Sanidad

SATSE pide que sean las enfermeras las que ejerzan de 'rastreadoras' para detectar nuevos casos de covid-19

El sindicato de Enfermería reclama que se refuercen las plantillas de Atención Primaria y las profesionales puedan también indicar las pruebas del coronavirus

Personal sanitario trabaja en el laboratorio de covid-19 en el Hospital Arnau de Vilanova.
Personal sanitario trabaja en el laboratorio de covid-19 en el Hospital Arnau de Vilanova. Europa Press

SATSE pide que sean las enfermeras las que, desde Atención Primaria, ejerzan de rastreadoras para detectar nuevos casos de personas infectadas con el coronavirus y prevenir así un rebrote de la covid-19 en España. En comunidades como Castilla-La Mancha, Euskadi o Andalucía, ya son estas profesionales las encargadas de vigilar los nuevos casos de contagio por covid-19. En total, España contará con un contingente de unos 2.300 rastreadores. 

Para el sindicato, las enfermeras son las más indicadas para realizar esta labor detectivesca "por su capacitación y experiencia" en lugar de optar por personal sin formación sanitaria que, en su opinión, "no ofrece garantías ni seguridad al respecto".

El Sindicato de Enfermería afirma que algunos servicios autonómicos de salud ya han optado por contratar a más enfermeras para hacer este seguimiento. Considera que así debería ser en todas las regiones para garantizar "una óptima detección y seguimiento de posibles nuevos casos de personas contagiadas con el coronavirus".

Más de 500 rastreadoras en Castilla-La Mancha

Es el caso de Castilla-La Mancha, donde más de 500 enfermeras (517 exactamente) ya se dedican exclusivamente a la vigilancia de nuevos casos de contagios por covid-19, en rastrear todos sus contactos y en hacer un seguimiento de todos esos casos. Ese contingente, según el Gobierno regional, suponen el 22,5 % del personal que se dedica a este cometido en toda España. 

En Andalucía, 8.104 enfermeras de Atención Primaria han comenzado a realizar el seguimiento de los pacientes covid y sus contactos. “Este ejercito de enfermeras trabajará de forma conjunta con los más de 450 profesionales del Servicio de Vigilancia Epidemiológica de la Dirección General de Salud Pública y Ordenación Farmacéutica”, según ha asegurado la viceconsejera de Salud y Familias, Catalina García.

En Euskadi, el Plan de vigilancia y control para la fase de 'desescalada' de la pandemia, que ha puesto en marcha el Departamento de Salud pivota sobre la Atención Primaria, especialmente sobre el equipo de Enfermería, que va a reforzarse, con la contratación de 34 enfermeras especialistas de Familia y Comunitaria.

El rastreo de contactos, clave en la 'desescalada'

El rastreo de contactos es una de las claves de la 'desescalada', ya que como dejó constancia el estudio de seroprevalencia que publicó hace unos días del Gobierno, con un 5% de la población con anticuerpos, ni existe a día de hoy inmunidad de rebaño "ni la va haber" según establecía el propio ministro de Sanidad, Salvador Illa.Para poder volver a la famosa 'nueva normalidad', nuestro sistema sanitario tiene que ser capaz de identificar los nuevos casos al vuelo, por así decirlo, para poder aislar a esos casos y a sus contactos antes de que provoquen nuevos rebrotes. Un rol específico que ahora cae sobre los profesionales de Atención Primaria y que muchos de ellos jamás habían tenido que realizar antes.

Mientras en Reino Unido acaban de anunciar la contratación de 21.000 personas sólo para hacer este trabajo, en España el número es muchísimo inferior: en torno a unos 2.300 personas"

El trabajo en sí se parece más al de un detective que al de un médico: al registrar un nuevo caso de covid-19, el rastreador tiene que ponerse en contacto con todas las personas que han estado con el nuevo positivo para verificar que no se han infectado. No sólo eso, sino que también tiene que seguir de manera exhaustiva su evolución. Después de seguirles la pista, se suele poner en cuarentena durante 14 días a estos contactos, con el objetivo de evitar que generen nuevas cadenas de transmisión.

El problema es que hace falta personal. Mientras en Reino Unido acaban de anunciar la contratación de 21.000 personas sólo para hacer este trabajo, en nuestro país las comunidades autónomas han asegurado que están contratando profesionales para ello, pero el número es muchísimo inferior: en torno a unos 2.300 personas, muchas de las cuales todavía no se han incorporado. El grueso de estos rastreadores se contratarán en Madrid y Barcelona, con 400 y 200 supuestas contrataciones, respectivamente. 

Indicar la prueba del coronavirus

Por otro lado, SATSE también pide que las enfermeras puedan indicar la realización de la prueba de detección del coronavirus que ya vienen realizando hasta ahora. Incide en que, además de ahorrar "tiempo, burocracia y problemas a los ciudadanos, se combatiría de manera más eficaz" la crisis sanitaria. 

“No es lógico que se limite el papel de las enfermeras y enfermeros a la realización de las pruebas cuando tienen las competencias y capacitación más que necesaria para poder indicar su realización y, de esta manera, mejorar la atención y evitar nuevos brotes de la enfermedad “, señalan desde el Sindicato de Enfermería. 

Ante la fase de 'desescalada' para el sindicato se deben centrar todos los esfuerzos "en la detección, análisis y seguimiento de las personas contagiadas y de los casos sospechosos". El refuerzo de las plantillas de enfermería, aseguran, es fundamental.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba