El Ministerio de Sanidad está diseñando unos nuevos indicadores para calificar la situación epidemiológica de cada región y que servirá para unificar criterios a la hora de tomar medidas restrictivas para frenar el avance de la covid-19. Se trata de un 'semáforo' que califica el riesgo ante la pandemia que se vive en cada comunidad autónoma y que permitiría al Gobierno mantener el cerco de Madrid sin el estado de alarma.

Según informa este jueves la Cadena Ser, el borrador del documento, que aún debe ser discutido con las autonomías, establece un sistema que clasifica los municipios de más de 5.000 personas en cuatro categorías: riesgo bajo, medio, alto y extremo. Actualmente, cuatro comunidades se encuentran dentro de lo que el departamento de Illa califica como riesgo "extremo": Madrid, Aragón, Castilla y León y La Rioja. Este nivel de riesgo contempla la aplicación de "medidas excepcionales" tales como la "limitación de movilidad de las personas", los "cierres perimetrales".

Dentro del nivel alto de riesgo se encuentran, según informa El País, Cataluña, Castilla-La Mancha, Melilla, Murcia, Navarra y el País Vasco. En el nivel medio están Asturias, Andalucía, Baleares, Extremadura, Canarias y la Comunidad Valenciana. Solo dos comunidades están en el nivel bajo de riesgo (Cantabria y Galicia), mientras que ninguna está fuera de riesgo según los criterios establecidos por Sanidad.

Cómo se mide el riesgo 

Para calificar el riesgo en cada región, el departamento de Illa establece dos cuadros: en un de ellos se mide la transmisión del virus y en otro, la capacidad asistencial. El primer cuadro lo forman los siguientes indicadores: la incidencia acumulada, la incidencia en mayores de 65 años, el porcentaje de positividad y el porcentaje de trazabilidad. 

En el cuadro asistencial se mide la ocupación de las camas en planta y en UCI.

Guerra Moncloa-Madrid por el estado de alarma

Fuentes de la Comunidad de Madrid han indicado a Vozpópuli que no conocían este plan de Sanidad, del que se han enterado por la prensa. El Ejecutivo regional se encuentra actualmente trabajando en un plan para restringir la movilidad por zonas sanitarias, el plan original que implantó antes de 

Estos nuevos indicadores llegan en medio de la guerra política entre el Gobierno central y el Ejecutivo regional de la Comunidad de Madrid por el estado de alarma aplicado en la región. La presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, ha exigido en varias ocasiones al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que levante el estado de alarma, debido a que la comunidad ya ha rebajado la tasa de incidencia (número de casos por cada 100.000 habitantes en 14 días) de 500, que era uno de los criterios establecidos por Sanidad para confinar una población.

Asimismo, el alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, pidió este martes a Sanidad que estableciera unos criterios comunes para todas las regiones a la hora de tomar medidas restrictivas.