Sanidad

¿Funciona el plasma de pacientes curados contra la covid? Puede que aún sea demasiado pronto para saberlo

Estados Unidos acaba de aprobar su uso como tratamiento oficial contra la covid-19, lo que le ha supuesto una oleada de críticas

Imagen de un médico con un test de sangre para la detección del coronavirus.
Imagen de un médico con un test de sangre para la detección del coronavirus. Europa Press

Todavía queda mucho camino por recorrer en lo que se refiere a tratamientos contra la covid-19. Si bien la comunidad científicas cada día hace más avances al respecto y ha logrado comenzar a identificar los factores que provocan los cuadros más graves y cómo medicamentos ya existentes pueden ayudar a tratar esta patología, la realidad es que aún no contamos con una 'cura', tradicionalmente hablando, contra la covid-19.

Desde hace meses, son muchos los investigadores a nivel internacional los que han apostado por analizar la efectividad que puede tener el plasma sanguíneo -la sustancia que se obtiene al sustraer las células de la sangre, como los glóbulos rojos y los glóbulos blancos- de los pacientes ya recuperados de covid-19 que cuenten con anticuerpos para tratar a los enfermos. Es un tratamiento que ya se utiliza en otras patologías, y la lógica detrás de esta estrategia tiene bastante sentido, ya que se basa en aportar anticuerpos nuevos al paciente que ya sepan cómo luchar contra el SARS-CoV-2.

Este mismo miércoles se han hecho públicos los resultados preliminares de un estudio realizado en 14 hospitales españoles en el que han utilizado plasma de donantes que han superado la covid-19. De acuerdo con las primeras conclusiones de este trabajo -que recordemos, aún es preliminar- el plasma hiperinmune podría ayudar a los pacientes que aún no están en estado crítico a desarrollar un mejor pronóstico, así como a reducir la mortalidad en términos generales. Según el ensayo, que cuentan con financiación del Instituto de Salud Carlos III, sus efectos podrían ser superiores al estándar de tratamiento actual.

No obstante, la realidad es que todavía es demasiado pronto para determinar hasta qué punto puede ser efectiva contra la covid-19. De confirmarse que lo es, sería una muy buena noticia no sólo para los pacientes y futuros contagios, sino también para la multinacional catalana Grifols, uno de los mayores productores de plasma del mundo y que ha apostado fuerte durante esta pandemia por el desarrollo de tratamientos de este tipo.

No es que el plasma no funcione, sino que aún no se han realizado el suficiente número de estudios para determinar si es o no una opción efectiva para luchar contra la covid-19. De hecho, el ensayo clínico promovido por el ISCIII es uno de los pocos realizados hasta la fecha que contaba con lo que se denomina como grupo de control, es decir, un grupo de pacientes que no reciben el plasma y cuyos resultados se comparan con los pacientes que sí lo reciben.

La hipótesis del estudio es que los pacientes con covid-19 en fase aguda que aún no han tenido la oportunidad de tener una respuesta inmune eficaz contra el SARS-CoV-2 se beneficiarán del tratamiento con plasma que ya contiene dichos anticuerpos para que les ayuden a eliminar el virus, a minimizar el daño, y mejorar su evolución clínica y su recuperación.

La polémica en EEUU

Entonces, ¿de dónde surge la polémica con su uso si por el momento se han obtenido resultados? La controversia se ha producido hace apenas unos días, cuando la Agencia de Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) autorizó el pasado domingo el uso de transfusiones de plasma con anticuerpos como tratamiento de emergencia contra la covid-19.

Poco después de que se diera a conocer la noticia, un grupo de científicos del Instituto Nacional de Salud estadounidense, una de las organizaciones médicas más prestigiosas, criticó abiertamente la decisión de la FDA alegando precisamente que no existen pruebas suficientes que demuestren que su uso funciona contra la covid-19, al tiempo que recomendaban que no se hiciera transfusiones. Un llamamiento al que se ha sumado la gran parte de la comunidad científica norteamericana. 

La decisión de la FDA se basa en un estudio llevado a cabo por la prestigiosa Clínica Mayo, en el que pacientes hospitalizados con cuadros clínicos moderados experimentaron cierta mejora con el plasma hiperinmune. No obstante, los investigadores no vieron demasiada mejora en las tasas de mortalidad.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba