Una de las grandes incertidumbres de nuestro proceso de desescalada es cuándo se permitirá la movilidad por toda España. Una pregunta que no tiene fácil respuesta ya que el Gobierno está siendo bastante impreciso a la hora de determinar en qué momento se producirá ese hecho. Cuando se estableció el famoso Plan de Transición hacia la Nueva Normalidad, se estableció que la principal diferencia entre la fase 3 y la "nueva normalidad" era precisamente el hecho de que en la "nueva normalidad" se permite la movilidad de personas dentro de las provincias de una misma comunidad y entre ellas, siempre y cuando todas se encontrasen en la misma fase. 

Puede que esto cambie de manera radical. En la recta final, el Gobierno se está viendo forzado a rectificar y está dando señas de que permitirá la movilidad en todo el territorio antes del fin 'oficial' de la desescalada, que para algunas comunidades autónomas, como Madrid, no está prevista hasta el mes de julio, si se respetan los plazos de 14 días por fase.

Debido a la enorme presión que ha sufrido por las comunidades autónomas, preocupadas por la necesidad de abrir el país al turismo y por los diferentes grupos parlamentarios, el Ejecutivo de Pedro Sánchez está abriendo la puerta a que una vez termine la última prórroga del estado de alarma, prevista para el 21 de julo, también acabarán las restricciones de movilidad, independientemente de las fases.

¿Cómo se explica esto? Este domingo, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció que a partir de la fase 3, serán las comunidades autónomas, y no Sanidad, las que decidan cómo gestionar el plan de desescalada. De esta manera, podrán ser ellas las que decidan cuánto tiempo permanecer en esta fase, a lo que el Gobierno "no pondrá objeción alguna", subrayó. 

Son las CC.AA las que deciden 

De esta manera, la responsabilidad sobre la gestión de la cuarentena recae sobre los presidentes autonómicos, muchos de los cuales llevaban ya semanas pidiendo que se permitiese movilidad entre las distintas provincias de una misma comunidad autónoma. No obstante, el Gobierno especificó que con la prórroga del estado de alarma mantendría el control sobre una cosa fundamental: la movilidad en aquellos territorios donde no hayan llegado a la fase 3, como es el caso de Madrid y Barcelona. 

En ningún momento concluyó que ocurriría con la movilidad entre autonomías. El giro de guión llegó este pasado lunes de mano del  ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, que en una entrevista con RTVE, declaró de manera inesperada que desde el Gobierno se estaban planteado permitir que a partir del 8 de junio, justo al comienzo de la última prórroga del estado de alarma, los habitantes que estén en comunidades de fase 3 puedan trasladarse a otras regiones que se encuentren en la misma fase.

Según afirmó ayer, el próximo 8 de junio, "ya habrá comunidades autónomas que puedan entrar en la fase 3 (...) se puede establecer un nivel de movilidad dentro de una misma comunidad autónoma o incluso entre comunidades autónomas que estén en la misma fase", apuntó. De esta manera, la mayor parte de España podrá moverse a otras comunidades, la única característica que diferenciaba a la fase 3 de la llegada a la nueva normalidad, un acelerón inesperado por parte del Gobierno.

¿Llegará el fin del confinamiento el día 21?

Por otro lado, todo apunta a que una vez finalice el estado de alarma, el Gobierno no sólo dejará todo en manos de las comunidades autónomas, sino que da por perdido el control de la movilidad. Las dos comunidades autónomas que más preocupan a Sanidad, Cataluña y la Comunidad de Madrid, entrarán -si todo va bien- en la fase 3 el lunes 22 de junio, un día antes de que finalice el estado de alarma. De esta manera, queda bajo la responsabilidad de el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso, por ejemplo, decidir si permite que los madrileños salgan de la capital a otras comunidades autónomas.

Por tanto, las declaraciones del ministro de Transporte abren la puerta a que si todas las comunidades autónomas se encuentran ya en fase 3 para cuando finalice el estado de alarma y quieren permitir la movilidad más allá de sus fronteras, puedan hacerlo. Otra cosa es que los distintos presidentes autonómicos se encuentren en la misma página llegado el momento. 

El propio Ábalos lo reconocía en esa misma entrevista con RTVE: "Si el estado de alarma finaliza sobre el 21 de junio, ya no hay un instrumento que nos permita controlar la movilidad", apuntó. Por tanto, a efectos prácticos, es como si nuestro país se 'saltase' una fase de la desescalada.

El Gobierno no aclara 

No obstante, desde el Gobierno aún no han sido nada claros con este aspecto. Este mismo martes, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, matizaba las palabras de Ábalos y ha declarado tras la celebración del Consejo de Ministros que la movilidad entre comunidades autónomas no se producirá hasta que se alcance la "nueva normalidad", considerada la fase 4. 

No obstante, al mismo tiempo, ha precisado que las autonomías pasarán a tener "gobernanza plena" en la fase 3, por lo que podrán decidir su progreso a la llamada "nueva normalidad", "momento en el que se puede dar la movilidad" entre las distintas comunidades autónomas. "Corresponde a los presidentes de las comunidades autónomas la adopción del pase a la nueva normalidad", ha subrayado.

Por otro lado, también ha señalado otro punto importante, ya que ha avanzado que el Gobierno está buscando el "instrumento jurídico más apropiado para preservar" durante la nueva normalidad "todo lo necesario" para evitar contagios. Esto podría implicar que el Ejecutivo se puede estar planteando algún tipo de medida legal para retrasar la movilidad total en toda España si bien no está concretada.  Por el momento, habrá que esperar, pero todo apunta a que una vez finalizada la sexta prórroga del Estado de alarma, quedará muy poco hasta que la movilidad completa en toda España pueda permitirse.