Enrique García, portavoz de OCU, expresa la posición de otra de las grandes asociaciones de consumidores: "El problema es que estos números resultan caros para los consumidores porque entre otras cosas no están incluidos en las tarifas planas. En ese sentido creemos que las empresas deberían poner a disposición de los consumidores además del 902 un número geográfico, tal y como propuso la CNMC (Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia) en su día".

Air Europa renuncia a 300.000 euros anuales

Pero el caso de las aerolíneas -junto a las aseguradoras- es el más sangrante, con una veintena de compañías denunciadas. Algo que no afecta a Air Europa, con la que Facua se puso en contacto antes de iniciar el proceso de demandas. "Desde el principio hubo buena disposición y nos dijeron que iban a quitar los números 902, así que no denunciamos", asegura Rubén Sánchez, portavoz de Facua.

Y así ha sido. El pasado jueves la compañía del empresario salmantino Juan José Hidalgo retiró los teléfonos de este tipo, sustituyéndolos por prefijos geográficos. La cuantía facturada por estos servicios ascendía a unos 300.000 euros anuales, según ha podido saber Vozpópuli.

Una práctica ilegal

Hace dos meses el abogado general del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) Maciej Szpunar consideró ilegal el uso de este tipo de líneas de teléfono. Y lo hizo después de que el Tribunal Regional de Stuttgart (Alemania) plantease una cuestión prejudicial ante el TJUE para aclarar si la directiva sobre los derechos de los consumidores prohíbe la utilización de teléfonos de atención al cliente cuyas tarifas superan las que los usuarios pagan por llamadas a prefijos geográficos o números móviles estándar.