cueva

Alégrame el día

El Ventorro: un refugio para trogloditas modernos

Tengo un amigo que ha descubierto el turismo troglodita, y  ha hecho de la Hospedería El Ventorro, su lugar favorito. Este antiguo cortijo era lugar de paso y reunión de caminantes alhameños y de los vecinos de la comarca. Antes, su quehacer diario se centraba en las faenas agrícolas y en saciar el hambre de todo aquel que por aquí paraba. Algunos recuerdan  todavía los años en que se pesaba con una “romana de libras” el esparto traído de Sierra Tejeda.

Ver más resultados

Volver arriba