La edad y el tiempo que transcurre después del trasplante son los principales factores de riesgo, independientes de mortalidad, en los pacientes trasplantados renales con coronavirus, cuando se les diagnostica la infección. Son datos de un estudio desarrollado por nefrólogos cuyos resultados concluyen que el grupo de mayor riesgo de mortalidad en trasplante renal con covid-19 son los receptores mayores de 65 años y recién trasplantados de riñón.

La investigación es fruto de un análisis de los datos del registro de pacientes renales con coronavirus de la Sociedad Española de Nefrología (S.E.N.). Ha sido realizado por el Grupo de Estudio sobre covid-19 en Trasplante Renal de esta sociedad científica con el fin de detectar los grupos de mayor mortalidad por la infección de SARS-CoV-2.

En la investigación se analizaron todos los pacientes con trasplante renal de las unidades de los hospitales españoles entre marzo y noviembre de 2020, incluidos en el registro de la S.E.N. Se reportaron los datos de 1.080 trasplantados renales infectados por el virus durante la primera y segunda ola de la pandemia, de los que el 86% tenía recogida su evolución final (fallecimiento o curación). De ellos, falleció el 21,8%.

Mayor tasa de mortalidad

Los resultados mostraron una mayor tasa de mortalidad en los pacientes mayores de 65 años y con menos de seis meses de tiempo tras el trasplante renal, con una diferencia significativa con respecto a
los otros tres grupos analizados en función de estos parámetros (mayores o menores de
65 años, y más o menos de seis meses de tiempo del trasplante).

El estudio se presentará en el 6º Congreso de la Sociedad Española de Trasplante (SET) que, en formato on-line, se celebrará desde este viernes y hasta 14 de febrero y que reunirá a más de 500 expertos nacionales e internacionales para analizar las últimas novedades en investigación, práctica clínica y
tratamiento.

Trasplante pulmonar

En el mismo escenario se presentará otra investigación desarrollada por profesionales del Hospital Universitario 12 de Octubre de Madrid que ha determinado la alta incidencia de la covid-19 en los pacientes con trasplante pulmonar, así como su mala evolución y su alta mortalidad. Hasta ahora, indican desde la SET, la evidencia sobre presentación y pronóstico de la enfermedad en el trasplante de pulmón es escasa, mientras que la influencia de la inmunosupresión en estos pacientes también es incierta. La investigación concluye que la mortalidad en pacientes con trasplante pulmonar fue del 40% y que alcanzaron parámetros de inflamación más elevados que los que superaron la enfermedad.

De ahí , añaden, que este estudio se haya realizado con el fin de analizar y determinar la mortalidad y las características clínicas diferenciales entre los pacientes con trasplante pulmonar que fallecieron por coronavirus frente a los trasplantados pulmonares supervivientes. En este otro estudio han participado expertos del Servicio de Neumología y el Servicio de Anestesia y Reanimación del hospital madrileño, así como del Servicio de Neumología del Complejo Hospitalario Universitario de Canarias.

Entre los temas que se abordarán en el Congreso que arranca este viernes, con las primeras sesiones científicas y una conferencia inaugural de Beatriz Domínguez-Gil, directora de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), destacan el efecto que la pandemia ha tenido y sigue teniendo en la donación y trasplante de órganos en España y el resto del mundo en los últimos meses (un 18,8% menos en trasplante y un 22,8% en donación en 2020).