La noticia saltó este jueves, cuando varios países de la Unión Europea suspendieron la administración de la vacuna de AstraZeneca tras varios casos registrados de problemas de coagulación en personas que la habían recibido. En concreto se trata del lote ABV5300, con el que han sido vacunados varios agentes de algunas Unidades de Intervención Policial (UIP), según denuncia la Unión Federal de Policía (UFP).

El sindicato policial, en una nota, solicita que "en el caso de que queden vacunas referenciadas con este lote, se comunique al Ministerio de Sanidad para dejar de administrarlas, al mismo tiempo que solicitamos información de los efectos y consecuencias de la administración de la vacuna de referencia en la Policía Nacional".

Además, en referencia a los compañeros vacunados, la UFP pide que "se realice un seguimiento exhaustivo a los funcionarios a los que se les haya suministrado una vacuna del lote mencionado, al objeto de preservar su salud y los posibles efectos adversos en su organismo".

La EMA recomienda seguir usando la vacuna de AstraZeneca

A pesar de este efecto en la salud de algunas de las personas que han recibido la vacuna, la Agencia Europea del Medicamento (EMA) ha recomendado "seguir administrando" la vacuna de la Universidad de Oxford en la Unión Europea (UE).

En Europa, Italia, Austria, Estonia, Lituania, Luxemburgo, Letona, Dinamarca y Noruega han suspendido temporalmente la vacunación a la espera del resultado que saldrá de la investigación que se está llevando a cabo.

Por su parte, el comité de seguridad (PRAC) del organismo europeo, que se reunió este jueves para revisar todos los casos de eventos tromboembólicos y otras afecciones relacionadas con coágulos sanguíneos, considera que los "beneficios de la vacuna siguen superando sus riesgos".

La Agencia Europea concluye que, por el momento, "no hay indicios de que la vacunación haya causado estas afecciones, que no se enumeran como efectos secundarios de esta vacuna". Además, destaca que está al tanto de que tanto Dinamarca como otros países han paralizado la administración de dosis como medida de precaución mientras se realiza una investigación completa sobre los incidentes reportados.