La Unidad de Terapias Funcionales del Niño Jesús es el lugar donde los pequeños con enfermedades crónicas complejas reciben su fisioterapia, logopedia o terapia ocupacional. Unas sesiones que, a falta de tratamientos curativos, mejoran su calidad de vida y, en muchos casos, les permiten tener una mejor movilidad e incluso aprender y poder caminar.

Cada año, los profesionales del Hospital Infantil Universitario Niño Jesús imparten en esta unidad 10.000 sesiones de las distintas terapias a niños de toda España, algunos de ellos con largos ingresos hospitalarios.

Para optimizar el espacio actual, la Fundación Mutua Madrileña se ha comprometido con el hospital madrileño a financiar un proyecto de reforma de la Unidad de Terapias Funcionales donde se ganará espacio fomentando los espacios con luz natural, abiertos, accesibles. Además, contará con una zona lúdica-terapéutica donde el juego, las terapias, el ejercicio y la tecnología irán de la mano para atender a pacientes con enfermedades crónicas complejas.

El acuerdo de colaboración firmado por ambas entidades ha dado el pistoletazo de salida a estas obras que se prolongarán durante varios meses sin que ello perjudique la asistencia de los menores en el tiempo que duren los trabajos de reforma y con el objetivo de que la remodelación del espacio repercuta en la eficacia de las terapias realizadas. El proyecto busca mejorar la calidad del servicio siempre con la intención de humanizar los procesos en todos los sentidos.

Habrá también una zona específica destinada a la Unidad de Investigación con el fin de trasladar la evidencia científica a la práctica clínica

Luz natural, techos altos, vegetación e incluso toboganes están proyectados para conseguir que el entorno impacte directamente en la forma en la que se trabaja con los niños y niñas de la Unidad, propiciando un entorno más amigable y cercano que facilite la efectividad de los tratamientos. Habrá también un espacio específico para la Unidad de Investigación con el fin de trasladar la evidencia científica a la práctica clínica y se crearán salas por temáticas terapéuticas con un nuevo acceso, con una sala de espera acristalada, hall a doble altura y espacios luminosos y funcionales.

En definitiva, con la reforma arquitectónica la nueva unidad pretende fortalecer la relación y participación entre investigadores, profesionales, familias y pacientes, muchos de los cuales pasan varios años en el hospital recibiendo esas terapias.

César Gómez, gerente del Hospital Niño Jesús y Lorenzo Cooklin, director gral Fundación Mutua

Proyecto de rehabilitación

Con este proyecto de rehabilitación, la Fundación Mutua Madrileña quiere dejar su impronta en este hospital infantil de referencia para enfermedades raras y cerrará el círculo iniciado con el apoyo a la investigación médica, reforzado con las ayudas a la rehabilitación de niños afectados por enfermedades raras que lleva a cabo con FEDER (Federación Española de Enfermedades Raras) a través del Programa Impulso.

Un compromiso que ahora completa con la mejora de la intervención terapéutica hospitalaria a estos pequeños con patologías crónicas complejas.