Colea la polémica por la insólita imagen del pasado domingo con los vocales y presidentes de las mesas electorales en Cataluña ataviados con trajes EPI para protegerse en la hora recomendada por la Generalitat para el voto de las personas positivas de coronavirus o los contactos estrechos. Ante las críticas por la celebración de unos comicios en plena pandemia y lo inusual por el uso de los equipos de protección, el Sindicato Médico Catalán (SIMECAT) defiende que "fue lo correcto".

Así lo asegura su secretario general, Alex Ramos, "si tú promueves que gente potencialmente infectada vaya a votar, tienes que estar como cuando en un hospital atiendes a un paciente". Es una imagen que quedará para la historia: los integrantes de las mesas en las elecciones catalanas ataviándose con equipos de protección individual para la franja horaria en la que acudieron los votantes positivos o los contactos estrechos.

Pasada la jornada electoral, Vozpópuli ha pedido al secretario general de SIMECAT una valoración sobre esa fotografía tan atípica. Ramos no tiene dudas: "¿Cómo iban a estar desprotegidos? Tenían que estarlo. Ya que se decidió dar esa hora para que fueran a votar, quienes les atendían tenían que ir como un médico o una enfermera que están atendiendo a un paciente positivo".

Críticas por el uso de EPIs

Este mismo lunes, el enfermero Héctor Castiñeira, muy popular en redes sociales bajo el perfil de 'Enfermera Saturada', criticaba la falta de material sanitario para los familiares en las despedidas en los hospitales frente al contingente de EPIs de los que se dispuso en las elecciones autonómicas. Antes, otros sanitarios ponían en duda la inutilidad de la medida al tiempo que, durante semanas, se cuestionaba la idoneidad de celebrar una cita en las urnas en la tercera ola de la pandemia.

Medidas razonables

Un debate que, para el doctor Alex Ramos, es normal. "Estoy de acuerdo que el 14 de febrero era un poco forzado con las cifras epidemiológicas que teníamos de covid. Me hubiera parecido bien no celebrarlo ahora, esperar a pasar la tercera ola pero, en cualquier caso, celebrar los comicios antes de Semana Santa porque después, con el movimiento social, sabemos a que nos arriesgábamos con una nueva ola de contagio".

Dicho esto, el secretario general de SIMECAT defiende que las medidas de seguridad sanitaria fueron "bastante razonables". En cuanto al dilema de si "no nos dejan ver a los familiares y ahora los políticos nos han dejado ir a votar", Ramos asegura que es normal y comprende el discurso. Pero, matiza, en la actualidad, y así lo confirman a Vozpópuli fuentes hospitalarias, sí se está permitiendo las despedidas en los hospitales a los familiares (algo que no sucedió en la primera ola por la abrumadora cifra de contagios y muertes). Y éstos deben ir con los correspondientes trajes de protección.

"Se está dejando despedir a la gente, no como al principio, que sabemos que la gente murió sola, aquello que fue tan trágico. Pero ahora hemos aprendido y de manera progresiva se ha ido evolucionando. En cualquier caso, insisto, hubiera estado de acuerdo en postergar las elecciones hasta final de marzo y, también, es normal el debate porque el tema tiene su controversia, pero creo que no hay que mezclarlo todo".

Alex Ramos pide que se de un tiempo de "dos o tres semanas" para saber si hay un repunte de contagios en la comunidad por el voto de personas positivas, una cantidad de personas que dice fue "ínfima"

Alex Ramos pide que se de un tiempo de "dos o tres semanas" para saber si, efectivamente, hay un repunte de los contagios en la comunidad por el voto de personas positivas y contactos, una cantidad de personas que, por otro lado, dice, fue "ínfima". El representante del Sindicato Médico Catalán asegura que habría que saber cuánta gente votó de 19 a 20, el tramo estipulado para que acudieran las personas infectadas.

"Creo que se han tomado bastantes medidas. En realidad, se podía ir a votar con amplitud, ventilación y rápido. Yo nunca había votado de manera tan cómoda. Si siempre estuviéramos tan centrados en el tema, no iríamos dando estos tumbos de subir y bajar en incidencia", añade-.

Precariedad en Atención Primaria

Precisamente sobre la situación sanitaria en la comunidad, Ramos incide sobre la falta de refuerzo en Atención Primaria. "Si ahora hay un 15% del presupuesto de salud destinado a este nivel, tendría que ser mínimo el 25%", indica. Su sindicato ha vuelto a denunciar la "precariedad escandalosa" del sistema catalán, poniendo el acento en el seguimiento de los contactos de casos covid.

En ese sentido, aseguran que hay zonas de Cataluña en las que el sistema de rastreo se realiza "con un retraso significativo e, incluso, se para el fin de semana; de esta manera, los ciudadanos deben esperar entre dos y tres días aislados en una habitación hasta que se les realice una PCR y uno ó dos hasta tener el resultado".

Además, subrayan que la mayoría de Centros de Atención Primaria (CAPs) siguen sin ver a los pacientes y los que lo hacen es en un horario muy restringido. Se habían prometido “barracones” en los que atender a los pacientes sospechosos de coronavirus, continúan y, en cambio, se están "instalando con cuentagotas".