Sanidad

España inicia la 'desescalada' sin que el Gobierno aclare cómo avanzar de una fase a otra

Incertidumbre ante la falta de criterios concretos por parte del Ejecutivo para autorizar que los territorios puedan relajar las restricciones impuestas para frenar la pandemia del coronavirus

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez,  y el ministro de Sanidad, Salvador Illa, durante su reunión con el comité científico de la covid-19.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el ministro de Sanidad, Salvador Illa, durante su reunión con el comité científico de la covid-19. Moncloa

España avanza en la reducción de las restricciones frente al 'coronavirus' con criterios abiertos que dejan un amplio margen de discrecionalidad al Ministerio de Sanidad para autorizar qué territorios pueden pasar a una nueva fase del plan de cuatro etapas elaborado por el Gobierno. El Ejecutivo no ha fijado aún números cerrados o valores de referencia a partir de los cuales las provincias u otras demarcaciones podrán cambiar de escenario. Será el departamento que dirige Salvador Illa quien analice una por una las propuestas que le vayan remitiendo las comunidades autónomas y decida finalmente a quiénes les da el visto bueno. 

Hasta ahora, el único requisito numérico imprescindible establecido por una orden ministerial publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE) es que los servicios regionales de salud "dispongan o tengan acceso o capacidad de instalar en el plazo máximo de cinco días" entre 1,5 y 2 camas de Cuidados Intensivos y entre 37 y 40 camas para enfermos agudos por cada 10.000 habitantes. El resto de parámetros quedan al albur del Gobierno central y de la negociación con los departamentos regionales, a pesar de que Pero Sánchez aseguró que serían "públicos". 

La orden se limita a establecer los parámetros que Sanidad se encargará de revisar para dar luz verde al cambio de escenario. Sin embargo, no profundiza en ninguno de ellos. El plan de 'desescalada' incluye un 'panel de indicadores integral' en el que se enumeran los factores a tener en cuenta, pero no detalla qué cifras, porcentajes, umbrales o valores han de cumplirse para poder dar el 'salto'. 

En una guía de 'preguntas frecuentes' el Gobierno dice que en el documento antes citado sólo se recoge "las fuentes de información de las que se extraen estos indicadores" epidemiológicos, de movilidad y económico-sociales "que permitirán evaluar, en conjunto, de forma cuantitativa y cualitativa, la situación de cada territorio en relación con la desescalada". 

Aunque después de ocho semanas de estado de alarma, aún "se está trabajando con las comunidades autónomas en la forma más eficaz de recopilar los datos y en la necesidad de establecer umbrales y en qué valores deberían fijarse", reconoce el propio Ejecutivo. Hasta ahora, la recopilación de datos sobre contagiados y fallecidos en las 17 comunidades ha supuesto un verdadero quebradero de cabeza por la disparidad de criterios, lo que ha obligado a Sanidad a cambiar varias veces la forma de ofrecer las cifras.

Se está trabajando con las comunidades autónomas en la forma más eficaz de recopilar los datos y en la necesidad de establecer umbrales y en qué valores deberían fijarse"

De momento, todo el territorio nacional sigue en fase 0 salvo las islas de Formentera, El Hierro, La Graciosa y La Gomera. A partir del 11 mayo, Sanidad estudiará qué territorios pueden pasar a la fase 1. Las comunidades donde hay sitios que quieran avanzar, deberán remitir una propuesta a Sanidad antes del día 6. En lo sucesivo, deberán enviar esa petición con una semana de antelación a la fecha en que se pretenda cambiar de fase.  

Sanidad pide a las regiones que incluyan una introducción sobre la fase en la que se encuentran y la que quieren alcanzar, con un análisis de las capacidades de su sistema sanitario y de los diferentes indicadores que permitan evaluar el avance de la pandemia. Asimismo, les solicita que incluyan un análisis de riesgos y que describan los mecanismos previstos para reducir la posible transmisión en la población y la fecha tentativa de su entrada en vigor. 

La evaluación se realizará, indica la orden, tomando como referencia las "capacidades estratégicas disponibles en el sistema sanitario en sistemas de alerta precoz y vigilancia epidemiológica; identificación y contención rápida de fuentes de contagio; capacidad de aislamiento y control de las fuentes de contagio confirmadas y potenciales". 

Todo ello se abordará también en reuniones bilaterales de carácter técnico y político con las distintas regiones antes de tomar la decisión final. En caso de no haber propuestas, será el Ejecutivo quien hará una propia y la decisión final será de obligada ejecución para los gobiernos regionales. 

Acepta que no sean sólo las provincias

Respecto a las zonas en las que se podrá avanzar de escenario, el Gobierno ha terminado cediendo a las presiones de diferentes comunidades y no empleará sólo la provincia o la isla como unidad de referencia para autorizar los cambios de fase, sino que podrán emplearse otras demarcaciones territoriales. 

Se requiere, eso sí, que las propuestas regionales expongan de manera motivada "las razones por las que se considera que el territorio en cuestión tiene unas condiciones de homogeneidad que aconsejan un tratamiento común del mismo y diferenciado del resto de la provincia o de la comunidad autónoma".

También deberán demostrar "las garantías de movilidad y aislamiento que se aplicarían en ese territorio respecto al resto de la provincia o de la comunidad autónoma". Asimismo, las propuestas remitidas "harán constar las consultas realizadas a las entidades locales en cuyo territorio se haya propuesto un ámbito de aplicación diferenciado".

La Generalitat de Cataluña ya ha anunciado este mismo domingo que el ministro Illa ha aceptado que en esa región se empleen las denominadas áreas sanitarias como escala de referencia, que agrupan a varios municipios. La vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, negó que ese extremo esté cerrado. Desde el PNV, los nacionalistas vascos también presionan a Sánchez para tener más autonomía para gestionar el proceso progresivo de vuelta a la normalidad.

Muchos otros dirigentes regionales, incluso del PSOE, también se levantaron en contra del criterio provincial. Y así se lo han hecho ver a Sánchez desde Emiliano García-Page (Castilla-La Mancha) hasta Alberto Núñez Feijóo (Galicia), Alfonso Fernández Mañueco (Castilla y León) o Javier Lambán (Aragón) en la conferencia de presidentes telemática celebrada este domingo.

Respecto al personal sanitario, el departamento de Illa no fija una cifra o porcentaje mínimo, sino que recomienda que las comunidades mantengan durante el proceso de 'desescalada' el mismo número de profesionales con el que contaban durante los momentos "álgidos" de la pandemia. En este sentido, menciona la necesidad de reorganizar y reforzar las áreas de atención primaria y salud pública. 

Guia by Vozpopuli on Scribd

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba