Sanitatem

Los cambios de fase dependen de una Atención Primaria asfixiada y sin suficientes médicos: "¿Dónde están los refuerzos?"

Hacer pruebas, vigilar los contactos sospechosos, apoyar a las residencias, firmar incapacidades temporales a empleados que se hacen PCR en laboratorios privados... Dicen que no están preparados para la 'desescalada'

Sanitarios en las cercanías de un hospital
Sanitarios en las cercanías de un hospital Efe

Madrid mira hacia Atención Primaria. La responsabilidad sobre el cambio de fase de la Comunidad, la ansiada fase 1, recae en estos momentos sobre los profesionales de los centros de salud. A ellos les toca realizar las pruebas PCR y rastrear los contactos de los nuevos casos positivos de coronavirus que se detecten. También atender a sus otros pacientes. Dicen que están desbordados y no están preparados.

Este lunes, el Gobierno regional de Madrid volvió a solicitar formalmente el pase a la fase 1, después de que la semana pasada el Ejecutivo central volviese a denegar su solicitud. Habrá que esperar a la reunión bilateral que tendrá lugar entre las dos administraciones este jueves para averiguar cuál es el resultado de esta nueva evaluación.

No obstante, este lunes, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón, aseguró durante la rueda de prensa diaria que "no le extrañaría nada" que este nuevo informe técnico remitido por la CAM implique un cambio a la fase 1 el próximo lunes, 25 de mayo.

"No me sorprenderá que la solicitud que haga Madrid pueda avalar el paso a la siguiente fase, si los datos son adecuados, las capacidades son adecuadas, los programas que se había propuesto implementar se ha iniciado su implementación y demuestran que están consolidados", estableció el portavoz del Ministerio de Sanidad al ser cuestionado sobre el tema.

El sistema de detección de AP debe reforzarse

De acuerdo con el informe de Sanidad en el que se detallan las razones para mantener a la Comunidad de Madrid en la fase 0, adelantado hace unos días por el diario El País, la clave por la que la capital sigue sin poder pasar de fase reside en la falta de preparación de la Atención Primaria en caso de rebrote.

Tal y como han establecido durante las últimas semanas desde el Ministerio, durante la 'desescalada' serán los centros de salud los encargados de realizar las pruebas PCR, así como de rastrear los contactos de los nuevos casos positivos que se detecten.

De acuerdo con el texto, firmado por la directora general de Salud Pública, María Pilar Aparicio Azcárraga, todavía es necesario que el sistema de detección de casos de los ambulatorios "se consolide en los próximos días para mayor seguridad y que se pueda visualizar su completa capacidad de detección, diagnóstico, aislamiento y seguimiento de casos confirmados y sus contactos".

En ese sentido, si bien apuntan que la Comunidad ha "hecho un esfuerzo muy importante" para mejorar la capacidad de la Atención Primaria, todavía queda trabajo por delante, ya que la realización de PCR "está al límite de su capacidad". "Según la información aportada, se están realizando 9.918 PCR/día, en torno al 90% de su capacidad máxima (10.977 PCR/día) por lo que convendría programar una ampliación de esta capacidad, ya que podría resultar insuficiente en caso de brote", señala.

750 médicos para pasar de fase

Desde la plataforma 'AP se mueve', formada por médicos y pediatras del Servicio Madrileño de Salud (SERMAS), cifran en, al menos, 750 los médicos de familia que se necesitan poder pasar de fase el próximo lunes. "Nosotros sabemos, el Ministerio sabe, nuestros pacientes saben que no damos abasto, que no hay suficientes efectivos... ¿Dónde están esos refuerzos?", se preguntan retóricamente.

Desde la plataforma 'AP se mueve' dicen estar bajo mínimos "tras años de recortes" y se ven obligados a hacer frente a la 'desescalada' con "un déficit estructural de 600 médicos de familia y 150 pediatras

"No queremos entrar en política. Esto es un análisis técnico. Hacen falta 750 médicos en la AP madrileña para igualarnos al resto de comunidades autónomas. Y enfermeras, personal administrativo y la dotación de rastreadores necesaria para trazar los contactos. Si la Consejería de sanidad de la Comunidad de Madrid no apuesta por nosotros ahora, no lo hará nunca", denuncian en un comunicado.

En ese sentido, señalan que se encuentran bajo mínimos "tras años de recortes" y se ven obligados a hacer frente a la 'desescalada' con "un déficit estructural de 600 médicos de familia y 150 pediatras. Con 5 minutos por paciente", añaden. En ese sentido, el problema es doble, ya que no sólo tienen que hacer frente a sus nuevas labores frente a la covid-19, sino que están registrando un "creciente" número de consultas sobre problemas ajenos a la epidemia.

Precisamente hoy la Cadena Ser ha adelantado que la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso y el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, han decidido excluir al Colegio de Médicos de Madrid de una reunión con sanitarios que se celebraba esta misma tarde. El motivo, que el órgano colegial consideraba que la Comunidad no estaba preparada para ese cambio de fase.

Pruebas de poca fiabilidad 

De acuerdo con médicos de familia consultados por este diario, la preparación es mínima y en muchos centros de salud los sanitarios siguen siendo testados con pruebas rápidas de poca fiabilidad, mientras el número de sanitarios contagiados sigue creciendo (ya son más de 51.000). 

Son muchas las voces que se han alzado en los últimos días en las misma dirección. Ayer mismo, Vicente Baos, médico de familia, que relató para Vozpópuli su vivencia como superviviente de covid-19, publicaba un hilo en la red social Twitter que ya se ha vuelto viral.

Bajo el título 'Crónicas de la 'desescalada' (1)', el facultativo explica su propia experiencia. Indica que cada vez más pacientes piden cita telefónica y que "sin límite diario es imposible gestionarlo".  Cada llamada "fácil", indica el médico, pueden ser 5 minutos, y las normales de 10 a 20 minutos. "Medido por mí y varios compañeros", precisa.

Por ahora, los pacientes de todos los médicos, prosigue Baos, están en una "lista única" como respiratorio o no demorable. "No nos dejan cambiarlo, es ingobernable.  Hay multitud de dudas que los diferentes protocolos no solucionan. Os digo las más graves", añade en su hilo. 

Explica que "multitud de empresas, por cuenta propia, se han lanzado a hacer test rápidos o serológicos a sus empleados. Muchos, presentan IgM + con IgG - y están asintomáticos. La empresa no se hace cargo y manda a los pacientes a su MF (médico de familia)  para hacer IT (incapacidad temporal), aislamiento, seguimiento y PCR", señala en su hilo. 

Si a los "nuevos diagnósticos de sospecha clínica añadimos los controles de PCR de sociosanitarios y además, los que provienen de esas supuestas IgM + realizadas por empresas privadas, no va a haber suficientes PCR para pasar de fase en la vida", denuncia el facultativo. 

Además muestra su preocupación por "los miles de pacientes de todo tipo que desean hablar contigo para compartir problemas, dudas, nuevos síntomas, viejos síntomas nunca resueltos, citas perdidas. Y la vida sigue con la inmensa variedad del sufrimiento humano", se desahoga en la red social.

La pandemia pone a Primaria contra las cuerdas

"Ha tenido que venir esta pandemia para que se nos escuche lo que llevamos años denunciando", señalan desde la Asociación de Médicos y Titulados Superiores de Madrid (Amyts) que, recuerdan, cuando estalló la crisis del coronavirus, la Atención Primaria, un nivel asistencial clave en la sanidad madrileña, atravesaba "una situación deficitaria".

Según datos oficiales, meses atrás ya había más de 400 plazas de médicos de familia y 150 pediatras sin cubrir en los centros de salud, indican desde este sindicato. A 14 de abril, añaden, apenas se habían contratado a 20 médicos de familia para afrontar la crisis sanitaria. El coronavirus, añaden, ha golpeado con fuerza a los centros de salud y ha acentuado ese déficit de personal por los contagios "de unos profesionales mal protegidos desde el primer minuto". Muchos de esos sanitarios, trabajaban en centros de salud. 

Desde Amyts señalan que se necesita la contratación de todos los nuevos médicos especialistas que terminan en una semana: 223 médicos de familia y 73 pediatras

"Esto no es un tema político, es un tema sanitario, de estar preparado para el 'desescalonamiento' en unas condiciones adecuadas", según Julian Ezquerra, secretario general de Amyts,  para quien la AP de Madrid no está preparada para afrontar una nueva fase. Se necesita, indica, la contratación de todos los nuevos médicos especialistas que terminan en una semana: 223 médicos de familia y 73 pediatras.

"Necesitamos que se les contrate a ellos y a otros para poder hacer frente a todos los pacientes dados de alta que hay que hacer seguimiento, a todos los casos sospechosos de covid-19 y sus contactos. Necesitamos profesionales, coordinación y gestión adecuada en AP para dar el paso imprescindible que saque a Madrid de esta fase", asegura el facultativo.

También deben atender a las residencias

Entre los puntos estructurales que desde el sector de AP de Amyts consideran fundamentales está el refuerzo de las plantillas con recursos humanos. Hablan de una "sobrecarga interminable" y sugieren que se permitan doblajes (4 horas=200 euros) presenciales y teletrabajo para temas burocráticos.

Añaden que, en el caso de las residencias, las Unidades de Apoyo a Residencias (UAR) parten también de los mismos centros de salud y no con personal externo. El sector, dicen, se merece personal exclusivo y no "médicos extenuados por la sobrecarga".

Los centros de salud se quejan de que les faltan mascarillas FFP2 y de que solo les han enviado un equipo de protección individual por profesional.

Entre las medidas que propone Amyts sugieren que se mantenga la consulta de triaje respiratorio en la entrada de cada centro de salud. Y que sea un administrativo sanitario quien esté frente al triaje telefónico. Respecto a las agendas de los profesionales "que estén dimensionadas y tengan tiempo suficiente para cada paciente, entre presenciales y telefónicas".

Desde el sindicato médico también abogan por "desburocratizar" las consultas. Pero, además, a Amyts le preocupan varios aspectos, como la escasez de mascarillas FFP2 o la desinfección de los centros. Respecto a los equipos de protección individual, se quejan de que solo les han enviado uno por profesional.

Madrid dice que ha hecho los deberes

La Comunidad de Madrid, por su parte, insiste en que ha hecho los deberes y cumple con los requisitos para avanzar de fase. Tanto desde el punto de vista asistencial como por la capacidad de realizar pruebas PCR en Atención Primaria. "Estamos ya en las 11.000 diarias ampliable a 15.000 contando con los laboratorios privados", señalaban el pasado viernes fuentes del Gobierno regional a este digital. 

La Comunidad asegura que ha potenciado el control de casos sospechosos a través de la puesta en marcha de un Sistema para la detección y seguimiento de contagios y contactos, coordinado por Salud Pública, que incluye, además, a todos los hospitales públicos y privados, Atención Primaria y SUMMA. Recuerda que acordó con los sindicatos de la Mesa Sectorial de Sanidad la renovación de los más de 10.000 profesionales de diferentes categorías que se contrataron al comienzo de la pandemia del coronavirus.

Las contrataciones, indican desde la Comunidad, se potenciarán precisamente en las áreas de Salud Pública y Atención Primaria. La Consejería de Sanidad incide en que están preparados también en el plano asistencial y así se lo han hecho ver al Ministerio.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba