Sanitatem

Así funciona el test con sello español que puede detectar el coronavirus en 30 minutos

La profesora Laura Lechuga, del CSIC, trabaja en un dispositivo que podría validarse en pacientes a finales de año; es sencillo y vale para usarse en hospitales, centros de salud o farmacias 

La profesora Laura M. Lechuga, responsable del Grupo de Nanobiosensores y Aplicaciones Bioanalíticas del ICN2
La profesora Laura M. Lechuga, responsable del Grupo de Nanobiosensores y Aplicaciones Bioanalíticas del ICN2

Final de año o principios de 2021. Es el plazo que maneja la profesora Laura Lechuga para validar con muestras de pacientes con coronavirus un nuevo test, basado en un biosensor óptico con nanotecnología, que permitirá detectar la covid en 30 minutos. Un sistema rápido, sencillo y asequible fruto de meses de una investigación a nivel europeo que ella misma lidera desde el Instituto Catalán de Nanociencia y Nanotecnología (ICN2). Varias comunidades, como Galicia, Euskadi, Madrid o Castilla-León, han anunciado test rápidos que permitirán detectar el virus a través de la saliva. "Ayudarán, sin duda, y mucho, en la capacidad de detección", indica la investigadora a Vozpópuli.

El proyecto europeo CoNVat está liderado desde el ICN2 por Laura Lechuga, investigadora del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Busca diseñar un nuevo sistema de diagnóstico de la covid-19, que recoge lo mejor de las diferentes técnicas existentes. Pretende, también, proporcionar un diagnóstico de la enfermedad de manera precisa, rápida y sin necesidad de instrumentación compleja.

Financiado con más de dos millones de euros por la Unión Europea a través de una convocatoria rápida frente a la covid-19, en el proyecto colaboran la Universidad de Barcelona (UB), la Universidad Aix-Marsella (AMU, en Francia) y el Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas (INMI, en Italia).

Un microchip que detecta el virus

La tecnología desarrollada por el ICN2 consiste en un microchip que permite la detección y cuantificación de moléculas o virus en un solo paso, sin necesidad de amplificación previa o posterior, por lo que el análisis completo puede realizarse en menos de 30 minutos. Monitorizará la unión del virus al sensor en tiempo real mediante anticuerpos específicos anclados en la superficie sensora, lo que permitirá dar una respuesta diagnóstica rápida y la cuantificación de la carga viral a partir de muestras de fluido nasofaríngeo, saliva, o cualquier otro fluido de interés, explican los investigadores.

Esa tecnología, detalla Laura Lechuga, "es similar a la muy conocida de los circuitos integrados microelectrónicos que se encuentran en todas partes (móviles, ordenadores, etc..)". La única diferencia "es que en nuestros circuitos circula luz, no electrones. En estos circuitos anclamos unos anticuerpos que capturan al coronavirus de forma selectiva y cuando lo capturan, la luz que circula cambia y nosotros la medimos. El cambio de la luz está directamente relacionada con la presencia del virus y también con su concentración", explica la profesora. 

"El dispositivo no sólo mide la presencia del virus, sino que también proporciona la cantidad de carga viral, por eso su desarrollo es más complejo", señala la investigadora

El proyecto, abunda la investigadora,"sigue el desarrollo previsto a nivel de laboratorio. Hay que tener en cuenta que se basa en un dispositivo avanzado que, no sólo mide la presencia del virus, sino que también proporciona la cantidad de carga viral, por eso su desarrollo es más complejo que los tests rápidos que solo proporcionan un sí/no", aclara la científica. 

La principal ventaja del dispositivo en el que trabaja el equipo de la doctora Lechuga frente a la PCR es "la facilidad del análisis, no necesita tratamiento de la muestra, ni hacerse en laboratorios centralizados ni con personal técnico especializado. El tiempo del resultado también es otra ventaja, ya que esperamos que como máximo el resultado esté en 30 minutos".

Validado a finales de año

Lechuga avanza que esperan tener el dispositivo validado con muestras de pacientes covid-19 para final de año o principios del próximo. "Y si los resultados son tan buenos como esperamos, negociar enseguida cúal es la ruta de comercialización más rápida", añade. Resalta que esta tecnología podrá utilizarse para otras aplicaciones en el futuro, "adaptándola a otros virus o bacterias, por lo que también lo vemos como construir una tecnología de sello español para ayudar a evitar nuestra gran dependencia tecnológica". Actualmente, reseña la investigadora, todos los test rápidos de los que dispone España vienen de fuera. 

El concepto de este biosensor es similar al del biosensor de glucosa que usan los diabéticos, precisa la profesora.

Otra de las ventajas del dispositivo es que no precisa de reactivos externos en el momento de la prueba, un aspecto importante ya que, en las últimas semanas, los técnicos de laboratorio vienen denunciando la falta destock suficiente de reactivos, fundamentales para la realización de las pruebas PCR y los retrasos que eso conlleva en la entrega de resultados a los pacientes."Nuestro dispositivo no necesita de reactivos externos en el momento de la prueba, van todos incorporados en el mismo biochip de análisis. Se trata de un dispositivo biosensor donde colocas el biochip y la muestra a analizar a continuación y no hay que usarlo en el laboratorio por personal especializado", aclara Lechuga.  El concepto de este biosensor es similar al del biosensor de glucosa que usan los diabéticos, precisa. 

Coronavirus en animales

¿Para qué centros sanitarios estaría especialmente recomendado?. Al ser un dispositivo pequeño y portátil, explica la investigadora, sería muy útil para "centros de Atención Primaria, urgencias de hospitales, farmacias, etc y para todo tipo de población, ya que mide el virus activo, da igual que sea para pacientes con síntomas claros como para asintomáticos".

Además, el nuevo test se pondrá a disposición del grupo científico liderado por Jordi Serra en la Universidad de Barcelona para aunar esfuerzos en el estudio del coronavirus en animales. "El germen de este proyecto fue una colaboración previa que habíamos establecido con el grupo del doctor Jordi Serra de la UB, especialista en la vigilancia de coronavirus en animales huéspedes", detalla la profesora a este digital.

El doctor Serra, añade, "llevaba mucho tiempo pidiéndome un dispositivo que le facilitara las labores de vigilancia y le evitara tener que trasladar tantas muestras a su laboratorio y hacer tantas PCRs. Esto fue antes de la pandemia". Por eso, indica la investigadora del CSIC, el proyecto también incluye, para el próximo año, el uso del dispositivo para estas labores de vigilancia "que como hemos tristemente comprobado, son fundamentales para evitar futuras pandemias".

Los test rápidos de saliva son eficaces

En las últimas semanas, varias comunidades autónomas, como Galicia, Euskadi o Castilla-La Mancha, han anunciado que dispondrán de test masivos de saliva. ¿Qué opinión le merecen estas pruebas a la investigadora?. Laura Lechuga responde que "ayudarán sin duda, y mucho, en la capacidad de detección. Serán mucho más cómodos para la población y más fáciles al ser en saliva. En estos meses de pandemia los científicos han realizado los estudios necesarios para asegurar que este test en saliva tiene suficiente fiabilidad". Es algo que su grupo de investigación ya propuso en febrero, aclara. 

La profesora menciona a dos compañías extranjeras que ya han anunciado que comercializarán tests rápidos de antígenos para saliva (medida directa del virus con una respuesta tipo si/no en una tira) en las próximas semanas. Según los datos de los que disponen los tests tienen "suficiente fiabilidad y sensibilidad, y ya se están probando en diferentes hospitales españoles, aunque habrá que acabar de comprobar su funcionamiento real cuando finalmente lleguen para el uso masivo. En cualquier caso, cuando este test de un positivo, posiblemente se tendrá que hacer una confirmación adicional por PCR". 

En Madrid, el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, anunciaba recientemente que la Comunidad ha adquirido dos millones de test rápidos de antígenos de la compañía Abbott. Según acaba de anunciar la farmacéutica estadounidense la prueba rápida de antígenos, que está autorizada para su uso por profesionales sanitarios, no requiere instrumentación y los resultados se obtienen en tan solo 15 minutos, lo que hace que "sea una herramienta valiosa para hacer análisis a gran escala en una variedad de ámbitos poblaciones". 

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba