La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) ha aprobado este lunes un nuevo tratamiento contra el Alzheimer, el primero desde 2003. Una decisión que, sin embargo, está siendo cuestionada por algunos miembros de la comunidad científica, que dudan la eficacia del fármaco.

La FDA reconoce en un comunicado que la presentación de Aducanumab, el medicamento del laboratorio Biogen, "dejaba incertidumbres residuales con respecto al beneficio clínico", pero asegura que "los beneficios superan a los riesgos" de la terapia.

A pesar de las objeciones de un panel de expertos independientes que convocó en noviembre, según informan medios estadounidenses, la FDA otorgó finalmente la autorización de comercialización del medicamento. Esos asesores revisaron los datos clínicos de Biogen y concluyeron que no había pruebas suficientes de que el tratamiento tuviera beneficios significativos para los pacientes. Argumentaron, por tanto, que el medicamento no debería ser aprobado, al igual que muchos expertos externos. Otros, en cambio, vieron suficiente evidencia de eficacia y una necesidad desesperada de nuevos tratamientos.

La aprobación de este fármaco se ha acelerado porque, según explica la FDA, proporciona un "significativo avance terapéutico" en comparación con otros tratamientos al reducir las placas "beta amiloide" en el cerebro, que son un signo de la enfermedad, y considera por tanto "razonable" prever un beneficio importante para los enfermos de Alzheimer

"Este momento histórico es la culminación de más de una década de investigación pionera en el complejo campo de la enfermedad de Alzheimer", ha explicado por su parte el director ejecutivo de Biogen, Michel Vounatsos, en un comunicado. "Creemos que este medicamento, el primero en su clase, transformará el tratamiento de las personas que viven con la enfermedad de Alzheimer y provocará una innovación continua en los próximos años".