Resultados elecciones Generales 2019 Vox consigue 24 escaños en el Congreso, por debajo de las expectativas generadas

El resultado del partido de Abascal queda por debajo de las expectativas generadas en campaña. Aun así, la formación entra en la Cámara Baja y ataca a PP y Cs por no haber frenado a la izquierda

El presidente de Vox, Santiago Abascal (2-d), valora los resultados electorales en la madrileña plaza Margaret Thatcher.
El presidente de Vox, Santiago Abascal (2-d), valora los resultados electorales en la madrileña plaza Margaret Thatcher. EFE/Juan Carlos Hidalgo

Cualquier resultado era un triunfo para el partido de Santiago Abascal. Pero todo el mundo esperaba más. Las enormes expectativas generadas por la formación que ha copado la atención durante toda la campaña electoral no se cumplieron. Al cierre de los colegios electorales a las ocho de la tarde, el sondeo de RTVE-GAD3 le daba el 12,1% de los votos (entre 36 y 38 diputados). Pero finalmente se quedarán con 24 puestos en la Cámara Baja, donde entran por primera vez con voluntad de seguir marcando el debate político. 

"Os dijimos que iniciamos una reconquista y eso es lo que hemos hecho (...) Vox ha llegado para quedarse", exclamó Abascal ante centenares de simpatizantes congregados frente a las puertas del hotel Gran Meliá Fénix de Madrid, donde el partido instaló su cuartel general para seguir el recuento. "La resistencia ya está dentro del Congreso y no vamos a parar", había apuntado minutos antes el secretario general, Javier Ortega Smith, desde un escenario instalado junto a la plaza de Colón.  

Tras repasar las 18 provincias donde Vox ha obtenido escaños (un 10,26% de los votos), Abascal agradeció el apoyo a los más de dos millones y medio de españoles que les votaron este domingo. Aunque, acto seguido, reconoció su "preocupación porque no ha sido posible expulsar al frente popular". "Nosotros no os engañamos. Hoy España está en una situación peor que ayer. Pero eso sólo significa que Vox es más necesario. Aunque hay una garantía: que Vox ya está dentro del Congreso", aseguró el líder de la ya quinta fuerza política tras estos comicios.

Hoy España está en una situación peor que ayer. Pero eso sólo significa que Vox es más necesario"

Santiago Abascal

Precisamente, desde las elecciones de diciembre en Andalucía, Vox consiguió convertirse en el centro de todas las miradas poniendo en la agenda debates que ningún otro partido había colocado encima de la mesa. "Nadie hablaba de la inmigración, ni del expolio fiscal, ni confrontaba contra la ideología de género. Nuestros diputados van a ser la única oposición de lo políticamente correcto", arengó el número dos de la formación ante un público que seguía con semblante desconsolado el escrutinio. 

Los de Abascal lograron arrastrar hacia sus posiciones al Partido Popular de Pablo Casado, que veía en la formación verde un pozo por donde se podían caer muchos de sus votantes desencantados por los escándalos de corrupción o por la gestión de la crisis catalana hecha por Mariano Rajoy. De hecho, los populares son los grandes damnificados de estas elecciones. De los 137 diputados que obtuvieron en las generales de 2016, se quedan en 66 escaños frente a los 123 cosechados por el PSOE o los 57 de Ciudadanos.

Ataque directo al PP

Abascal aprovechó su intervención para cargar directamente contra los populares: "Quiero lanzar una advertencia a los que están en la calle de un poco más arriba [en referencia a la sede de Génova, 13] que ya están intentando culparnos de sus incapacidades, de sus deslealtades, de sus traiciones y de sus miedos". "Y les decimos a los de la 'derechita' cobarde (...) que aquí la única responsabilidad la tienen los que tuvieron 186 escaños y no fueron capaces de oponerse a la izquierda y quienes entregaron las televisiones, los medios de comunicación y la educación a la izquierda y a la dictadura 'progre'. Eso nunca más volverá a ocurrir", sentenció.

Apenas le hicieron falta exponer sus propuestas en materia económica durante las últimas semanas. El partido -excluido de los dos debates de candidatos por la Junta Electoral Central- lo apostó todo a una campaña centrada en el discurso emocional y patriótico contra todos los actores. Desde los independentistas catalanes, hasta los socialistas de Pedro Sánchez o los "veletas" de Albert Rivera con los que ahora el PSOE tiene números para pactar. También segmentaron muy bien sus mensajes (Cataluña, inmigración, violencia de género, memoria histórica, aborto, caza, tauromaquia y mundo rural) para intentar atraer a nichos de votantes muy concretos. 

Dos de cuatro militares

En ese sentido, Vox desplegó una política de fichajes muy polémica, incorporando a sus filas a cuatro exmilitares de alto rango. Sólo dos de ellos lograron finalmente escaño para la legislatura que comenzará el próximo 21 de mayo con la constitución de las Cortes. Agustín Rosety (por Cádiz) y Manuel Mestre Barea (por Alicante). El primero, general de brigada de Infantería de Marina retirado y firmante del polémico manifiesto de apoyo a Franco. El segundo, teniente general retirado de Ejército del Aire. Peor suerte corrió el torero Serafín Marín, que se quedó fuera al igual que su compañero Miguel Abellán, al que había fichado el PP. 

Buena parte de los miembros de la dirección que propuso en febrero la supresión de las primarias internas se aseguraron un puesto en la Cámara Baja. El partido ha logrado cinco escaños por Madrid, donde también entra el vicesecretario de Relaciones Internacionales, Iván Espinosa de los Monteros. El portavoz del Comité Ejecutivo Nacional, Ignacio Garriga, se anota uno por Barcelona y el secretario jurídico Pedro Fernández logró el escaño por Zaragoza. La macroencuesta preelectoral del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) otorgaba a Vox el 11,9 % de los votos (casi dos puntos más) y entre 29 y 37 escaños. 

Aunque la denominada 'España vacía' se les resistió. En las dos castillas sólo obtuvieron tres diputados y uno en Extremadura. El vicesecretario nacional del Consejo Político, Pablo Sáez (Valladolid) es el único diputado obtenido en Castilla y León. Por su parte, el secretario de Comunicación, Manuel Mariscal, consiguió un puesto por Toledo. También tendrán representantes por Ciudad Real, Valencia (Ignacio Gil Lázaro), Badajoz (Víctor Sánchez del Real), Baleares (Malena Contestí), Asturias, Murcia (Lourdes Méndez Monasterio) y uno más en seis provincias andaluzas. En el Senado no consiguieron ningún asiento. 

Además del intenso manejo de las redes sociales y las denuncias de manipulación de sus mensajes por parte de la prensa, en Vox cuidaron al milímetro la puesta en escena. Exhibieron músculo electoral en mítines completamente abarrotados por toda España donde su líder debía coger un megáfono para dirigirse a los centenares de simpatizantes que se quedaban fuera de los recintos. Aunque, finalmente, la movilización no se tradujo en la fuerza necesaria en el Congreso para ser determinante en la formación del Gobierno ni para superar a los populares. 

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba