Sanitatem

Farmacéuticos de toda España estallan contra el epidemiólogo Fernando Simón

El Ministerio de Sanidad rechaza reforzar la protección a las oficinas de farmacia "porque son los riesgos propios de su profesión"

Fernando Simón, director del Centro de Coordinación y Emergencias Sanitarias, este miércoles.
Fernando Simón, director del Centro de Coordinación y Emergencias Sanitarias, este miércoles. EP

Los grupos de WhatsApp de farmacéuticos de diversas comunidades autónomas echaban humo este lunes contra el epidemiólogo Fernando Simón. El Ministerio de Sanidad rechaza reforzar la protección a las oficinas de farmacia en plena crisis del coronavirus y a tenor de los recursos disponibles porque, en palabras del director del Centro de Coordinación de Emergencias y Alertas Sanitarias, "son los riesgos propios de su profesión".

Según el representante ministerial, "si se mantienen las medidas de protección, como la distancias de seguridad, y se aumentan claramente en casos de pacientes que acudan con síntomas, así como otras actuaciones en torno a los mecanismos de pago —como evitar el abono en metálico—, el riesgo de transmisión del virus debe ser mínimo".

"Entendemos que al igual que un bombero debe apagar un fuego, hay colectivos que asumen los riesgos propios de su profesión", lanzó.

Sus declaraciones no han sentado bien a los profesionales del sector. Algunos las conocieron entrada la noche, después de echar el cierre a sus farmacias tras una jornada maratoniana. Otra más. Los colegios de farmacéuticos lanzaron comunicados y los particulares se grabaron vídeos destacando su función en la crisis del coronavirus que después difundieron a través de las redes. También han dirigido alguna carta a Simón.

La carta a Simón que triunfa entre los farmacéuticos

La que más se ha compartido partió de una pequeña botica de la Comunidad de Madrid. "Desde hace semanas el ritmo de trabajo es frenético, y no porque estemos facturando millones, sino porque la gente tiene muchas dudas y acude a nosotros y las condiciones de trabajo son muy distintas de lo que solían ser", arranca la misiva. 

"Muchos pacientes, por miedo, no se acercan al centro de salud o éste está cerrado. Otros, con dudas sobre sus síntomas compatibles con Covid-19, o con otras muchas afecciones menores, acuden a la farmacia y desde aquí tratamos de resolverlas, para tratar de molestar lo menos posible, entre todos, a nuestros médicos en estos momentos", explica la autora.

Desde la farmacia, dice, con ayuda de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid, el apoyo incondicional de la distribución y los desarrolladores informáticos hemos conseguido agilizar todo tipo de procedimientos de dispensación, renovación de receta electrónica, exención de visados, etc.

"Para facilitar el funcionamiento del sistema sanitario, su sistema sanitario, y evitar que colapse. Nos hemos adaptado a cada cambio. ¡En cuestión de horas todos los farmacéuticos estábamos al corriente de cada nueva medida! Y sin rechistar, hemos continuado trabajando", destaca.

Oficinas adaptadas sin esperar a las instrucciones de Sanidad

Además, como pymes que somos -continúa la carta- nos ha costado trabajo y dinero adaptar nuestras instalaciones a las normativas de seguridad y hemos hecho inversiones en material de protección, mamparas, barreras, etc. para proteger tanto a nuestro personal como a nuestros pacientes. "Incluso antes de que lo hiciesen las grandes cadenas de distribución o de que el Ministerio de Sanidad diese órdenes claras de cómo proceder", advierte.

"No le pido que nos aplauda a las ocho de la noche, no le pido que nos ayude con la inversión, y mire, tampoco le voy a pedir material de protección porque sé que es un bien escaso y prefiero que lo tengan, ahora que hay poco, los enfermos", escribe la farmacéutica.

Pero, por favor, concluye, no me diga usted que asumimos los riesgos propios de nuestra profesión. "Porque no es un riesgo propio de mi profesión asumir el trabajo de control de tensión arterial del centro de salud; no es un riesgo propio de mi profesión que me tosan en la cara con una enfermedad que está generando una pandemia y no es un riesgo propio de mi profesión tener parte del personal de baja por la infección y tener que cubrir horarios como podemos para seguir prestando el servicio".

Tampoco lo es, dice la autora, estar expuesto a la enfermedad de manera tan evidente porque "por si usted no lo sabe, algunos de los pacientes que han fallecido o están en la UCI actualmente, han pasado antes por mi farmacia, han tosido aquí y han pedido ayuda porque su médico estaba de baja o su centro de salud cerrado o el teléfono colapsado".

"Si no pueden dar abasto con la demanda de material, reconózcalo. Siempre hemos mirado por nuestros pacientes primero, y seguiremos en primera línea de trinchera con o sin mascarillas, pero no me diga que es un riesgo propio de mi profesión, porque entonces también, si tiene valor, dígaselo a los celadores, auxiliares de enfermería, enfermeras y médicos de atención primaria", remacha.

Tirón de orejas desde los colegios

Los colegios de farmacéuticos de varias CCAA también han manifestado su rechazo a las declaraciones de Simón. Le exigen una rectificación.

"De ningún modo se puede comparar, tal y como ha hecho Fernando Simón de forma totalmente desafortunada, la labor sanitaria que ejercen los farmacéuticos españoles a la hora de atender las necesidades de salud de la población con las que desempeñan otros profesionales, como pueden ser el personal de las cajas de los centros de alimentación y supermercados que, desde aquí, aprovechamos para reconocer y agradecer como se merece", aseguran desde el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid.

Desde el COFM añaden que "los farmacéuticos somos profesionales sanitarios, formamos parte del Sistema Nacional de Salud y prestamos un servicio básico a la población para garantizar el acceso de la población a la medicación".

"Sin ánimo de polemizar más sobre estas declaraciones, el Colegio quiere aprovechar la ocasión de nuevo para pedir a las autoridades sanitarias y políticas que no se olviden y cuenten con los farmacéuticos a la hora de distribuir mascarillas, guantes, protectores oculares, batas impermeables, entre otras medidas de protección, si no quieren ver cómo las oficinas de farmacia comienzan a cerrar los próximos días como consecuencia del coronavirus", alertan.

Más allá de de las declaraciones del representante de Sanidad, departamento dirigido por Salvador Illa, muchos farmacéuticos se quejan estos días de la ausencia de material y del trato recibido por parte de algunos clientes. En la Comunidad de Madrid hay oficinas que no han visto una mascarilla desde hace tres semanas.

"¡Hay hasta quien nos reprocha que nos estaremos forrando con el coronavirus! Nosotros tenemos la obligación de trabajar y también nos estamos exponiendo a los contagios. Solo queremos disponer de todos los medicamentos que nos demanden para que no se preocupen y no se pongan más nerviosos aún. Pero hay mucho desabastecimiento y está siendo muy complicado", explica otra farmacéutica desde Extremadura.

"No entienden que no tengamos mascarillas, geles hidroalcohólico, guantes... Vienen muy asustados a la farmacia y tratamos de tranquilizar a todo e mundo. Incluso les estamos explicando cómo se pueden fabricar mascarillas. De hecho, nosotros nos hemos quedado sin ellas y nos las hemos tenido que hacer", comenta a Vozpópuli.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba