Coincidiendo con la celebración del Día Mundial contra el Cáncer, Cigna España y MD Anderson Cancer Center Madrid han presentado una guía titulada ‘El Cáncer en la empresa: apuntes prácticos para Recursos Humanos' que ofrece diversas pautas dirigidas a la gestión de empleados que conviven con el cáncer, tanto en calidad de pacientes como de familiares.

Según el estudio ‘El Cáncer en la empresa. Perspectivas 2020’, elaborado por la aseguradora de salud Cigna España y MD Anderson Cancer Center Madrid y presentado el pasado mes de noviembre, solo el 16% de las medianas y grandes empresas españolas cuenta con políticas integrales de gestión del cáncer, y tan sólo el 20% ofrece programas específicos de prevención.

Otros datos significativos de ese informe hablaban de que solo el 73 por ciento de los profesionales de Recursos Humanos afirmaba que sus empresas estaban preparadas  para gestionar los diagnósticos de cáncer entre sus empleados, mientras que solo el 42 por ciento informa a sus trabajadores sobre la enfermedad.

Antes y después del diagnóstico

Ahora, Cigna y MD Anderson Cancer Center Madrid quieren dar un paso más allá con la presentación de una guía en la que también se proponen medidas dirigidas a la prevención de factores de riesgo. Lo fundamental del documento, explican desde la aseguradora y el centro madrileño, es contar con un protocolo de actuación que, de manera práctica y sencilla, recoja el procedimiento a seguir cuando un trabajador comunica a la empresa que padece cáncer.

El Cáncer en la Empresa: apuntes prácticos para Recursos Humanos’ busca que tanto los profesionales de RRHH como los servicios médicos de empresa dispongan de una serie de recomendaciones basadas en los momentos clave en el abordaje de la enfermedad en la empresa: el prediagnóstico, el diagnóstico, el tratamiento y la reincorporación.

Entre las medidas, proporcionar apoyo psicológico y facilitar la conciliación y flexibilidad que permitan al empleado compaginar el tratamiento con su vida personal y profesional. La guía también alude a la reincorporación del trabajador enfermo. Apuesta por que se produzca de manera progresiva y que se adapte a las necesidades de cada empleado.

La situación a la que se enfrenta un trabajador cuando es uno de sus familiares quien recibe la noticia de que padece cáncer, es otro de los aspectos que se contemplan en la guía. El documento aplica las mismas medidas de promover la flexibilidad horaria, para que el empleado pueda acompañar a su familiar en pruebas o a lo largo del tratamiento o revisar la política de beneficios sociales con el objetivo de adaptarla a la nueva situación del trabajador.