La "megacompra" sanitaria por 2.500 millones de euros que Salvador Illa anunció a bombo y platillo no ha convencido en Madrid. La comunidad que gobierna Isabel Díaz Ayuso ha licitado su propio "megacontrato" por mil millones de euros para adquirir los productos sanitarios que permitan tener a Madrid una reserva estratégica de 8 semanas frente a la covid. Según ha podido saber Vozpópuli por fuentes cercanas a la Consejería de Sanidad, Madrid plantea trabajar ya con su megacontrato desde marzo.

Las dos justificaciones del Gobierno de Ayuso para poner en marcha este acuerdo marco al margen de sanidad son, según dichas fuentes, la "falta de productos sanitarios importantes" en el acuerdo marco de Sanidad y "la necesidad de recoger la opinión de los especialistas en Medicina Preventiva".

Madrid se ha puesto en contacto con los jefes del Servicio de Salud Pública de los principales hospitales de Madrid para recoger su opinión sobre qué material se utiliza más ante la covid. Los pliegos técnicos han sido elaborados por los profesionales de los Servicios de Prevención que conforman el Grupo de Trabajo EPIs constituidos en 2020 para asesorar a la Subdireccion General de Contratación.

El presupuesto estimado de la compra es de 498.815.500 euros sin IVA, con opción de prórroga el año próximo hasta alcanzar los 997.631.000 euros. A la licitación del contrato se han presentado 95 empresas, "4 extranjeras y el resto españolas". El 3 de febrero se celebró la Mesa administrativa. Las próximas previstas a lo largo del mes buscarán revisar las subsanaciones de la documentación administrativa y analizar los aspectos económicos de las propuestas. La propia Consejería de Sanidad cuenta con poder adjudicar contratos en marzo, tal y como se señala en un documento interno al que ha tenido acceso este diario.

Catorce lotes

Los mil millones de euros de Madrid se destinarán a 14 lotes de productos contra la covid. De estos 14 lotes, la mitad corresponde a productos que no están incluidos en el acuerdo marco de la era Illa. Se trata de los siguientes productos:

  • Media máscara de protección respiratoria: 500 unidades.
  • Filtros P2/P3: 1.000 unidades.
  • Pantalla de protección facial con adaptador frontal: 800.000 unidades.
  • Mono/Buzo completo de protección alta impermeable clasificación 3B-4B: 5.000.000 de unidades.
  • Mono/Buzo completo de protección resistente a líquidos clasificación 5B-6B: 3.000.000 de unidades.
  • Capuz de protección sin visor: 100.000 unidades.
  • Cubrecalzado de seguridad con longitud hasta la rodilla: 250.000 unidades.

Al margen de estos productos, hay otros 7 lotes licitados que coinciden con los productos de Sanidad, alguno con ligeras diferencias en las especificaciones técnicas. Es el caso de los guantes de protección de nitrilo sin polvo de puño largo, de los que se van a adquirir 200 millones. El resto de los lotes los componen:

  • Mascarilla de protección respiratoria FFP3 sin válvula: 4.000.000 de unidades.
  • Mascarilla de protección respiratoria nivel FFP2 sin válvula: 35.000.000 de unidades.
  • Gafas de protección ocular de montura integral sin ventilación (estancas): 500.000 unidades.
  • Gafas de protección universal con protección lateral: 500.000 unidades.
  • Bata de protección alta impermeable clasificación 3B-4B: 15.000.000 de unidades.
  • Bata de protección resistente a líquidos clasificación 5B-6B: 11.000.000 de unidades.
  • Guantes de protección de nitrilo sin polvo de puño estándar: 250.000.000 de unidades.

Ayuso reclama urgencia

Para todos estos suministros se establece en los pliegos un plazo de entrega de 24 horas como máximo para pedidos urgentes. En cuanto a los pedidos programados, se ha establecido que el pedido se realice en un plazo no superior a 3 días naturales, computables desde que se curse y se envíe el pedido. También se ha establecido una entrega de muestras para su valoración por parte de técnicos de prevención de riesgos laborales. Junto a estos técnicos, los preventivistas del Grupo de Trabajo EPIS comprobarán que los productos cumplen los requisitos de calidad.

Estas adquisiciones, sin embargo, no implican la retirada de la Comunidad de Madrid del acuerdo marco de Ingesa. También obtendrán material del megacontrato de Illa, del que planten obtener productos por 200 millones de euros. La inversión en material sanitario de Madrid para su reserva estratégica contra la covid será de 700 millones de euros, pudiendo ascender a 1.200 millones el año próximo si se prorrogan las compras.