Balneario

Destinos

El agua es salud y en el norte lo saben

Dicen que si hay magia en este planeta está contenida en el agua. Lo creían filósofos como Tales de Mileto, que acuñó la famosa frase de que el agua “es el elemento y principio de todas las cosas”. Por eso los griegos y después los romanos crearon toda una cultura en torno al agua que ha llegado hasta nuestros días. En especial en zonas como el norte de España, donde pueden presumir de tener algunos de los balnearios más famosos de Europa. ¿Su razón de ser? Aprovechar esos manantiales que sanan cuerpo y mente para que nos demos un capricho mimándonos de vez en cuando. Bienvenidos a los paraísos del agua.

Destinos

Balnearios y spas en el Pirineo de Lleida: el cuerpo siempre lo agradece

Si nos empeñamos, puede que consigamos conectar el modo zen y relajarnos a lo grande hasta en mitad de un atasco. Pero lo cierto es que la tarea se vuelve muchísimo más fácil rodeados de aire puro en medio de un paisaje de postal que acoge lagos, valles y bosques de pino. Uno de esos lugares que invitan a mimar cuerpo y mente para despedir como nos merecemos el año es el Pirineo de Lleida, donde la montaña no saben de estrés.

Nieve

Balnearios y spas en Huesca: tocar el cielo desde el agua

Cuentan que todo empezó en los Países Bajos, en el siglo XVIII, cuando una pequeña ciudad de la provincia de Lieja llamada Spa empezó a ser conocida en todo el mundo. Se rumoreaba que hacía pequeños milagros gracias a los efectos terapéuticos de sus aguas mineromedicinales, y al llegar el secreto a la nobleza europea, el balneario de Spa acabó convirtiéndose en un lugar de moda para la elite. Tres siglos después, los balnearios siguen siendo un lugar privilegiado para descansar, reponer fuerzas y olvidarse del estrés con ayuda de aguas termales que regalan salud. En el Pirineo aragonés, enclavados en un impresionante paisaje de alta montaña, se encuentran algunos de los que cuentan con más tradición en España. Dicen que allí se respira uno de los aires más puros de la península. Y también, que quien quiera desconectar y relajarse de verdad encontrará aquí su paraíso.

Alégrame el día

Balneario Río Pambre: el otro bosque animado

Tengo un amigo que sólo se aloja en hoteles cercanos a los bosques. Como buen gallego dice que no cree en las ‘meigas’; pero sabe que hay ‘duendes buenos’ que le transmiten energía positiva en algunos bosques. Por eso, desde hace unos años tiene un lugar que colma todas sus aspiraciones y se refugia al menos una semana en la habitación 105 del hotel del Balnerario del Río Pambre.

Ver más resultados

Volver arriba