Parador Nacional

Destinos

Reyes Católicos: un lujo de hospital

Hay una broma familiar que hacía que, cada vez que había que ir a pasar una temporada al hospital de turno, que en la familia el ir a abrirnos a lo canal es algo tan normal como el ir al callista, decíamos con cierto eufemismo aquello de “voy a pasar unos días al balneario”. Entiendo que para aprensivos e hipocondríacos, eso de pasar unos días en un hospital y tomarlo como el que se va a tomar las aguas como que les sonará raro, por no decir que algunos estarán tocando madera en estos instantes. Sin embargo hoy quiero recomendarles vivamente que si tienen en mente una escapada de las buenas, de las que merece la pena, se vayan a un hospital.

Ver más resultados

Volver arriba