Las farmacias de Madrid y Murcia, las dos comunidades que lo han pedido, siguen a la espera de que el Ministerio de Sanidad dé luz verde a su petición de realizar test de antígenos en sus oficinas. De hecho, la Comunidad de Madrid urge al departamento que encabeza Salvador Illa a dar una respuesta a un documento enviado hace una semana en el que detallan cómo se haría. Por si acaso más de 1.100 farmacéuticos ya se están formando para poder realizar los test con todas las garantías. Medio millar de oficinas, de las 2.900 que hay en la región, podrían cumplir los requisitos para comenzar a hacerlos en cualquier momento.

Madrid espera con impaciencia el visto bueno de Sanidad a su petición de poder realizar esas pruebas rápidas en las oficinas de farmacia cuanto antes. De hecho, se preveía poder comenzar a realizarlos en estos mismos días. Sin embargo, según informan desde la Consejería a Vozpópuli, continúan esperando la respuesta.

El documento en el que la Comunidad detalla su plan para realizar los test en las farmacias se remitió al ministerio el pasado 27 de noviembre. Este mismo viernes, Antonio Zapatero, viceconsejero de Salud Pública y Plan Covid-19 de la región, apremiaba a Sanidad para que respondiera a ese documento y criticaba que se está "perdiendo el tiempo para intentar aumentar el nivel de cribado en Madrid".

Un plan pormenorizado

El ministro Illa se abría el pasado noviembre a la propuesta planteada por la Comunidad de Madrid para que sus farmacias puedan realizar esas pruebas rápidas. Propuesta que, antes, fue rechazada por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS). Las comunidades que quieran poner en marcha este proyecto deberán presentar un plan pormenorizado para ver cómo pretenden llevarlo a cabo.

Las farmacias, por su parte, están más que preparadas, según explican desde el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid (COFM) para comenzar a realizar las pruebas en cualquier momento. Siempre han insistido en que, precisamente, la validez de ese tipo de test es la inmediatez de los resultados (15 minutos) que permitiría que los encuentros entre familias se produjeran con seguridad

Horarios de apertura

Algunas boticas, sin embargo, se quejan de falta de información. "Se ha explicado lo que se puede explicar hasta ahora, que es lo que explicó el consejero", señalan desde el COFM a Vozpópuli en alusión a las declaraciones del titular de la Consejería de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, en el sentido, por ejemplo, de que la selección de farmacias se realizará "a través de una declaración responsable" de que cuentan con las herramientas y protocolos necesarios.

Existen, además, dos modelos: se podrán hacer los test durante el horario de apertura de las oficinas -pero siguiendo normas estrictas- o en un horario específico. Se detallan también qué espacio han de tener las farmacias, la gestión de residuos o la seguridad. Las pruebas sólo se harían a pacientes asintomáticos.

La estimación del COFM es que unas 500 oficinas de farmacia de las 2.901 que hay en Madrid podrían cumplir los requisitos (por ejemplo, por su tamaño) para realizar los test. "Todavía no hemos abierto un mail para que se apunten. Cuando lo apruebe el Ministerio comunicaremos ya si lo pueden hacer", indican. Lo que sí ha hecho el colegio es anticiparse en comenzar a formar a farmacéuticos para la realización de ese tipo de pruebas. De hecho, más de 1.100 ya se están preparando para hacerlo. De manera que, insisten, en cualquier momento pueden comenzar. 

Murcia también quiere 

Pero no sólo Madrid quiere que sus farmacias hagan test de antígenos. Murcia es otra de las comunidades que, tal como requirió el ministro Illa, ha enviado a Sanidad un plan detallado de cómo establecería un dispositivo por el que han mostrado interés. Su propuesta, por ahora, sólo contempla que pudieran hacerse estos test a funcionarios, aunque no descartan que, posteriormente, se hicieran también a la población general. El Colegio de Farmacéuticos de la Región ha puesto a disposición de la Consejería de Salud las 569 oficinas que hay en la comunidad.

Otras comunidades, sin embargo, han dado marcha atrás en su interés inicial por utilizar las boticas para hacer este tipo de test. De hecho, si a mediados del pasado noviembre, Cataluña aseguraba que su gobierno estaba trabajando con la red de farmacias catalanas para la realización de las pruebas, finalmente lo han descartado. En la misma dirección se ha pronunciado Castilla y León: no consideran que sea un asunto prioritario.

Reticencias desde los laboratorios

Desde algunos sectores sigue habiendo reticencias a que esas pruebas se hagan en las farmacias. El Consejo General de Enfermería (CGE) ya expuso claramente su oposición argumentando que no reúnen las condiciones de seguridad para garantizar la protección ni de los ciudadanos, ni del resto de clientes que acuden ni tan siquiera la de los propios trabajadores de estos establecimientos. 

"No todas las pruebas miden de la misma forma la existencia del virus, estando recomendadas para momentos diferentes de la evolución de la infección. Estas circunstancias y la situación sintomática de cada paciente deben tenerse en cuenta a la hora de decidir qué tipo de test se realiza, ya que de lo contrario se podrían obtener conclusiones erróneas relativas a la existencia o no de infección, con todo lo que de ello se deriva para las personas y la salud pública", señalaba hace apenas unos días la Asociación Nacional Empresarial del Laboratorio Clínico (ANLAC).

La asociación se ha pronunciado en diferentes ocasiones en las últimas semanas sobre este asunto. Piden que las pruebas se realicen con las máximas garantías y se anteponga la seguridad del paciente, los profesionales e instalaciones. También que se garantice la fiabilidad de los resultados.