Política

Los zoológicos sacan garra contra la 'animalista' Colau: "No somos casas de fieras"

Mientras los animalistas celebran la modificación de la ordenanza de protección de animales en Barcelona para limitar la acción de su zoo, el sector zoológico reivindica su rol en la conservación de la biodiversidad en un contexto en el que más de un millón de especies se encuentran en extinción

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau EFE

La aprobación de la iniciativa ciudadana ZOOXXI en el pleno del Ayuntamiento de Barcelona gracias a los votos de los Comunes de Ada Colau, PDeCAT y ERC para prohibir la reproducción de especies en el zoo de la ciudad ha reabierto el debate sobre la supervivencia de este tipo de recintos.

Mientras que los animalistas celebran la modificación de la ordenanza de protección de animales en la capital catalana y animan al resto de consistorios a replicar este modelo, los trabajadores de los parques zoológicos sacan garra y reivindican su rol en la conservación de la biodiversidad. "Hace mucho que no somos casas de fieras", aclaran fuentes del sector.

Para reforzar sus argumentos a favor de la supervivencia de los zoos se aferran además al informe de la Plataforma Intergubernamental sobre la Biodiversidad y los Servicios Ecosistémicos (IPBES) presentado este lunes en París que alerta sobre la existencia de más de un millón de especies de extinción a un ritmo sin precedentes.

Los municipios tienen que conservar su biodiversidad local", explica la directora del Zoobotánico de Jerez, Ana Timermans

"Por mucho que el Estado o los gobiernos se deban implicar en la conservación de las especies y en el bienestar de los animales, lo cierto es que se trata más de una labor a nivel de los ayuntamientos. Los municipios tienen que conservar su biodiversidad local", explica la directora del Zoobotánico de Jerez, Ana Timermans.

Al igual que el Zoo de Barcelona, el de Jerez es de carácter público. Su sostenimiento ha sido tarea del consistorio de la localidad gaditana desde su creación en 1953 hasta 2013, cuando la Diputación provincial de Cádiz comenzó a colaborar. Sin embargo, Timermans incide en que jamás han tenido problemas con el ayuntamiento porque este "no rebate ni combate a los científicos y expertos".

"Los animalistas suelen humanizar a los animales cuando lo que hay que hacer es asegurar el bienestar del animal atendiendo a la especie a la que pertenece. No son humanos. En muchos casos se trata de un animalismo 'urbanita' que surge en las grandes ciudades a raíz de un desarraigo hacia a la naturaleza", considera la regidora del recinto gaditano.

La "incongruencia" de Barcelona

Según Timermans la iniciativa animalista aprobada por el Ayuntamiento de Barcelona es "un tanto incongruente y esquizofrénica". Por un lado, dice, el pleno aprueba por unanimidad un Plan Estratégico para la reconversión del zoo que prevé una inversión de 64,6 millones de euros entre 2019 y 2031. "Por otro, aprueba una ordenanza municipal que limita la acción del zoo", cuestiona. No obstante, opina que la polémica es una "oportunidad" para debatir y "afianzar la necesidad de los zoos".

En España existen 117 parques zoológicos, según las últimas cifras del inventario nacional dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica y que incluye los datos facilitados por las comunidades autónomas. En 2017, Andalucía contabilizó 29 zoos. Es la comunidad que más tiene, seguida de Cataluña con 26 y de Canarias con 15.

En España existen 117 parques zoológicos, según las últimas cifras del inventario nacional dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica

Según explican fuentes del ministerio, estos centros se rigen por la Ley 31/2003, de 27 de octubre, de conservación de la fauna silvestre en los parques zoológicos, que es la ley marco que transpone la Directiva 1999/22/CE relativa al mantenimiento de animales salvajes en parques zoológicos.

"Esta norma establece la definición de parque zoológico, que no se aplica a circos ni establecimientos de compra y venta de animales; medidas de conservación relativas al bienestar animal y programas de conservación in situex situ, atención veterinaria y educación; personal y registro", resumen.

Y añaden que la ley también establece que la apertura al público, la modificación sustancial, la ampliación y la inspección están sujetas a la autorización del órgano competente de cada CCAA. Después de su publicación en 2003 algunas CCAA como Aragón, Baleares o Extremadura han desarrollado su propia normativa.

Acreditación e inspecciones

Por otro lado, existen asociaciones que aglutinan varios zoos y cuya misión, según sus responsables, es incrementar la relación entre las instituciones zoológicas para potenciar su rol educativo, científico, protector de las especies animales y fomentador de la biodiversidad.

En la Península Ibérica está la Asociación Ibérica de Zoos y Acuarios (AIZA), que, a su vez, pertenece a la EAZA (European Association of Zoos and Aquaria) y la WAZA (World Association of Zoos and Aquariums), y se rige por sus recomendaciones. La entidad abarca el 25% de los zoológicos del país.

Cada miembro paga una cuota anual de1.500 euros para participar en el proceso de acreditación y que la calidad de su gestión y ética profesional pueda ser reconocida públicamente. Para ello disponen de inspectores externos. También pueden participar en grupos de trabajo y reuniones y acceden a información.

Millones de visitas al año

Según Javier Almunia, presidente de AIZA, los zoológicos, lejos de estar en peligro de extinción, "son más necesarios que nunca para contrarrestar la crisis medioambiental global". Además, asegura que las visitas a estos lugares aumentan a nivel mundial.

"Las cifras de las organizaciones zoológicas de los diferentes países señalan que hay 700 millones de visitas anuales a nivel mundial; en Europa hay 140 millones y en el caso de España, 14 millones al año. Seguimos siendo atractivos para el público", celebra.

Y aclara que se refiere a los "zoológicos del siglo XXI". "No estamos hablando de zoos del siglo XIX donde la única misión era exhibir animales. Ahora hablamos de invertir en conservación, educación e investigación. El bienestar animal debe ser el elemento fundamental", enfatiza. Sin embargo, reconoce que entre los recintos que no tienen acreditación, algunos no cumplen con ciertos estándares.

En Alemania el sector zoológico público es muy importante y el zoo de Berlín, por ejemplo, se ha renovado por completo"

Almunia pone como ejemplo a Alemania. Allí el sector zoológico público es muy importante y el zoo de Berlín, por ejemplo, se ha renovado por completo. "Si nos miramos en el espejo de los líderes del sector zoológico europeos veremos que la tendencia es la contraria a lo ocurrido en Barcelona. Esa corriente 'anti-zoo' es una cuestión marginal porque se trata de renovar estos espacios", considera.

En el otro extremo, la asociación animalista Libera! -promotora de la iniciativa aprobada en el Ayuntamiento de Barcelona- celebra que la modificación de la ordenanza para limitar la acción del zoo de Barcelona. Llevan años denunciando prácticas como la de reproducir animales que no están en peligro de extinción con fines económicos y no ecológicos. 

También otra conocida como culling que consiste en sacrificar animales como forma de controlar el stock cuando se les va de las manos la reproducción y les resulta inconveniente. Reclaman más transparencia en todos los zoológicos del país, donde conviven modelos públicos como el de la Ciudad Condal, Córdoba y Jerez; de carácter mixto como el de Madrid y Valencia y el de tipo privado, donde se sitúa la mayoría.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba