Sanitatem

La comunidad científica comienza a dudar sobre el rol de los niños como 'súpercontagiadores' del coronavirus

Desde el principio de la epidemia, se ha asumido que los niños pueden ser grandes focos de tranmisión de la covid-19, a pesar de sufrirla menos, una tesis que ha abierto un intenso debate entre la comunidad científica 

Una niña con mascarilla intenta ponerse un guante
Una niña con mascarilla intenta ponerse un guante EFE

Uno de los principales argumentos utilizados en su día para justificar el cierre de los colegios fue que, tradicionalmente, los niños suelen servir de 'supercontagiadores' de enfermedades, como ocurre en el caso de la gripe común. A medida que avanzan las medidas de 'desescalada' en los distintos países europeos afectados por la pandemia, uno de los puntos de discusión más importantes es precisamente la reapertura de los colegios, un factor fundamental a la hora de recuperar la vida normal.

De hecho, dos semanas después de que el Gobierno permitiese la salida de los niños a la calle, el propio director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón, reconocía este lunes que no se había producido -por el momento- ningún repunte de casos como consecuencia de esta medida.

En España, de acuerdo con los últimos datos desagregados proporcionados por el Ministerio de Sanidad, tan sólo en torno al 0,3% de los casos confirmados y hospitalizados eran de menores entre 0 y 9 años, de los cuáles tan sólo dos pequeños han fallecido durante toda la pandemia. En China, el epicentro del virus, tan sólo un 2% de los contagios registrados correspondieron a niños.

No obstante, el foco del debate no es el número de casos graves entre ellos, sino si los menores suponen o no un riesgo añadido para el resto de la población a la hora de diseminar el virus. En el caso de la gripe, que afecta menos a los niños, son unos de los principales focos de contagio entre las familias. No obstante, su rol en esta epidemia, hasta ahora dado por hecho, no está nada claro. Cada vez son más los estudios que ponen en duda esta teoría.

¿Si apenas lo sufren, apenas lo contagian? 

Hace unos días, la publicación de un nuevo estudio científico sobre el tema ha abierto de nuevo el debate sobre su papel en la expansión del virus. De acuerdo con el trabajo, publicado en el British Medical Journal, los menores apenas propagan el virus, por lo que sus autores, liderados por el experto en enfermedades infecciosas Alistair Munro, del Hospital Universitario de Southampton en Reino Unido, creen que los colegios deben reabrir sus puertas.

Según establecen en el trabajo, los primeros análisis realizados en China parecían confirmar un rol importante de los menores en la transmisión del virus. No obstante, los datos de varios países en los que se ha llevado a cabo un testeo masivo de la población, como es el caso de Corea del Sur e Islanda, parecen apuntar a justo lo contrario ya que apenas se han contabilizado casos entre los menores.

En Islandia, por ejemplo, no se registraron casos en menores de 10 años después de llevar a cabo un cribado en la población, donde los positivos entre los adultos supusieron un 0,8% del total de la población. En Corea del Sur las tasas fueron similares. La teoría que sostiene el análisis de Munro, por tanto, es que si apenas hay niños infectados, no podrán expandir el virus entre ellos.

Otro de los estudios más utilizados para sostener esta teoría es el que ilustra el caso de un niño de 9 años en los Alpes franceses que fue a tres colegios distintos y a una clase de esquí mientras estaba contagiado de covid-19 con síntomas, pero no contagió la enfermedad a nadie. "Sería impensable que ocurriese lo mismo si un adulto hubiera estado en contacto con ese número de personas", explica Munro en el informe.

Otro trabajo -sin revisar- llevado a cabo por la Universidad de Queensland en Singapur sostiene que en muy pocas ocasiones son los menores los que introducen el virus en los hogares. El grupo de investigadores australianos llevó a cabo un análisis de varios hogares con positivos de covid-19 en países donde las escuelas no han cerrado. Sólo en un 8% de las familias fueron los niños los responsables de introducir la infección, frente al 50% reportado en un mismo estudio realizado con la gripe aviar.

Muchos científicos -y la OMS- claman en contra de esta tesis 

No obstante, el debate está más que abierto. Según sostiene en una entrevista con la revista Nature Gary Wong, un prestigioso investigador de medicina pediátrica en la Universidad China de Hong Kong, "no hay ninguna razón biológica o epidemiológica" que le haga creer que los niños se contagien menos. "Mientras haya transmisión comunitaria en la población adulta, la reapertura de las escuelas probablemente facilitará la transmisión, ya que se sabe que los virus respiratorios circulan en las escuelas y las guarderías", explica.

Su tesis, contrapuesta a la de Munro, es que los niños no se contagian menos, sino que son menos afectados por el virus. Es decir: se contagian igual, pero pasan desapercibidos porque sus síntomas son muy leves. De hecho, hace varias semanas, un estudio publicado también en Nature estableció que los casos de covid-19 son más contagiosos antes de presentar síntomas, lo que sostendría esta hipótesis de la "propagación silenciosa" por parte de los menores.

Una teoría que defiende hasta el prestigioso virólogo alemán Christian Drosten, el principal asesor del Gobierno de Angela Merkel en la gestión de la pandemia. Drosten ha liderado otro trabajo -todavía por publicar- que mantendría que los menores son igual de contagiosos que los adultos, por lo que advierte contra la apertura de las escuelas a estas alturas de la pandemia.

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreye ha pedido a los países que barajan abrir los colegios que tengan en cuenta que todavía no se sabe con exactitud la transmisión y la gravedad del coronavirus en los niños. Asimismo, aconseja a estos países que antes de abrir un centro educativo reflexionen también sobre la epidemiología de la zona en la que se encuentra el centro educativo y las capacidades de mantener las medidas de higiene en estos entornos escolares.

La única certeza es que las opiniones dentro de la comunidad científica están divididas. El cierre de los colegios, junto a la parálisis económica, ha sido una de las medidas que más efecto a nivel social ha tenido entre la población general. A la espera de que los investigadores saquen conclusiones más certeras, por el momento en nuestro país habrá que esperar hasta que podamos celebrar 'la vuelta al cole', por si acaso.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba