Sanitatem

El Gobierno se inventa una fase 0,5 para calmar las críticas en Madrid

El Ministerio de Sanidad se reúne esta tarde con el gobierno regional, que insiste en que cumple todos los criterios para avanzar hacia la fase 1 tanto a nivel asistencial como en la capacidad de hacer PCR

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, tras la reunión del Comité de seguimiento del coronavirus.
El ministro de Sanidad, Salvador Illa, tras la reunión del Comité de seguimiento del coronavirus. Eduardo Parra / Europa Press

Desconcierto en la Comunidad de Madrid. Horas antes de una nueva reunión con los técnicos, el Ministerio de Sanidad ha puesto sobre la mesa que Madrid pase a una fase intermedia (denominada 0,5), similar a la que la Generalitat de Cataluña ha solicitado para Barcelona, en lugar de avanzar a la fase 1 que solicita el Gobierno que preside Isabel Díaz Ayuso.

Una decisión que fuentes de la Consejería de Sanidad consideran "discrecional" y que no obedece a razones técnicas. El gobierno regional piensa que su situación nada tiene que ver con la de Barcelona e insiste en que Madrid cumple con los requisitos para avanzar de fase. 

Según ha podido saber Vozpópuli de fuentes del Gobierno regional, ayer jueves se mantuvo una reunión bilateral en la que el Ministerio de Sanidad insistió en que "no ve el pase" de la Comunidad de Madrid a la fase 1, "pero tampoco esgrimieron una razón técnica". 

Los técnicos de Salud Pública del Ministerio solicitaron a la Comunidad una ampliación de los datos epidemiológicos que aportaron los técnicos del Gobierno regional. El departamento que dirige Salvador Illa emplazó a la Comunidad a una nueva reunión que se celebrará esta misma tarde.

Por el camino, y antes de esa reunión, Sanidad ha deslizado su intención de que Madrid, en lugar de avanzar a la fase 1, quede en el limbo en una fase intermedia, denominada fase 0,5. Sin aclarar, indican las mismas fuentes, ni cuáles son los criterios que incumple la Comunidad de Madrid, cuyo Ejecutivo sostiene que ha hecho todos los deberes para avanzar de fase, ni qué implica esa fase intermedia.  

"Es una opción a la carta que no sabemos qué significa. ¿Abrir comercios y bares no?. No se sabe. En cualquier caso no lo vemos correcto", apuntan fuentes del Gobierno regional. Añaden que esa posibilidad, la de pasar a una fase intermedia que nunca antes se había planteado, surgió en el caso de Barcelona, pero recuerdan que las situaciones de ambas ciudades son diferentes. 

Se trata de una propuesta del Ministerio de Sanidad que se produce en un contexto de crecientes protestas y caceroladas contra el Ejecutivo central en Madrid. Una oferta que Salvador Illa quiere plantear esta tarde al Ejecutivo de Díaz Ayuso

Miles de bares y comercios de Madrid están pendiente de una decisión que no se producirá hasta última hora de esta tarde, cuando esas empresas ya no tendrán posibilidad si quiera de dirigirse al Ministerio de Trabajo para reactivar a los trabajadores sujetos a ERTEs de cara a una eventual apertura que se produciría el lunes en el caso de que Madrid avance a la fase 1 o en caso de que el alivio de las restricciones permita abrir estos negocios. 

Protestas en las calles

La denominada fase 0,5 no está contemplada en el plan de 'desescalada' del Gobierno de Pedro Sánchez, del que tampoco se conocen aún los umbrales exactos para que una región pueda pasar de una fase a otra. 

Se trata de una propuesta improvisada del Ministerio de Sanidad que se produce en un contexto de crecientes protestas y caceroladas contra el Ejecutivo central en Madrid. Una oferta que Salvador Illa quiere plantear esta tarde al ejecutivo de Díaz Ayuso, quien este jueves responsabilizó al Gobierno de Sánchez de no querer dejar que Madrid avance de fase y sin alegar motivos concretos para ello.

Entre 11.000 y 15.000 PCR diarias

En cualquier caso, Madrid asegura que cumple con los requisitos para avanzar hacia la fase 1 de la 'desescalada' el próximo lunes 18 de mayo. Tanto desde el punto de vista asistencial como por la capacidad de realizar pruebas PCR en Atención Primaria. "Estamos ya en las 11.000 diarias ampliable a 15.000 contando con los laboratorios privados", señalan fuentes del Gobierno regional. 

La Comunidad de Madrid insiste en que ha potenciado el control de casos sospechosos a través de la puesta en marcha de un Sistema para la detección y seguimiento de contagios y contactos, coordinado por Salud Pública, que incluye, además, a todos los hospitales públicos y privados, Atención Primaria y SUMMA. Su desarrollo fue el único punto de mejora que pidió el Ministerio para cambiar de fase.

Según las mismas fuentes, la pasada semana, el Ministerio esgrimió que tenían que detallar el plan de seguimiento de casos y el rastreo de los mismos, algo en lo que sostienen ya se venía trabajando desde el pasado lunes. De hecho, apuntan, el miércoles la Comunidad de Madrid acordó con los sindicatos de la Mesa Sectorial de Sanidad la renovación de los más de 10.000 profesionales de diferentes categorías que se contrataron al comienzo de la pandemia del coronavirus. 

Precisamente se reforzarán las contrataciones en las áreas de Salud Pública y Atención Primaria. El objetivo, potenciar ese rastreo y control de casos sospechosos de covid-19. Asimismo, tendrán preferencia los contratos de profesionales de Geriatría, Salud Mental, Urgencias o Prevención de Riesgos Laborales.

El número de hospitalizados desciende un 86%

La Consejería de Sanidad que encabeza Enrique Ruiz Escudero incide en que están preparados para cambiar de fase también en el plano asistencial y así se lo han hecho  ver al Ministerio. Aportan datos que avalan sus tesis. Sobre todo, subrayan la bajada de casos respecto al pico máximo (31 marzo-1 abril). 

En su documento, en el que esgrimen sus razones para un cambio de fase, basándose en esos datos asistenciales, destacan que el número de hospitalizadosha bajado un 86 % y el número de camas de hospitalización necesarias un 91,61 %. En el caso de las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI), ha bajado un 73 % y el número de camas que se precisan un 79,61 %. En Urgencias, el número de pacientes pendientes de ingreso fue de 2.654, y el 13 de mayo,  de 164. El descenso es de un 93,82%, apuntan. 

150 pacientes de media con PCR positiva

Respecto a Atención Primaria el número de pacientes en seguimiento domiciliario en ha bajado un 90%, pasando de 24.081 pacientes diarios a 2.244.  El número de pacientes con PCR positiva llegó a alcanzar los 3.300 diarios; y en la última semana se sitúa en los 150 de media.

Sobre la disponibilidad de camas, cumpliendo los criterios del Ministerio (entre 37 y 40 de enfermos agudos por cada 10.000 habitantes y entre 1,5 y 2 camas de UCI por cada 10.000 habitantes), Sanidad de Madrid indica que debería disponer de un máximo de 24.750 y ha llegado a tener 25.000, sin contar con la capacidad de ampliación de Ifema y hoteles sanitarizados.

Actualmente, según los mismos datos,hay 2.076 camas ocupadas, que representa solo un 8,3% respecto al pico máximo. En cuanto a las camas de UCI, Madrid necesitaría 1.340. Asegura que ya dispone de 1.350 y hallegado a tener 1.942. Ahora existen 358 camas de UCI ocupadas. Solo el 18,4% del máximo ocupado.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba