El suministro de vacunas contra el coronavirus empieza a estabilizarse. España recibirá este fin de semana 1,8 millones de dosis de la vacuna contra la covid de AstraZeneca y se prevé un aumento en la llegada de dosis de Pfizer y Moderna. La Asociación de Médicos de Sanidad Exterior (AMSE), que representa a los médicos que trabajan en fronteras, ha hecho un ofrecimiento oficial al Ministerio de Sanidad para echar una mano con la administración de vacunas, pero la única respuesta que ha recibido cerca de un mes después es el silencio.

"Seguimos sin respuesta sobre eso, al igual que desconocemos todavía cuándo se nos va a vacunar", denuncia su presidenta, Mar Faraco. "Contamos con 29 centros de vacunación a lo largo y ancho del país. Además, de media, cada uno cuenta con dos médicos y dos enfermeros. Algunos, como Madrid, tienen más personal", explica. 

Esto supone al menos 116 sanitarios que podrían ofrecer apoyo en las labores de vacunación. Faraco considera que, además, la llegada de la vacuna de AstraZeneca es ideal para incorporar a estos profesionales, dadas sus facilidades logísticas en comparación con las de Pfizer y Moderna.

"Podemos ayudar a poner unas cien vacunas al día en cada centro de vacunación. Son alrededor de 2.900 dosis diarias", añade. Estos profesionales cuentan además con formación específica en vacunación, pues una de sus labores consiste, precisamente, en vacunar a las personas que viajan a países con determinados virus.

"Tenemos capacidad para echar una mano. Somos especialistas en vacunas, nos pasamos la vida vacunando. Si hay una reacción adversa tenemos el aparataje necesario y sabemos perfectamente lo que hay que hacer". 

Cuarentena obligatoria a los pasajeros

En sanidad exterior advierten de que frenar la llegada de pasajeros de países con alta incidencia de nuevas cepas era un punto clave, por lo que aplauden que esta semana el Consejo de Ministros haya aprobado la restricción de viajes desde Brasil y Sudáfrica. No obstante, consideran que es necesario no bajar la guardia y establecer una cuarentena obligatoria a los pasajeros de cualquier país cuando la situación se estabilice. 

"Aunque parezca paradójico, la cuarentena debe ser obligatoria para los pasajeros que llegan cuando la incidencia esté mejor. Es la política que están siguiendo en países del sureste asiático y está funcionando. Es cierto que a nivel de turismo es un varapalo, pero es la manera de que el país vuelva a funcionar con normalidad", apunta esta especialista. 

Desde AMSE consideran que para controlar de verdad la frontera sería necesario pedir una PCR antes de volar a España, pasar una cuarentena al llegar y efectuar una segunda PCR estando aquí. 

Sin noticias sobre las vacunas

Como ya adelantó este diario, el Ministerio de Sanidad prometió vacunar a los profesionales de sanidad exterior con una reserva específica de dosis para la Administración General del Estado. Mientras que hacía esta promesa a los profesionales, a los medios les negaba la existencia de tal reserva.

Hasta el día de hoy, los médicos y enfermeras que controlan la entrada del coronavirus por las fronteras aéreas y marítimas siguen sin tener noticias sobre cuándo serán vacunados.