Primero fueron los dentistas. Ahora, son otros colectivos los que, en los últimos días, han dejado ver su recelo a la hora de recibir la vacuna de AstraZeneca frente a la covid-19. Es el caso de los policías locales que han pedido al Ministerio de Sanidad que les administren otras inyecciones. Argumentan, por un lado, la efectividad de la inmunización de la farmacéutica británica y, por otro, sus efectos secundarios que, aseguran, están causando bajas entre los agentes.

Colectivos considerados esenciales que, como militares, policías, profesores, personal de emergencias o sanitarios que aún no habían sido vacunados -en España esta vacuna sólo se administra a menores de 55 años-, reciben en estos días su dosis de la vacuna de AstraZeneca, con una eficacia del 70% frente al coronavirus frente al 95% de las de Pfizer o Moderna.

La Confederación de Seguridad Local y Autonómica se queja de que es "la que menos porcentaje de protección da y la que más efectos secundarios produce sobre los vacunados".

Es uno de los argumentos esgrimidos por la Confederación de Seguridad Local y Autonómica (CSLA) que, el pasado 20 de febrero, enviaba un escrito a la ministra de Sanidad, Carolina Darias, solicitando que se suspendiera la vacunación con AstraZeneca a los agentes de las fuerzas y cuerpos de seguridad. Aseguraban que les "llamaba la atención" que se les administrase esta vacuna por ser "la que menos porcentaje de protección da y la que más efectos secundarios produce sobre los vacunados".

Cefaleas o fiebre alta

La organización, que agrupa a un colectivo de más de 100.000 policías locales y autonómicos en todo el país, citaba el caso de Francia, donde, indican, han tenido que suspender la vacunación entre el colectivo de riesgo, policías y sanitarios, porque, al 25% de los inmunizados, les está provocando efectos secundarios como síntomas gripales muy fuertes, cefaleas o fiebres altas.

"Teniendo que coger la baja médica y estar más de tres días sin poder trabajar", continúan. Pero, desde la CSLA, añaden que no hace falta irse a Francia para saber "cómo está afectando a este grupo poblacional". Así, se remiten al inicio de la inmunización con esta dosis a los Mossos d’Esquadra en Cataluña y añaden que "está provocando los mismos efectos que en Francia y con el mismo porcentaje de bajas médicas".

Efectividad de AstraZeneca

Desde organizaciones como la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) indican a Vozpópuli que no tienen constancia de que haya colectivos que rechacen estas dosis, al menos en el caso de los docentes, que en estos días se están vacunando en diferentes puntos de España.

En la misma dirección se pronuncia el Sindicato Unificado de Policía (SUP), también consultado por este periódico. Admiten que puede haber parte de los policías que tienen algo de recelo hacia esta vacuna, pero que se trata de casos minoritarios.

Desde el Sindicato Unificado de Policía rechazan entrar en el debate de si es mejor o peor vacuna, habiendo tanta gente deseando inmunizarse en España

Desde el País Vasco, el portavoz desde el SUP en esta comunidad, considera que no es un debate en el que se deba entrar estando tantas personas esperando para inmunizarse en España. Les preocupa, eso sí, cuándo se vacunará a sus compañeros mayores de 55 años.

Por ahora, aclaran, no están recibiendo las dosis de AstraZeneca tampoco los menores de esa edad. Sí les han pedido los listados, que en estos días están confeccionando, para saber cuántas personas estarían en situación de ponérsela. Eso sí, se quejan de que, sin embargo, ya se ha completado la vacunación en el caso de sus compañeros de la Ertzaintza, la policía autonómica vasca, y critican por qué no se les ha vacunado al mismo tiempo.

Casos puntuales

Vozpópuli ha trasladado la misma pregunta al Consejo General de Colegios Farmacéuticos. ¿Se están dando casos de personal de oficinas de farmacia que estén rechazando esta dosis? De darse algún caso, indican, es concreto. La preocupación que tienen en este momento, la misma que trasladan desde el SUP, pasa por el comienzo de la inmunización de los mayores de 55 años.

Según la última actualización - ya la cuarta- de la Estrategia de Vacunación frente al coronavirus en España, publicada el pasado viernes, a las personas incluidas en este tramo de edad les correspondería vacunarse con las inyecciones de Pfizer o Moderna, según los distintos grupos contemplados.

Los dentistas, los primeros

El primer colectivo sanitario que abiertamente rechazó la vacunación con AstraZeneca, fueron los dentistas, según avanzó Vozpópuli. En conversación con este diario el doctor Óscar Castro, presidente del Consejo General de Dentistas, precisaba que, junto a higienistas dentales y otro personal sanitario que atiende a pacientes sin mascarilla y durante un tiempo superior a 15 minutos, están en el Grupo 3A y les toca inmunizarse, también, con las dosis de Moderna y Pfizer.

Pero, además, el doctor Castro, reclamaba su derecho a recibir esas vacunas por ser, apuntaba, las más efectivas. "Las de AstraZeneca tienen una probabilidad de inmunidad en torno al 70%, frente a las otras que están en más del 95%. Como sanitario quiero que nos administren las de máxima fiabilidad e inmunidad", indicaba.

Alemania cambia de parecer

Este pasado fin de semana se conocía que la Comisión Permanente para la Vacunación en Alemania cambiará la recomendación que limitaba el uso de esta vacuna a menores de 65 años, según anunció el jefe del organismo, Thomas Mertens. La recomendación había causado problemas en la aceptación de esa vacuna en el país.

"Nosotros nunca criticamos la vacuna, sólo criticamos que no hubiera datos suficientes sobre su eficacia en mayores de 65 años. La vacuna es buena y los nuevos datos permiten ahora una valoración mejor", indicó.