Sanitatem

Los pacientes de UCI pierden hasta un kilo de peso al día en los primeros 10 de ingreso

Un estudio de 17 hospitales de Madrid analizará el estado nutricional en pacientes que han estado durante largas estancias en unidades de críticos

Habitación de UCI en el Hospital Gregorio Marañón
Habitación de UCI en el Hospital Gregorio Marañón Clara Rodríguez

Todo paciente que vaya a permanecer más de 48 horas ingresado en una Unidad de Cuidados Intensivos presenta riesgo de desnutrición. Pueden perder hasta un kilo de peso al día en los primeros 10 de ingreso en una unidad de críticos. Para analizar el impacto a largo plazo sobre el estado nutricional -en la fuerza y la masa muscular o la calidad de vida- en enfermos que han estado durante largas estancias en la UCI por culpa del coronavirus 17 hospitales públicos de Madrid -más de la mitad del total de centros hospitalarios públicos de la región-han puesto en marcha un estudio que durará un año y del que esperan obtener importantes conclusiones. 

El estudio incluye a 207 pacientes infectados por el SARS-CoV-2 que necesitaron un ingreso en UCI entre el 1 de marzo y 30 de junio 2020 y está impulsado por la Sociedad de Endocrinología, Nutrición y Diabetes de la Comunidad de Madrid (SENDIMAD). Cuenta  con el apoyo de Nutricia, la división de nutrición especializada de Danone. La investigación pretende analizar el uso de recursos sanitarios de estos pacientes en los doce meses siguientes al alta hospitalaria

Los médicos llevan meses advirtiendo de las graves secuelas que deja el coronavirus en algunos pacientes que han estado más graves: afecta a nivel muscular, neurológico, digestivo, renal, cardiovascular y nutricional, entre otras afecciones. Con relación a esta última, en los pasados meses se ha observado que un 75% tenían riesgo nutricional.

Pacientes complejos con ingresos prolongados

Según explica a Vozpópuli la doctora Cristina de la Cuerda, médico adjunto de la Unidad de Nutrición del Hospital General Universitario Gregorio Marañón de Madrid -uno de los centros sanitarios que participa en el estudio- los pacientes que han estado ingresados en la UCI a causa de la enfermedad son pacientes"complejos". Muchos de ellos, añade, han requerido ingresos prolongados y van a requerir cuidados por diferentes especialistas para su rehabilitación.

Los hospitales dela Paz, 12 de Octubre, La Princesa, Puerta de Hierro, Infanta Sofía, Rey Juan Carlos, Torrejón, Fuenlabrada, Príncipe de Asturias, el Hospital Universitario de Móstoles, el Hospital Severo Ochoa, la Fundación Hospital Alcorcón, el Hospital Universitario de Getafe, el Infanta Elena de Valdemoro y el Hospital Central de la Defensa Gómez Ulla son los otros centros que participarán en la investigación. 

De la Cuerda detalla que, aproximadamente el 10% de los pacientes que han ingresado en los hospitales por la covid-19, han pasado por UCI por la gravedad de la insuficiencia respiratoria. "Esto hace que, en muchos casos, hayan perdido mucho peso y mucha masa muscular y hayan desarrollado lo que se denomina síndrome de debilidad asociada al enfermo crítico, que hace que se muevan con dificultad, no tengan fuerzas para levantarse de la cama o silla sin ayuda, tengan que andar con ayuda, no puedan ingerir alimentos de forma adecuada por dificultades para tragar, etc".

Además, precisa, tienen problemas respiratorios, a veces con necesidad de traqueostomía -una apertura quirúrgica que se hace en la tráquea para facilitar la respiración y proteger la vía respiratoria- temporal. "También son muy importantes las secuelas psicológicas, ligadas al aislamiento que han tenido a lo largo de su ingreso, sin tener contacto con su familia, sólo a veces a través de videollamadas", agrega. De ahí, la creación de unidades post-covid que, como en el Marañón, atienden las secuelas que presentan y están formadas por rehabilitadores, neumólogos, internistas, especialistas en Nutrición, psiquiatras o psicólogos. 

Desnutrición y pérdida de masa muscular

En pacientes covid, lo que los médicos han visto durante estos meses ha sido "desnutrición asociada a la enfermedad aguda que han tenido, en grados variables de gravedad, dependiendo sobre todo del tiempo que el paciente ha requerido ingreso en el hospital y en UCI, si era el caso. Esta desnutrición produce pérdida de peso a expensas de grasa y de masa muscular", señala Cristina de la Cuerda.

La pérdida de masa muscular, llamada sarcopenia, va a originar pérdida de fuerza y de función, lo que puede hacer que estos pacientes se hagan dependientes para determinadas actividades de la vida diaria, generalmente de forma transitoria, hasta que se consigue una rehabilitación adecuada, añaden los especialistas.

Los pacientes con una mayor carga de desnutrición (personas mayores o con enfermedades crónicas) han tenido un peor pronóstico de la enfermedad

La experiencia clínica acumulada en los últimos meses demuestra que la desnutrición ha estado muy presente en los pacientes que han padecido el coronavirus. En primer lugar, la covid-19 y los tratamientos para paliarla, resaltan, producen desde alteraciones en el gusto y olfato, como síntomas digestivos que conducen a una disminución de la ingesta y a la pérdida de peso. 

Los facultativos señalan que los pacientes con una mayor carga de desnutrición (personas mayores o con enfermedades crónicas) han tenido un peor pronóstico de la enfermedad. Incluso, en aquellas personas sin patologías previas que ingresaron en UCI o en planta durante un tiempo prolongado, se ha visto que la situación de ingreso ha favorecido que tengan desnutrició.

Pacientes con obesidad o diabetes

En su experiencia asistencial han podido observar que la mayoría de los pacientes ingresados en UCI con covid-19 presentaban riesgo nutricional. Son pacientes con escasa comorbilidad y con un claro perfil metabólico: la mayoría tenían sobrepeso u obesidad, dislipemia (alteración de los niveles de lípidos en la sangre) y, en menor medida, diabetes. 

La médico aclara que, según las guías de práctica clínica, todo paciente que vaya a  estar más de 48 horas ingresado en UCI presenta riesgo de desnutrición. "La enfermedad crítica se caracteriza por un estado de hipermetabolismo en la fase aguda de la enfermedad que se correlaciona con la gravedad de la agresión", explica.

Como consecuencia, se va a producir una pérdida de masa muscular "porque en la enfermedad aguda el músculo va a proveer al organismo de nutrientes (aminoácidos) para mantener a otros órganos vitales (sistema inmune, sistema nervioso, etc), dando lugar a glucosa, proteínas inflamatorias y facilitando la recuperación de los órganos y tejidos dañados", especifica. Los pacientes pueden perder hasta un kilo de peso al día en los primeros 10 días de ingreso en UCI. Ni siquiera el tratamiento nutricional precoz, puede evitar esa respuesta del organismo a la agresión, indica la médico. 

El peso de las Unidades de Nutrición Clínica

La investigación que se llevará a cabo en los hospitales madrileños, según los especialistas, servirá también para activar el interés de la Administración poniendo en valor el papel de las Unidades de Nutrición Clínica y Dietética. ¿No están suficientemente reconocidas estas unidades?. "Desgraciadamente no siempre es así, aunque son fundamentales en el tratamiento integral de todos los enfermos hospitalizados. El 90% de los pacientes de los hospitales toman una dieta oral que debe estar adaptada a las características de cada paciente en la medida de lo posible", apunta la médico.

En muchos casos, concluyen los especialistas, es necesario la implantación de suplementos en los pacientes durante unos meses tras el alta. Destacan que hay que vigilar la presencia de dificultad para tragar (disfagia), que puede ocurrir hasta en un 50% de los casos, y diseñar un programa adecuado de rehabilitación muscular y funcional con ejercicios guiados por especialistas en este campo.

Los pacientes que más cuestan son los que se desnutren durante su estancia en el hospital, como ha sido en esta pandemia: el coste puede llegar a duplicarse

Además, la investigación también ahondará sobre el gasto sanitario asociado a la desnutrición de estos pacientes. Cristina de la Cuerda cita el estudio PREDYCES realizado en 31 hospitales de España en 2012  en el que se vio que los pacientes desnutridos "cuestan un 50% más que los que están bien nutridos, sobre todo debido a una mayor estancia hospitalaria". Además, los pacientes que más cuestan, añade, son los que se desnutren durante su estancia en el hospital, como ha sido en esta pandemia, en cuyo caso el coste puede llegar a duplicarse (incremento de un 100%).

En este estudio se van a recoger los gastos derivados no sólo de su estancia hospitalaria y en UCI, sino los gastos sanitarios generados por el uso de recurso sanitarios a lo largo de un año tras el alta (visitas al médico de cabecera, a especialistas, a urgencias y necesidad de nuevos ingresos). "Estos datos van a ser de gran interés puesto que en España no disponemos de estudios sobre el gasto de la desnutrición relacionada con la enfermedad fuera de los hospitales", dice la doctora De la Cuerda. 

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba