El Tribunal Supremo ha confirmado la condena a 18 años de prisión impuesta por el Tribunal Superior de Justicia de Galicia a cada uno de los padres de Asunta Basterra por el asesinato de la pequeña, su hija adoptiva.

El tribunal gallego desestimó en marzo de 2016 los recursos de los padres de la niña, cuyo cuerpo sin vida fue hallado el 22 de septiembre de 2013 en una cuneta en las cercanías de Santiago de Compostela.

De este modo, el Supremo ha rechazado los recursos de los condenados, en una decisión adoptada por mayoría.