Sanitatem

Consumo pone orden en las mascarillas de tela que ya prohíben algunos hospitales

Una orden ministerial definirá y regulará estos productos no sanitarios; "es un tema que nos preocupa, hay mucha confusión sobre su uso y eficacia", dice la OCU

Una tienda de mascarillas en Madrid
Una tienda de mascarillas en Madrid

El Ministerio de Consumo quiere poner orden en la venta de las mascarillas higiénicas, las que se recomiendan a personas sanas. En el ojo del huracán, las de tela reutilizables. Productos no sanitarios que, en muchas ocasiones, no se ajustan a los requisitos mínimos de protección facial. De hecho, en los últimos días, son varios los hospitales y centros de salud de diferentes comunidades que han prohibido el acceso a sus instalaciones con este tipo de mascarillas. "Hay mucha confusión sobre su uso y eficacia", advierten desde la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU). 

Ha sido uno de los negocios surgidos al calor de la pandemia. La venta de mascarillas higiénicas de tela reutilizables. No son productos sanitarios, recuerdan desde el Ministerio de Sanidad. Han copado los escaparates de las tiendas -y no sólo textiles- o de los mercadillos, con un enorme abanico de colores y estampados. Desde las más sofisticados hasta los más burdos, con bandera o sin bandera, con anagramas, insignias o leyendas. 

Reutilizables o de un sólo uso

Las mascarillas higiénicas son un complemento a las medidas de distanciamiento físico e higiene. Cubren boca, nariz y barbilla y están provistas de un arnés que rodea la cabeza o se sujeta en las orejas. Están compuestas por una o varias capas de material textil y pueden ser reutilizables o de un solo uso (las azules que venden en numerosos establecimientos y cuyo uso se recomienda no se prolongue más de cuatro horas). Las de tela son lavables y reutilizables. 

El problema es que muchos de esos protectores faciales, más allá de lo estético, no cumplen unos requisitos mínimos. Tanto es así, que Consumo se ha visto obligado a poner orden. En los últimos días, ha habido varios centros sanitarios, tanto hospitales como centros de salud, que ya prohíben la entrada con este tipo de mascarillas.

Los hospitales, zonas de alto riesgo

El Servicio Vasco de Salud fue el primero en prohibir las mascarillas de tela en los hospitales y los centros de salud de Guipúzcoa y Vizcaya. Otras comunidades, como Valencia, Castilla y León, Asturias, Galicia, Canarias o Navarra han seguido su estela. 

"El personal sanitario no tiene forma de saber si la mascarilla textil está convenientemente certificada o ha sido lavada en las debidas condiciones", advierten desde la OCU

"Un hospital es una zona de alto riesgo, así que cualquier tipo de control que ayude a prevenir el contagio es bienvenida, siempre y cuando se facilite de forma gratuita al consumidor una mascarilla homologada a la entrada. Y es que el personal sanitario no tiene forma de saber si la mascarilla textil con la que entra un particular al centro de salud está convenientemente certificada o ha sido lavada en las debidas condiciones", señalan desde la OCU

"La iniciativa de Consumo nos parece positiva. Actualmente hay mucha confusión sobre el uso y la eficacia real de las mascarillas higiénicas reutilizables de tela. A nosotros es un tema que nos preocupa mucho también. Estamos estudiando la mejor forma de valorar la eficacia real de las mascarillas textiles así como su forma ideal de lavado", añaden desde la organización de consumidores a Vozpópuli.

Ampliar los requisitos de etiquetado

Según han informado este martes desde Consumo, el Ministerio ha iniciado el procedimiento para "reforzar la regulación en el comercio de las mascarillas higiénicas, también denominadas cobertores faciales comunitarios". El Ministerio ya ha remitido a consulta pública el texto para ampliar los requisitos de "etiquetado, publicidad y control de estos productos con el fin de garantizar que la población sea consciente de su finalidad y características". 

La regulación se hará a través de una orden ministerial, indican, con base en la potestad del departamento para dictar reglamentos sobre etiquetado de productos recogido en la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios, aprobada por Real Decreto Legislativo 1/2007, de 16 de noviembre (LGDCU).

La orden se refieren todas las mascarillas que no sean quirúrgicas -recomendadas para pacientes positivos y población de riesgo- o los equipos de protección individual (EPI), las que utilizan los sanitarios

La normativa de Consumo estará una vez concluya ese procedimiento de consulta, que dura 15 días. Por el momento, sin fecha concreta, indican a Vozpópuli desde Consumo que se remite a una reciente advertencia de la Comisión Europea. La regulación actual hace que, en determinadas ocasiones, prosiguen, las indicaciones, formas de presentación o referencias a equivalencias "estén dando lugar a malentendidos sobre el tipo de mascarilla que se está adquiriendo". Apuestan por un texto normativo que defina el concepto de 'mascarilla higiénica' o 'cobertor facial comunitario', como primer paso para endurecer la regulación de este producto.

Expedientes sancionadores

Lo que pretende el Gobierno es reforzar los requisitos de etiquetado de estos productos, incidiendo sobre "la veracidad de las características que indiquen información sobre lavados y pérdida de eficacia". Asimismo, advierten, se "prohibirá la utilización de inscripciones, signos, anagramas, dibujos o indicaciones que puedan dar lugar a engaño sobre el tipo de mascarilla que el consumidor está adquiriendo".

El ministerio también quiere regular la utilización e información del comercio de los filtros que son utilizados a modo de consumibles y que son intercambiables.

Además, el ministerio también quiere regular la utilización e información del comercio de los filtros que son utilizados a modo de consumibles y que son intercambiables. "Estos pueden comercializarse separadamente de las mascarillas higiénicas, aspecto que actualmente tampoco tiene una normativa específica", añaden. 

Expedientes sancionadores

Consumo establecerá como infracción el incumplimiento de las normas relativas a etiquetado, envasado y publicidad de las mascarillas higiénicas. De acuerdo con su normativa autonómica, las comunidades podrán iniciar expedientes sancionadores contra las compañías que comercialicen este tipo de mascarillas sin respetar las normas de etiquetado y retirar de la circulación los productos.

Por su parte, la OCU recuerda, también, que las mascarillas KN95 dejarán de venderse en toda España el 31 de diciembre. La autorización temporal otorgada por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo para comercializar las mascarillas autofiltrantes que se consideran equivalentes a la FFP2 finalizaba el 30 de septiembre, pero se ha prorrogado hasta finales de año para poder dar salida a todo el stock que quedaba pendiente. A partir de esa fecha, solo podrán venderse en España las mascarillas autofiltrantes que tengan el marcado CE en regla.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba