La veintena de españoles que permanecían atrapados en Wuhan, epicentro del coronavirus, han abandonado este viernes la ciudad china a bordo de un avión fletado por el Gobierno británico que volará directamente a Londres y posteriormente Madrid, según han informado fuentes diplomáticas.

Ninguno de los españoles presentó fiebre o algún otro síntoma de estar infectado por el virus en los diferentes controles de temperatura realizados en el aeropuerto, por lo que todos pudieron embarcar en el avión, han señalado las mismas fuentes.

El avión, de la línea aérea española Wamos Air y alquilado por Londres, ha despegado  las 09.45 horas locales (01.45 GMT) del aeropuerto de Wuhan, cerrado al tráfico comercial desde que hace ocho días el Gobierno chino decretó el aislamiento de la ciudad.

La salida del avión se ha retrasado porque los chinos no reconocían unos documentos de menores británicos

La salida, que en principio estaba prevista para las cinco de la madrugada local (21.00 GMT del jueves) se ha retrasado varias horas, debido a la tardanza en conceder los permisos por parte de las autoridades locales y a que los chinos no reconocían los documentos consulares de emergencia que llevaban un grupo de menores británicos.

El avión volará desde China directamente a Londres, donde desembarcarán los británicos -bastantes menos de los 150 previstos en principio- y, sin que los españoles pisen suelo del Reino Unido, continuará viaje hasta Madrid, donde se espera su llegada a lo largo del viernes.

En cuarentena 14 días en el hospital Gómez Ulla de Madrid

Una vez en España, la veintena de nacionales serán puestos en cuarentena durante 14 días en el hospital militar Gómez Ulla de Madrid, donde se les ha reservado una planta completa, según confirmó hoy el Ministerio de Sanidad español.

Además de los españoles y los británicos, viajan en el avión ocho daneses, siete húngaros, cuatro búlgaros, cuatro checos, un noruego y un finlandés, entre 30 ciudadanos de diferentes nacionalidades sin contar los británicos y los españoles.

La planificación de la evacuación ha sido complicada y funcionarios británicos han tenido que negociar intensamente con el Gobierno chino para cerrar todos los detalles, en permanente contacto con la diplomacia española en Pekín.

China no recomienda evacuar porque podría ser contraproducente

Las autoridades chinas no recomiendan evacuar a los extranjeros de Wuhan, ya que consideran que podría ser contraproducente para la lucha contra la propagación de la enfermedad, aunque han asegurado que no lo impedirían.

En cualquier caso, no están dispuestos a que ningún extranjero que presente fiebre o síntomas de haber sido contagiado pueda subirse a un avión de repatriación.

Pekín tampoco permite que los cónyuges chinos de los extranjeros repatriados viajen con ellos, situación que afectaba en el caso de los españoles a seis parejas mixtas.

Finalmente, una mujer china embarazada, pareja de uno de los españoles, fue la única que consiguió subirse al avión .