La Comisión de Salud Pública del Ministerio de Sanidad ha desgranado los colectivos de trabajadores esenciales que recibirán las dosis de la vacuna contra la covid de AstraZeneca. Las fuerzas y cuerpos de seguridad, bomberos, militares o docentes, serán los próximos en inmunizarse, tras sanitarios y sociosanitarios de segunda línea. La actualización ha levantado las primeras ampollas entre aquellos colectivos que consideran que se han quedado fuera. También, algunas comunidades, como Andalucía, proponen su propio orden como que taxistas, camareros o transportistas, tengan preferencia y otras, como Madrid y Cataluña, que se administre también hasta los 65 años. Además, los trabajadores esenciales de más de 55 años, que no pueden recibirla, consideran que es una discriminación.

La llegada a España de una primera remesa de vacunas de AstraZeneca y la decisión del Gobierno de sólo inmunizar con estas dosis a personas de entre 18 y 55 años, ha obligado al departamento que dirige Carolina Darias a reorganizar el plan de vacunación. Este mismo martes, se daba a conocer la tercera actualización de la Estrategia que define los grupos de población en los que utilizar las vacunas disponibles en este momento: de Pfizer, de Moderna y de AstraZeneca.

Es con esta última con la que surgen más discrepancias en cuanto a la limitación de su uso por edad y los grupos a los que va a administrarse. Comunidades como Cataluña y Madrid ya han pedido que se amplíe la franja de edad hasta los 65 años. Este mismo miércoles, el Grupo Consultivo Estratégico de Expertos en Inmunización de la Organización Mundial de la Salud (OMS) hacía una recomendación en la misma dirección.

Nuevos grupos prioritarios

Entre las novedades de la actualización 3 de la Estrategia de vacunación figura que, tras los residentes y trabajadores del ámbito sociosanitario y el personal sanitario de primera línea, el hasta ahora denominado Grupo 3 -otro personal sanitario y sociosanitario- pasa a llamarse Grupo 3 A. Ahí entrarán personal de ámbito hospitalario, de Atención Primaria no considerado de primera línea o personal de odontología, higiene dental y otro personal sanitario que atiende a pacientes sin mascarilla y durante un tiempo superior a 15 minutos.

Pero, además, se incluye otro subgrupo (3B), donde entrarán servicios de inspección sanitaria, medicina legal y forense, consultas médicas privadas, servicios de ayuda a domicilio, centros de menores y centros de día; además de fisioterapeutas y terapeutas ocupacionales, personal de oficinas de farmacia, protésicos dentales, logopedas o psicólogos -el resto de personal sanitario, se vacunará más adelante- y trabajadores de Instituciones Penitenciarias.

Primeras discrepancias

Otra de las novedades de la nueva actualización pasa porque esas vacunas se administren a un grupo de trabajadores esenciales donde figuran cuerpos y fuerzas de Seguridad del Estado, bomberos, las Fuerzas Armadas o docentes. Conforman el Grupo 6: colectivos en activo con una función esencial para la sociedad. Es ahí donde surgen las primeras fricciones.

Este mismo miércoles, sindicatos como la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) mostraba su "oposición frontal" a que dentro, de un mismo colectivo, en este caso los docentes, "se discrimine a un grupo de edad" tras conocer que la vacuna de AstraZeneca que sólo se administrará a menores de 55 años. "Esta circunstancia está generando alarma e intranquilidad en los colectivos afectados", señalaban.

Pero, además, desde el sindicato advertían que están atendiendo "quejas y consultas" de personal de diferentes ámbitos esenciales "que han sido excluidos". Se ha quedado fuera, denuncian, personal de Justicia, Correos (que estos días están garantizando el voto por correo en Cataluña, precisan), Vigilancia Aduanera y Portuaria, agentes forestales y medioambientales...además de personas trabajadoras de servicios esenciales que desarrollan su actividad en entornos cerrados.

Trabajadores de alimentación

Entre los trabajadores a los que se les administrarán esas dosis no figuran, por ejemplo, camareros, taxistas o trabajadores de supermercado. Hace apenas unos días, la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB) recordaba que países como Alemania, Bélgica, Francia o Rusia han declarado a los trabajadores de la industria alimentaria como prioritarios en sus planes de vacunación, petición que también se ha trasladado en España al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

La industria alimentaria asegura que cuenta con personal sanitario, propio y/o subcontratado (mutuas, servicios de prevención) y puede inmunizar a sus trabajadores -da empleo a un total de 434.000 afiliados−, lo que permitirá agilizar el proceso y descargar a los servicios públicos "de estas tareas, permitiendo que se centren en otros colectivos".

Sus propios planes

Pero, además, algunas comunidades autónomas se han adelantado y han establecido sus propios protocolos para la administración de la vacuna desarrollada por la Universidad de Oxford. Algunas, incluso, ni han esperado a la resolución de la Comisión de Salud Pública. Es el caso de Cataluña, donde el mismo martes el Departamento de Salud comenzaba la vacunación con AstraZeneca de farmacéuticos, logopedas, fisioterapeutas y psicólogos.

Andalucía, donde se han administrado un total de 379.664 vacunas desde el pasado 27 de diciembre y hasta el 7 de febrero, es, por su parte, una de las regiones que ha desarrollado su propia propuesta: considera que, junto a docentes o Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y Policía Local, el personal de hostelería y restauración en contacto directo con clientes, los taxistas y transportistas, personal de gasolineras o de mantenimiento de servicios esenciales, trabajadores que participan en la elaboración de alimentos e, incluso, periodistas, deberían considerarse prioritarios a la hora de vacunarse.

En la misma línea, la Comunidad de Madrid - que el pasado lunes recibió una primera partida de AstraZeneca compuesta por 27.690 dosis y, el lunes 15, recibirá 31.460 dosis más- ha anunciado este miércoles que, en los próximos días, comenzará a administrar las dosis de la vacuna a trabajadores del colectivo de 'otras profesiones sanitarias', entre los que, en su caso, ha situado a farmacéuticos, fisioterapeutas, psicólogos o podólogos.

La región ha decidido que comenzará a vacunar a estos grupos, dado el riesgo de exposición por su actividad laboral. Además, han avanzado que, el Colegio de Farmacéuticos ya ha mostrado su interés en realizar la vacunación de sus profesionales, para empezar lo antes posible. Los demás colectivos, precisan desde la Consejería de Sanidad, se inmunizarán en la red pública.