La venta online de vitaminas infantiles se ha duplicado con respecto a 2019. Un incremento que también se ha dejado notar en otros productos de parafarmacia: cápsulas para mantener las vías respiratorias sanas, remedios naturales para las defensas o relajantes. Detrás, la inquietud de los padres en la vuelta al cole en plena segunda oleada del coronavirus. Los especialistas alertan sobre esa sobredosificación de complementos a los menores que, en algunos casos, pese a ser productos inocuos, pueden provocar reacciones alérgicas. "Es necesario llamar a la sensatez", advierte la farmacéutica Mar Santamaria. 

Santamaria es especialista de PromoFarma, plataforma online de venta de productos de salud, belleza y cuidado personal. El último informe de esta empresa indica que la venta de productos online de parafarmacia se ha disparado con respecto al mismo periodo de 2019. Además de mascarillas, geles hidroalcohólicos o termómetros, los padres buscan complementos para sus hijos ante el inicio de curso y por el miedo al contagio de la covid-19, explican desde la plataforma.

En su último informe, han observado un "importante incremento" en la adquisición de complementos a base de plantas para "fortalecer y proteger el organismo así como las cápsulas para mantener las vías respiratorias sanas". "Los datos que aportan es que la venta de vitaminas infantiles se ha duplicado con respecto a 2019 (+129%). 

Además, el informe (datos agosto 2020 versus agosto 2019), también indica que la venta de remedios naturales para dar apoyo a las defensas ha subido un 110%, así como los complementos con probióticos, en la categoría de cuidado digestivo, con un 62% de incremento de ventas. Significativo también el aumento de complementos infantiles relajantes, cuya venta ha crecido un 126% en lo que va de año en comparación con 2019, cifra que se sitúa en un 75% si se compara sólo el mes de agosto, apuntan. 

Padres desconcertados en busca de remedios

"El desconcierto que la situación ha provocado y provoca, la falta de tratamientos preventivos y la ausencia de directrices claras empuja a los padres a buscar remedios fuera de los cauces habituales (el pediatra, la enfermera de pediatría o el farmacéutico en ocasiones). Pero la búsqueda de parches –que además no han demostrado su eficacia- puede llevarnos a descuidar lo que sabemos que es eficaz (distancia, lavado de manos y mascarilla)", señala a Vozpópuli el doctor José Manuel Moreno Villares, coordinador del Comité de Nutricion y Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría (AEP).

La sobreestimulación del sistema inmune de los más pequeños puede dar pie a reacciones alérgicas, previene la farmacéutica Mar Santamaria

"Algunos estudios indican que los padres y madres suelen recurrir con bastante frecuencia a los productos naturales (complementos alimenticios: a base de plantas y/o multivitamínicos) con la finalidad de dar apoyo a la salud general y al sistema inmune. En el contexto actual, es más comprensible que nunca", señala por su parte Mar Santamaria.

Sin embargo, la propia farmacéutica lanza una alerta: se ha comenzado a detectar, por las consultas de los padres, algunos problemas derivados de la "sobredosificación de complementos a niños, lo cual puede ser contraproducente para ellos. Es necesario llamar a la sensatez, sobre todo en la población infantil". Y añade: "Con una buena prescripción es positivo para el organismo, pero la sobreestimulación del sistema inmune de los más pequeños puede dar pie a reacciones alérgicas".

Productos inocuos mientras no se abuse

En la mayoría de ocasiones estos productos son inocuos pero, desde la Asociación Española de Pediatría, recuerdan que algunas vitaminas "se acumulan en el organismo y pueden llegar a causar toxicidad. Sobre todo las liposolubles, en especial la A y la D. ¡Ojo con usar indiscriminadamente suplementos cuando no se necesiten!", previene el doctor Moreno Villares.

Mar Santamaria pone ejemplos de reacciones alérgicas a este tipo de suplementos: cuando se usan extractos de plantas con efecto inmunomodulador o de apoyo al sistema inmune (cita la equinácea) se debe tener algunas precauciones, aunque estén dentro de productos del tipo complementos alimenticios (no medicamentos)". Su uso, abunda, estaría contraindicado en caso de padecer una enfermedad o seguir tratamiento relacionado con el sistema inmunitario (enfermedades autoinmunes, inmunodeficiencias...).

"En caso de pacientes atópicos, habrá que consultar antes con su médico. Se han descrito reacciones alérgicas en algunos pacientes atópicos o asmáticos, por lo que hay que tener precaución. También pueden aparecer casos de hipersensibilidad (con reacción alérgica) si existe previamente dicha sensibilidad en relación a otras plantas de la familia de las "compuestas" (caléndula, árnica...) ya que la equinácea pertenece a esta familia", detalla la farmacéutica.

Una dieta equilibrada y descanso

Una dieta equilibrada –con alimentos frescos en contraposición a los ultra procesados- y un descanso adecuado, son los pilares básicos para el bienestar de los niños, añade la farmacéutica Mar Santamaría quien, insiste, sólo se debe recurrir a los complementos alimenticios en caso de carencias concretas y siempre con el asesoramiento de un profesional sanitario.

"Huir de remedios mágicos, mantener la calma y trasmitir a nuestros niños esa calma necesaria para que críen bien", señala el pediatra José Manuel Moreno 

Según el doctor Moreno Villares, este tipo de suplementos aportan "muy poco" a quien no los necesita. "Es decir, sólo los niños con situaciones carenciales (y eso lo va a determinar su pediatra) se pueden beneficiar de su uso (por ejemplo hierro en caso de anemia o de deficiencia de hierro). El sistema inmune no se fortalecer porque demos un determinado suplemento o no, sino a través de una dieta variada con muchas frutas y verduras, actividad sobre todo al aire libre y suficiente descanso", coincide con la farmacéutica. 

En el caso de las vitaminas, el doctor Moreno Villares explica que "sólo hay algunos estudios epidemiológicos que correlacionan los niveles de vitamina D y la menor incidencia de infecciones respiratorias, y también que la suplementación disminuye el riesgo en poblaciones con deficiencia en vitamina D. Pero no se ha demostrado que en individuos sanos (incluyendo niños) eso sea cierto". A modo de colofón el médico desliza un consejo: "Huir de remedios mágicos, mantener la calma y trasmitir a nuestros niños esa calma necesaria para que críen bien".