La jueza Carmen Rodríguez-Medel ha abierto una investigación por presunta prevaricación del Gobierno por permitir que se celebrase manfiestaciones masivas en toda España con motivo del 8-M pese al riesgo que existía por contagio de coronavirus.