Hay que tener mucho cuidado en las salas de espera de los hospitales. Sobre todo tras conocerse que Wang, un chino de 29 años, fue operado por error de hemorroides mientras aguardaba a que su mujer diera a luz. Fue intervenido en el hospital de Shenyang, en el noreste de China, en lugar de otra personas del mismo nombre.

Según el Daily Mail, el aspirante a papá llegó al hospital y permaneció esperando hasta que un médico mencionó su apellido. Él pensó que quizá le llamaban para ayudar en el parto. Error. La realidad era más surrealista. Entraron en una habitación y el doctor le solicitó que se bajara los pantalones. Wang lo hizo, porque no quería quedar mal. "Tal vez estaba un tanto desinformado y tenía miedo de que se burlaran de mi ignorancia si preguntaba”, afirmó Wang. El final no fue feliz precisamente: tras la anestesia le operaron de hemorroides.

Y mientras, en una sala próxima, nacía por cesárea su bebé. Tras ser dado de alta el centro admitió su error por que “ambos hombres eran muy parecidos y tenían el mismo apellido”. El joven recibió 4.200 yuanes como compensación por los daños morales y físicos. Está por ver si va a demandar al hospital por negligencia médica.