Carnes

Gourmet

De caza sin mancharnos: salvaje, sabroso e intenso

Comer carnes de caza no tiene temporada, pero hay fechas en las que apetece más. Hay algo atávico en el disfrute. Aquellos guisos imposibles de jabalí o esas calderetas de ciervo se quedaron en la España de Berlanga y La Escopeta Nacional. Ahora corzos, perdices y ciervos parecen tiernos bocados que saben a gloria. El ojeo es más delicado cuando el restaurante es confortable. La captura de unas direcciones nos va a traer grandes momentos de dicha.

Gourmet

Domingo carnívoro en la Sierra de Madrid

Se acerca el otoño y arrancan los planes campestres de fin de semana. Un clásico de la Comunidad es subirse al coche e ir a disfrutar de una copiosa comida en la Sierra de Madrid, mientras nos deleitamos del apacible y rocoso paisaje. Para aquellas personas que gozan de la carne y su buena parrillada os proponemos cinco lugares en los que poder dar rienda suelta a vuestro apetito más voraz.

Gourmet

Crónicas carnívoras made in Spain: si me lo como, no pago

El trato es el siguiente: si algún valiente es capaz de comerse una cantidad de comida ingente, ese ser bendecido con un estómago inhumano debe ser premiado, así que la casa invita. Y hay quien incluso añade algún obsequio más, como camisetas que remarcan la proeza o bonos para seguir comiendo (otro día, si eso). Es la versión española de ese programa con mucho de bestia llamado Crónicas carnívoras en el que norteamericanos que valoran mucho más la cantidad que la calidad son capaces de coger una tonalidad azul antes que perder el reto. Sólo que aquí la comida está más rica... y los amigos que jalean son más majos. ¿Dónde encontrar esos retos gastronómicos XXL? Aquí os dejamos algunos de ellos. ¡Que gane el mejor!

Gourmet

La vuelta a Madrid en 10 albóndigas: ¿dónde están las mejores?

Sí, lo sé. Como las de tu madre, ningunas. En las casas humildes, Las albóndigas fueron durante décadas el último escalón de los guisos domésticos. Los generosos rebozados de pan rallado que hacían algunas madres y alguna poderosa salsa de tomate casero servían para enmascarar sus sabores y sus miserias. Simplemente se vivía en la austeridad.

Ver más resultados

Volver arriba