Sanitatem Más de 60.000 pacientes siguen en la lista de espera de la sanidad valenciana

La consellería anuncia un plan para desatascar las demoras. Cardiología, traumatología, oftalmología o ginecología acumulan esperas de hasta un año. Ribera Salud presume de mejorar esos retrasos en los hospitales de Torrevieja y Vinapoló. 

Ana Barceló, consellera de Sanidad de Valencia.
Ana Barceló, consellera de Sanidad de Valencia. Consellería de Sanidad

Más de 60.000 valencianos están en la lista de espera quirúrgica, de consultas externas o pruebas diagnósticas. Son cifras aportadas hace apenas unos días por la propia consellera de Sanidad Universal y Salud Pública, Ana Barceló. En hospitales como el Lluís Alcanyís, en Xátiva, la demora llega al año para una prueba en cardiología. "Es inaceptable", critican desde los sindicatos sanitarios mientras el grupo Ribera Salud presume de que los hospitales que gestiona tienen cifras mejores. 

La demora para acudir a un especialista en la sanidad valenciana la atestigua Alfonso Peiro, paciente del hospital Lluís Alcanyís, de Xátiva (Valencia) que se dirige a Vozpópuli para denunciar su caso. En 2017 sufrió un infarto y actualmente, lleva esperando esperando 12 meses para que le hagan una ecografía de las arterias coronarias en el centro. Su cardiólogo solicitó la prueba hace más de un año y "hasta hoy no me la han podido hacer". 

Un paciente de Xátiva que en 2017 sufrió un infarto, lleva esperando 12 meses para que le hagan una ecografía de las arterias coronarias

Hace un par de semanas, Peiro recibió una llamada de su hospital. "Me preguntaron si estaba dispuesto a ir al hospital IDEM de Valencia (centro privado al que Sanidad deriva pacientes para acelerar los procesos, explica) para la ecografía en cuestión. Pregunté que pasaría si no iba (Xátiva queda a 50 minutos en tren de Valencia, precisa) y me contestaron que tendría que esperar entre siete y nueve meses más. ¡Es decir, si no aceptaba el total de espera llegaría a los 21 meses!". 

Peiro resume: una persona diabética y con un infarto espera como mínimo un año para una prueba que dura quince minutos. "Y eso que se trata del corazón, donde llevo cuatro 'stents'". Si fuera el dedo gordo del pie no quiero imaginarme". Y aporta un dato más: el pasado 8 de enero su médico de cabecera solicitó que el traumatólogo le revisara la rodilla porque no puede andar. Le han dado cita para el 11 de agosto. 

Casos a diario

"Todos los días tenemos algún caso de ese tipo", asegura Fernando García, portavoz de Sanidad de la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) en la Comunidad Valenciana. Hace ahora un año, el sindicato exigía con urgencia más personal para reforzar la atención precisamente en el hospital Lluís Alcanyís, uno de los más saturados de la comunidad, advertían. 

En especialidades, como la atención en la Unidad de Diabetes, el 50% de pacientes debe esperar más de 60 días para ser atendido

El CSIF denunciaba entonces que, por ejemplo, en cardiología la espera media para ser atendido por el facultativo era de 108 días, aunque algunos pacientes superarían los 180 días. El promedio de demora para alergias era de 108 días, dos menos que para rehabilitación o que la situación se agravaba en esperas quirúrgicas de ginecología, con casos de demoras que superaban el año. 

En otras especialidades, como la atención en la Unidad de Diabetes, el 50% de pacientes debía esperar más de 60 días para ser atendido o que en oftalmología la espera de más de 60 días afectaba al 58% de pacientes, con una demora media de 78 días, apuntaban desde el sindicato. Porcentajes, que aseguran desde CSIF, se mantienen actualmente.

Desatascar las esperas

La consellería de Sanidad admite que debe trabajar en la reducción de las esperas. La responsable del departamento, Ana Barceló, daba a conocer el pasado 12 de febrero los datos de demora media de enero: 86 días, cuatro menos que en diciembre y seis menos que en diciembre de 2018. Una reducción de 63.434 a 60.983 pacientes en espera, detallaba.

La intención del plan ÓPTIMA de la Consellería es reducir el número de pacientes en lista de espera quirúrgica en un 25 % en 2023.

La consellera anunciaba entonces el Plan ÓPTIMA con el que pretende la reducción de listas de espera quirúrgica, de consultas externas y técnicas diagnósticas y terapéuticas. Barceló avanzaba que la intención del plan es reducir el número de pacientes en lista de espera quirúrgica estructural en un 25 de cara a 2023.

También, reducir a cero el número de pacientes que esperan más de 180 días en lista de espera quirúrgica y bajar la demora media a 70 días, para la lista de espera quirúrgica. Por último, el plan contempla disminuir un 20% el numero de primeras consultas de más de 60 días. Implantar un Distrito Único Sanitario, para que los pacientes puedan ser atendidos en cualquier centro de la comunidad, es otra de las medidas. 

Un "parche" para un año

En 2020, la consellería prevé una dotación de 16 millones de euros para el programa especial de productividad para la reducción de la demora asistencial, el llamado autoconcierto, en el que se incorporarán nuevos procesos asistenciales como la reconstrucción de mama tras un proceso neoplásico, o técnicas intervencionistas para el tratamiento del dolor.

Es “insuficiente”, asegura Fernando García. “Lo que se pone encima de la mesa es un presupuesto anual para contratar más profesionales y reforzar autoconciertos; es decir que los propios profesionales hagan jornadas complementarias para abrir quirófanos. Es un problema estructural. Esto tiene que solucionarse a largo plazo. Es un parche para un año y después, ¿qué?” se pregunta.

CSIF cifra en 66.000 las personas que engrosan las listas de espera. “Inaceptable”, dice un portavoz sanitario del sindicato

Sobre las listas de espera, García cifra en 66.000 las personas que las engrosan. “Inaceptable”, insiste. Se complica, añade, con las pruebas diagnósticas con plazos de hasta seis meses. “La situación ha mejorado un poco, con la salida de 3.000 pacientes, según la consellería, pero las esperas medias se mantienen”, indica el portavoz de Sanidad de CSIF en Valencia.

Ribera Salud saca pecho

Contrarrestando los datos aportados por la Consellería de Sanidad, la concesionaria Ribera Salud, que gestiona los hospitales de Torrevieja y Vinalopó, en Alicante, saca pecho y habla de mejoras sobre esas cifras.

El tiempo de espera medio para una intervención en los citados centros sanitarios, indican desde el grupo privado, es de 39 y 45 días (respectivamente), una cifra "mucho menor" que la media de los hospitales públicos de la Comunidad Valenciana, situada en 86 días, según los datos que la Consellería de Sanidad ha publicado con fecha de enero de 2020.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba