En España somos muy de mantras, y el de que tenemos "la mejor sanidad del mundo" ha sido uno de los más escuchados en los últimos años hasta que llegó la covid-19. Nadie duda de la calidad de nuestro Sistema Nacional de Salud (SNS), pero de ahí a creernos los mejores hay un trecho. Al menos así lo parece consultando el último Barómetro Sanitario publicado por el Ministerio de Sanidad, según el cual los usuarios del SNS califican con un 6,7 la satisfacción por la atención recibida.

De esta forma, la sanidad española acumula una década sin alcanzar el notable. También es cierto que la valoración de nuestra sanidad pública mejora año tras año, aunque habrá que ver el impacto que ha tenido la pandemia de coronavirus en la percepción de los pacientes.

Uno de los grandes lastres que presenta nuestra sanidad es el tiempo de espera para ser atendido por un especialista. Según los datos del Ministerio, el 34,4 por ciento de los pacientes espera hasta un mes para ser atendido por un especialista en la sanidad pública, desde que es derivado por el médico de Familia,

El 33,5 por ciento de los españoles debe esperar entre 2 y 3 meses y el 26,2 por ciento espera más de 3 meses. La sanidad pública ofrece una gran atención gracias a sus profesionales, pero el barómetro pone de manifiesto una falta de recursos relevante, como se puede observar por estos tiempos de espera. También apunta en esta dirección el hecho de que el aspecto peor valorado de la atención hospitalaria sea el número de personas con quien compartir habitación (6,94).

Apoyo a la sanidad pública 'in crescendo'

Otro aspecto llamativo del Barómetro es que la sanidad pública va ganando enteros y comiendo el terreno a la sanidad privada. Así, un 69,8 por ciento aboga por acudir a un hospital público frente a uno privado, y también es mayoría el número de pacientes que prefiere ser atendido por una Atención Primaria (69,9), Especializada (59,4) y de Urgencias (66,9) pública que privada.

Atención Primaria, el servicio más valorado

En cuanto a la valoración media de cada servicio sanitario, la Atención Primaria se erige como el más valorado, alcanzando una puntuación de 7,29. Le sigue de cerca la atención hospitalaria, con una nota de 7,13. A continuación, se sitúa la atención especializada, que no llega al notable (6,83) y, por último, la atención de Urgencias, con un 6,06.

Finalmente, cabe destacar que la atención de los profesionales sanitarios es siempre lo más valorado por los pacientes. En los usuarios de hospitales, la atención enfermera se puntúa con un 8,08, y la médica con un 8,04. En la atención especializada, el "trato recibido por el personal sanitario" es también lo más valorado, con una nota de 7,65. En la Atención Primaria se repite la ecuación, siendo lo mejor percibido la confianza y seguridad que transmiten médico (7,84) y enfermera (7,79).