El Ministerio de Sanidad acaba de contabilizar 39 fallecidos por coronavirus en los últimos siete días, si bien el número de fallecidos total de la serie histórica presentados este miércoles -27.118- sólo ha aumentado en una persona en comparación con la cifra comunicada ayer. Por otro lado, ha notificado un total de 231 positivos nuevos de covid-19 durante la última jornada, aunque al comparar los totales de casos, la diferencia entre ayer y hoy es de 510 personas. 

Todos estas incrogruencias se deben a que este lunes, Sanidad cambió por completo la forma de contabilizar los datos del coronavirus en nuestro país, de tal manera que los fallecidos no corresponden necesariamente a los producidos en las últimas 24 horas, sino que se trata de los comunicados durante los últimos siete días. Según explicó el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón, estas defunciones no se han tenido por qué producir durante la última jornada.

Este giro radical en la forma de comunicar los datos ha dinamitado por completo la interpretación de las series, ya que no se pueden comparar fácilmente entre sí. Ayer, desde el Ministerio se notificaron 283 fallecidos más que el día anterior, de los cuales sólo 35 defunciones correspondían a fallecidos registrados en los últimos siete días. Los demás eran causa de las correcciones que está teniendo que hacer Sanidad para ajustar las series. El lunes, sin ir más lejos, tuvo que reducir la cifra de fallecidos, contabilizando un total de 1.918 fallecidos menos que los que aparecían en el informe anterior. 

Por otro lado, hoy se ha dado a conocer que se ha producido un aumento del registro del  sistema de monitorización de la mortalidad (MoMo) del Instituto Salud Carlos III en 12.205 personas en las últimas 24 horas. Este martes registraba una cifra de 30.829 fallecidos, frente a las 43.034 contabilizadas este miércoles de golpe. 

 De acuerdo con este registro, que sirve para contabilizar el exceso de mortalidad, la inmensa mayoría de estas nuevas muertes incorporadas al registro, unas 11.000 de las 12.032 totales, están fechadas entre el 11 de marzo y el 30 de abril, las semanas más duras de la epidemia.