La Comunidad de Madrid reagrupará a ancianos con síntomas de coronavirus de residencias públicas y privadas en determinados centros específicos de la región, según han confirmado fuentes de la Consejería de Sanidad.

Las mismas fuentes han detallado que es una de las medidas incluidas en el plan de choque lanzado por la Comunidad de Madrid ante el impacto del coronavirus en las residencias de la región. Así, en el caso de las residencias privadas ese reagrupamiento se plantea para pacientes con síntomas en los centros con mayor número de plazas.

Según los últimos datos de la semana pasada, 655 personas dieron positivo en coronavirus, 388 se encontraban hospitalizadas y 14.894 en aislamiento. De los residentes que han sido aislados, 4.156 presentan algún síntoma de la Covid-19 y 10.738 son actualmente asintomáticos. En Madrid hay 475 centros, en los que residen un total de 52.031 personas mayores.

Traslado de mayores no infectados a hoteles o a sus casas

En plan de choque de la Comunidad de Madrid sitúa como mando único para llevar a cabo las actuaciones sanitarias en estos centros que incluye la actuación inmediata de los Bomberos de la Comunidad de Madrid y personal de Protección Civil en una serie de actuaciones para las que contarán con la colaboración de la Unidad Militar de Emergencias (UME).

Entre ellas, destacan el traslado de pacientes sin patologías y que no estén infectados, a hoteles cercanos o, dependiendo del criterio de los familiares, a su domicilio particular: los responsables de la Consejería de Políticas Sociales contactarán con los familiares para que opten con la opción preferida en cada caso.

Estas actuaciones de choque contarán, además, con la colaboración estrecha del Ayuntamiento de Madrid, que pone a disposición del Gobierno regional sus servicios tanto del Samur-Protección Civil como de los Bomberos del Ayuntamiento de Madrid, para las residencias situadas en la capital.

Asumirán la dirección de las ocho residencias más afectadas de Madrid

Funcionarios de la Dirección del Mayor y Dependencia y de la Agencia Madrileña de Atención Social (AMAS) de la Comunidad tomarán el control y asumirán la dirección de 8 residencias, las más afectadas por la crisis del coronavirus, para adoptar las medidas necesarias independientemente de la titularidad de las residencias, tal y como se establece en la Orden 1/2020 de 27 de marzo de la Comunidad de Madrid.

Estos centros son los de Vitalia Home Leganés, Domus VI Espartales, Isabel la Católica, Casaquinta, Reina Sofía, Monte Hermoso, San Celedonio y Sergesa Boadilla, que son algunas de las que han registrado más casos de fallecimientos y enfermos de coronavirus.

Reagrupación de ancianos también en la Comunidad Valenciana

Las consejerías valencianas de Sanidad y la de Igualdad y Políticas Inclusivas también ultiman un protocolo, que esperan culminar esta tarde, para agrupar en unas residencias de mayores a los residentes que han dado positivo por coronavirus, para así "romper la cadena de contagios" y que no convivan en el mismo espacio usuarios contagiados y los que no lo están.

Así lo ha explicado la consellera de Sanidad, Ana Barceló, en la rueda de prensa en la que ha dado a conocer los últimos datos del coronavirus, según los cuales hay 80 residencias afectadas (8 en Castellón, 20 en Alicante y 52 en Valencia), en las que han dado positivo 459 residentes y 150 trabajadores, y han fallecido 98 usuarios, y hay 7 residencias bajo vigilancia sanitaria.

Las residencias de mayores son "un punto crítico" para el contagio

Barceló ha destacado que las residencias de mayores son "un punto crítico" para el contagio, ya que conviven en el mismo lugar ancianos con múltiples patologías, y la aparición en ellas de casos positivos de la Covid-19 "es una posible fuente de infección para el resto".

Por ello, ha calificado de "fundamental" llevar a cabo medidas que aíslen a las personas no infectadas de las que lo están, para que esa transmisión del virus no se produzca y romper esa "cadena de contagios", de manera que hay que separar a las personas contagiadas y atenderlas en espacios diferenciados, y en algunas residencias es "imposible mantener el aislamiento total".

Establecer "espacios seguros" en residencias

El protocolo trabajado por ambas consellerias pretende establecer "espacios seguros" en residencias en las que solo haya ancianos contagiados, que serán atendidos por personal sanitario, que estará además preparado por si es necesario un traslado al hospital.

"Lo que queremos es garantizar que los que tienen COVID los tenemos en una residencia atendidos como si estuvieran hospitalizados, donde estarán a cargo del personal sanitario", y que se cumplan las medidas de prevención y tener separadas a las personas que han dado positivo de las que no, ha concluido.