España empezará a usar la vacuna de AstraZeneca con personas de entre 66 y 69 años. La Comisión de Salud Pública ha acordado este jueves utilizar la vacuna anglosueca para inmunizar a este grupo, que se unirán al de los ciudadanos de entre 60 y 65 años después de que el Ministerio de Sanidad y las comunidades acordaran el miércoles frenar el proceso para las personas mayores de 60 años.

La Comisión de Salud Pública ha decidido además en su reunión de esta tarde posponer la inmunización de aquellas personas menores de 60 años que estaban priorizadas en la estrategia para recibir el suero de la Universidad de Oxford que aún no hayan recibido el primer pinchazo.

Para los que ya hayan recibido la primera dosis, los técnicos del Ministerio de Sanidad y de las comunidades comunicarán próximamente su decisión sobre la segunda dosis "según se vaya actualizando y ampliando la evidencia científica, las evaluaciones de la EMA y en comunicación con otros países de la UE".

"Beneficios por encima de los riesgos"

La decisión llega después de que la Agencia Europea del Medicamento (EMA) emitiera un informe en el que confirmaba la existencia de una "posible relación" entre la vacuna de AstraZeneca y casos muy infrecuentes de coágulos sanguíneos. Según las conclusiones alcanzadas por el comité de seguridad (PRAC) de la EMA, los coágulos de sangre “inusuales” con bajas plaquetas “deben incluirse como efectos secundarios muy raros” de la vacuna de AstraZeneca, en base a “todas las pruebas disponibles actualmente”, incluyendo el asesoramiento de un grupo especial de expertos.

Aún así, la EMA había recomendado seguir con su utilización sin fijar límites de edad, asegurando que "los beneficios derivados siguen estando muy por encima de los riesgos", una pauta que no han seguido varios países, entre ellos España. 

"La EMA continuará monitoreando toda la evidencia científica disponible sobre la efectividad y seguridad de todas las vacunas covid-19 autorizadas y emitirá más recomendaciones, si es necesario, sobre la base de evidencia sólida", ha dicho Emer Cooke, directora ejecutiva de EMA, que ha añadido que “es importante que las personas vacunadas como los médicos son conscientes de los signos y síntomas de estos trastornos inusuales de la coagulación de la sangre y pueden detectarlos rápidamente para minimizar el riesgo ".

Hasta ahora la mayoría de los casos notificados han ocurrido en mujeres menores de 60 años dentro de los 15 días posteriores a la vacunación. Según ha confirmado la presidenta del PRAC, Sabine Straus, se ha llevado a cabo "una revisión detallada de 62 casos de trombosis del seno venoso cerebral y 24 casos de trombosis de la vena esplácnica en la base de datos de seguridad de medicamentos de la UE (EudraVigilance) al 22 de marzo de 2021", de los cuales "18 fueron fatales".