Una comunicación interna entre pediatras sobre la aparición de un curioso caso de niños con un inusual dolor abdominal que evolucionaba a shock, taquicardia e hipotensión y asociado al coronavirus ha desatado la alarma entre cientos de padres. Hoy, la Asociación Española de Pediatría (AEP) ha pedido calma a las familias. Matiza que se trata de un cuadro muy infrecuente -menos de 25 casos en toda España-, que también se ha dado en niños negativos en la prueba y que, además, la evolución de los menores es siempre buena. Antes de sacar conclusiones, dicen,necesitan tener más información. 

"No hay que alarmarse. Estamos muy sensibles, a la expectativa, porque es una  enfermedad nueva", señala sobre la covid-19 Constancio Medrano, presidente de la Sociedad Española de Cardiología Pediátrica y Cardiopatías Congénitas (SECPCC) y jefe de Cardiología Pediátrica en el madrileño hospital Gregorio Marañón. "Hay veces que somos capaces de reconocer que hay algo diferente y es excepcional y lo que hicimos fue ponerlo en conocimiento de los pediatras para que todos tuvieran conocimiento", aclara a Vozpópuli.

Uno de los motivos por los que se ha generado la alarma ha sido a raíz de que este martes por la mañana se haya filtrado un comunicado interno de la AEP, que el lunes comenzó a circular por redes sociales, en el que "alertan" a los médicos y pediatras españoles de la aparición en las últimas dos semanas de "un número de pacientes pediátricos caracterizados por un cuadro inusual de dolor abdominal" que según apuntan, evolucionaba a shock, taquicardia e hipotensión. Muchos de estos casos, detectado en niños de edad escolar o adolescentes, no presentaban fiebre.

En ese sentido, señalan en el comunicado que estos casos -por cuyos síntomas se sospecha que podrían ser síndrome de shock tóxico o la llamada enfermedad de Kawasaki- se han dado en niños con pruebas PCR positivas, de ahí la posible relación con el coronavirus. No obstante, también han observado los mismo síntomas en menores con pruebas PCR negativas, por lo que la relación todavía queda en el aire.

Los pediatras recopilan información

La AEP consideraba “prioritario reconocer estos cuadros para derivar urgentemente a estos pacientes a un centro hospitalario”. Hoy, los pediatras, ante la sensación de alarma generada entre los padres, han emitido un nuevo comunicado en el que "llaman a la calma a las familias" y precisan que  están recopilando "toda la información existente y con evidencia científica bien documentada en torno a este cuadro clínico pediátrico que se está describiendo en diferentes países". Ente otros, Reino Unido, Italia o Francia. Países con los que, asegura el doctor Medrano, están en comunicación constante para conocer los casos detectados. En Reino Unido, una veintena, indica.

Desde el Gregorio Mañarón, Constancio Medrano, que pertenece a la junta directiva de la AEP, explica a este digital que es lo que están observando y qué les llevó a emitir esta alerta. "Desde hace unas semanas, en este ambiente epidémico de la covid-19, estamos viendo tanto en niños que son positivos en la enfermedad como en otros que no, unos cuadros, que por otro lado son muy infrecuentes, en los que nos llama la atención sobre todo la parte de la fiebre, que empiezan con síntomas abdominales y que tienen la tensión baja, es lo que produce un cuadro de shock, de afectación hemodinámica".

Es decir, precisa el médico, son menores, entre 4 y 14 años, que tienen la tensión baja y en algunos casos pueden necesitar uso de medicinas intravenosas o, incluso, ingresar en la Unidad de Cuidados Intensivos. Pero, además, señala han visto en los niños unos síntomas atribuibles a una enfermedad llamada de Kawasaki, de la que desconocen el origen y otras enfermedades por bacterias que pueden producir síntomas parecidos. "Es lo que se llama tradicionalmente un shock toxico, asociado a una toxina o a un agente infeccioso", detalla.

Aparición de manchas en la piel

En ocasiones, este cuadro, indica el cardiólogo se asocia a niños que tienen covid-19, pero sin presentar, como los adultos, ni afecciones respiratorias ni problemas en los pulmones. También llaman la atención la aparición de manchas en la piel. "Es un cuadro, que podría estar asociado a otras causas inflamatorias, pero que se ha asociado a la epidemia del coronavirus porque, en algunos casos, aparece en pacientes positivos, pero también en otros en pacientes que han dado negativo".

En su propio hospital, afirma, han visto algunos casos. La evolución en todos ellos ha sido buena, están ya en planta y solo uno ha necesitado pasar a la UCI. Es la tónica habitual, asegura.

Y agrega que, en cuando a las edades en las que han visto estos cuadros, escolares y adolescentes, se marca una diferencia respecto al tramo de edad de niños que han padecido coronavirus.  "Dentro de pediatría, el grupo de mayor incidencia eran menores de dos años con cuadros respiratorios que, sin embargo, no tenían necesidad de ingreso en UCI y, si se habla de mortalidad, era residual", indica el cardiólogo. 

La afectación de coronavirus en niños, mínima

Constancio Medrano añade que, al tener conocimiento de esos casos, muy infrecuentes repite, lo que hicieron fue comunicarlo entre pediatras porque les constaba que también estaban registrando cuadros similares en niños en otros países."Estamos recogiendo los datos y necesitamos tener más información. Tenemos una serie de grupos y registros que hemos puesto en marcha y lo que hacemos es poner esa información en común a nivel profesional para, después, dar pautas a los pediatras y al resto de la población", apunta.

El cardiólogo subraya un aspecto que considera importante: la afectación del coronavirus en niños es "mínima". Y cita que, en su caso, tenían cierta inquietud por si los cardiopatías en los pacientes pediátricos podrían suponer un factor de riesgo, como sucede en los adultos. Sin embargo, señala, "hemos visto que afortunadamente hay muy pocos casos; es decir, hay niños con problemas cardíacos importantes que han tenido covid-19 y han presentado un cuadro leve". Eso sí, advierte, si un niño presenta dolor de barriga y fiebre, se debe acudir al pediatra, como ya se hacía antes de la epidemia.  

La AEP pide calma a los padres

Hoy mismo, la AEP, ante el revuelo organizado ha emitido un comunicado en el que, en la misma línea, insisten en que en la gran mayoría de las ocasiones la covid-19 cursa de forma leve en los niños. Sobre el cuadro que han detectado en estas últimas semanas indican que "no sabemos aún la causa, pero puede estar desencadenado por infecciones bacterianas y tiene un tratamiento bien establecido independientemente del tipo de agente infeccioso que la cause".

La comunicación remitida a los pediatras, aclaran, era profesional, dirigida exclusivamente a sanitarios, y es "un procedimiento habitual en el marco de las enfermedades infecciosas, y es la manera de informar ágilmente a todos los pediatras, incluyendo tanto a los que están en la primera línea en la atención sanitaria a los niños, pediatras de cabecera, como a pediatras de las urgencias hospitalarias. Este conocimiento hace posible un diagnóstico de sospecha temprano ante patologías que requieren una intervención inmediata".

Los británicos, los primeros en dar la voz de alarma 

La incógnita sobre la posible relación de comenzó después de que el ministro de Sanidad británico, Matt Hancock, comunicase públicamente que varios menores habían fallecido como consecuencia de esta patología. No obstante, los expertos del país siguen insistiendo en que el número de casos es muy pequeño y al igual que ocurre en España, el vínculo con la covid-19 está por estudiar. 

En Italia, según ha informado Reuters, los médicos del norte del país han comenzado a registrar casos por encima de lo normal de menores de 9 años con lo que parece ser enfermedad de Kawasaki. En Francia, los pediatras también están estudiando casos similares, aunque son muy pocos los registrados. 

"Es una nueva enfermedad que creemos que puede estar causada por el coronavirus, pero no estamos seguros al 100%, ya que algunos no dieron positivo en las pruebas", explicó Hancock durante una entrevista este martes en LBC Radio. "Algunos menores han fallecido y no tenían patologías previas", apuntó, aunque especificó que el número de casos detectados "era muy pequeño" y que seguían investigando el posible vínculo.

Esta enfermedad, cuya causa todavía se desconoce, es una patología que por lo general afecta a los niños menores de 5 años y suele estar relacionada una importante inflamación de las glándulas y en ocasiones, inflamación de las arterias. No obstante, es muy poco común en Europa.

Hancock dio estas declaraciones después de que trascendiera en la prensa británica una alerta emitida por el servicio nacional de salud, el NHS, en el que explicaban que había "una creciente preocupación" entre los facultativos ante el aumento de casos entre los niños de un síndrome inflamatorio posiblemente relacionado con el coronavirus. Esta relación, no obstante, es la parte que todavía está por demostrar.

Los casos registrados por el NHS presentaban síntomas típicos del Síndrome de Kawasaki: fiebre, baja presión sanguínea, sarpullidos y dificultades para respirar. Algunos también tenían problemas gastrointestinales, como vómitos, dolor de barriga o diarrea.