Sanitatem

La polémica vuelta a la red pública del Hospital de Torrevieja: "Incomprensible en medio de una pandemia"

La Fundación IDIS y Aspe cierran filas en torno a Ribera Salud tras el anuncio del Gobierno valenciano de finalizar el contrato con el grupo privado que gestiona el centro desde hace 15 años 

La Consejera de Sanidad de la Generalitat Valenciana, Ana Barceló.
La Consejera de Sanidad de la Generalitat Valenciana, Ana Barceló. EFE

Una decisión"incomprensible" en medio de una pandemia mundial y que pone en riesgo la atención sanitaria de más de 140.000 ciudadanos. Es la reacción de Ribera Salud tras el anuncio oficial del Gobierno valenciano deno extender el contrato de concesión que el Departamento de Salud de Torrevieja (Alicante) tiene con el grupo sanitario privado. Tanto la patronal del sector como la Fundación IDIS han cerrado filas en torno a la empresa. Hacen un llamamiento "para que se reflexione sobre esta medida y se tengan en cuenta los graves perjuicios que conllevaría esta decisión para la asistencia sanitaria en la zona".

La Conselleria de Sanidad Universal y Salud Pública hacía oficial el pasado martes su  decisión de no prorrogar el contrato de gestión del Departamento de Salud de Torrevieja e iniciar los trámites para que dicho contrato finalice en octubre de 2021. Una decisión que se comunicaba el miércoles aRibera Salud a la que también se trasladaban "las normas para la recepción de todos los elementos materiales, inmateriales y de personal afectado por el contrato en las condiciones que marca el acuerdo de gestión de servicios públicos por concesión".

Una medida que, según la consejera Ana Barceló, "se toma en base uno de los pilares básicos que rige la actuación de este Gobierno y que no es otro que reforzar la sanidad pública, mejorar su calidad, eficiencia y universalidad".

Una decisión en base "a criterios de eficiencia"

El Departamento de Salud de Torrevieja forma parte de la red asistencial pública de la Comunidad Valenciana y ofrece atención sanitaria a más de 140.000 habitantes de municipios como San Fulgencio, Rojales, Formentera, Benijófar, Los Palacios, Rojales, Los Montesinos, Torremendo, San Miguel de Salinas, Pilar de la Horadad, Orihuela Costa y Torrevieja. Además, del Hospital Universitario de Torrevieja, su red de Atención Primaria engloba 10 centros de salud y 12 consultorios auxiliares.

El Gobierno valenciano asegura que su vuelta a la red pública se toma, exclusivamente, en base a criterios de eficiencia. "La inversión en mejorar la salud de los valencianos no puede estar condicionada a reducciones de costes encaminadas a la obtención de beneficios. El único criterio ha de ser el de eficiencia sanitaria a partir de la optimización de los recursos necesarios y suficientes para cubrir adecuadamente la demanda de la población", afirmaba esta semana la consellera.Una decisión que, lógicamente, en absoluto comparte el grupo sanitario que, preguntado por Vozpópuli, habla de una medida "incomprensible en el contexto de una crisis sanitaria, económica y social como la que vivimos. En medio de una pandemia mundial, se pone en riesgo la atención sanitaria de más de 140.000 ciudadanos".

Un ahorro de 45 millones de euros

Según Ribera Salud, los informes oficiales y auditorías de la propia Generalitat valenciana avalan el modelo de gestión del departamento, que cumplirá próximamente 15 años de andadura gestionado, bajo concesión administrativa, por la empresa. El pasado verano, la compañía señalaba que, aunque prolongar el contrato de colaboración público-privada en Torrevieja es decisión del gobierno valenciano, estaba dispuesta a ofrecer una inversión adicional de 40 millones de euros durante el periodo 2021-2026, lo que convertiría al departamento en el de mayor inversión por habitante de toda la Comunidad Valenciana

Entre los informes que cita el grupo sobre el éxito de su gestión está el de la Sindicatura de Cuentas en el que se destaca, entre otros aspectos, que la asistencia sanitaria integral de la población de este distrito sanitario "supone un ahorro del gasto corriente público de 45 millones al año, lo que implica un 30% de ahorro sobre el gasto medio de los hospitales de su misma categoría. Además, aluden a tener las menores listas de espera de toda la Comunidad Valenciana.

Ribera Salud asegura que ha demostrado "su compromiso con el sistema público y su eficacia en la gestión de esta pandemia, desde la compra de material a la adaptación de sus infraestructuras"

Desde el grupo sanitario reaccionan al anuncio oficial del Gobierno regional defendiendo una "colaboración público privada que ha demostrado su compromiso con el sistema público de salud y su eficacia y rapidez en la gestión de esta pandemia, desde la compra de material a la adaptación de sus infraestructuras, pasando por la protección de sus profesionales (con las tasas de contagio más bajas del sistema)".

Además, critican, el anuncio de no prórroga ha generado "incertidumbre y desasosiego entre los 1.400 profesionales sanitarios y sus familias. Y añaden: "La no toma en consideración de las repercusiones económicas y sociales que esta decisión va a provocar puede tener graves consecuencias que afecten a la adjudicación de fondos de la Unión Europea para la reconstrucción", indican desde la empresa.

"Honda preocupación" de la Fundación IDIS

En la misma línea, el Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (Fundación IDIS) ha manifestado su "honda preocupación" por una decisión sobre la que piden que "se reflexione" y piden que "se tengan en cuenta los graves perjuicios que conllevaría para la asistencia sanitaria en la zona y, de forma muy especial, para pacientes y profesionales sanitarios".

Las concesiones administrativas, indican desde IDIS, son un modelo de colaboración público-privada que implica el uso de herramientas de gestión privada en hospitales públicos, en el cual "las empresas privadas asumen los riesgos de la creación y el mantenimiento de la infraestructura". 

La fórmula está vigente en la Comunidad Valencianadesde el año 1999 y, aseguran, ha demostrado "sus bondades en términos de resultados sanitarios y de salud", A modo de ejemplo de que el modelo de Ribera Salud ha funcionado, aluden a que los datos oficiales de la comunidad muestran que las listas de espera en el Hospital de Torrevieja son menores, con 56 días de media.

El ejemplo del Hospital de Alzira

Se remiten a los antecedentes de la reversión del Hospital de La Ribera (Alzira, Valencia), también gestionado por Ribera Salud hasta 2018. Según la Fundación IDIS, esa reversión ha demostrado la "inoportunidad e inconveniencia de medidas de este tipo".

Según la Fundación IDIS, los datos corroboran que la reversión del hospital de la Ribera ha supuesto "un sobrecoste de 76 millones de euros"

Añaden que, a pesar de haber aumentado este centro hospitalario su plantilla en un 31%, continúa el colapso de las urgencias, la falta de camas en hospitalización, falta de personal en el hospital y en los centros de salud de referencia y reducciones retributivas de los profesionales. Además, aseguran, las listas de espera se han visto incrementadas considerablemente.

Según IDIS, los datos corroboran que la reversión del hospital de la Ribera ha supuesto "un sobrecoste de 76 millones de euros según informes de las concesionarias a partir de los datos oficiales disponibles". Además, en los dos últimos años se han triplicado las listas de espera según los últimos datos oficiales publicados por la Conselleria de Sanidad, critican.

También la Alianza de la Sanidad Privada Española (ASPE) ha cerrado filas con el grupo sanitario. "Las medidas de carácter ideológico que no tienen en cuenta los datos ni la satisfacción del paciente harán insostenible el Sistema de Salud de la Comunidad Valenciana”, denuncia Carlos Rus, presidente de ASPE.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba