Política

Vox redobla su apuesta por Madrid y plantea entrar en el futuro Ejecutivo regional

Abascal refuerza su estrategia tras el 26-M y aboga por entrar de manera proporcional en un Ejecutivo regional con PP y Ciudadanos, aunque la prioridad es tener una mesa de negociación a tres bandas

Los líderes de Vox durante la noche electoral del 26-M.
Los líderes de Vox durante la noche electoral del 26-M. EFE/ Emilio Naranjo

Vox consigue enderezar su estrategia. La formación de Santiago Abascal pone rumbo fijo para explotar la capacidad de influencia que le otorgaron las urnas en las elecciones del domingo. El primer objetivo es marcar el paso a un futuro gobierno autonómico de Isabel Díaz Ayuso y al candidato del PP a la alcaldía, José Luis Martínez Almeida. La vía andaluza queda descartada. Vox quiere que Ciudadanos se sume a la foto. Nada de 'cordones sanitarios' ni de negociaciones por separado que acaben en papel mojado. 

El partido de Abascal lo fiaba todo a tener un papel clave en Madrid para amortiguar un previsible descenso de los apoyos. En tres semanas, se dejaron más de millón y medio de papeletas. Pero Rocío Monasterio y Javier Ortega Smith consiguieron salvar los muebles. Ahora toca esperar y afianzar las bases de la nueva estrategia donde plantean su entrada en gobiernos proporcionalmente al peso de su representación. La alternativa, ser capaces de imponer medidas de las que puedan hacer bandera. 

En los cuarteles generales de Pablo Casado y de Albert Rivera se preparan ya para unas negociaciones nada fáciles. En Andalucía, el equipo de Juan Manuel Moreno Bonilla se las tuvo que ver con el número dos de Vox, tras la negativa de los naranjas de participar en la negociación con los de Abascal. Aunque con Vox ya dentro del Congreso de los Diputados o el propio parlamento andaluz, el partido intenta ahora normalizar su presencia dentro de las instituciones. De 22 concejales pasaron a 530 en los 647 municipios en los que presentaban candidatura este 26-M. 

Aunque los socialistas de Ángel Gabilondo ganaron los comicios en la región madrileña con 37 escaños, los populares (30 diputados) pueden formar gobierno con los 26 de Cs (26) y los 12 de Vox. De momento, Monasterio no descarta su incorporación al futuro Ejecutivo y durante la campaña ya apuntaba maneras sobre las carteras que más le interesan; educación o una nueva de familia. 

Sin 'cordones sanitarios'

"Nuestro objetivo es hacer valer nuestros escaños y sí, probablemente entrar en el Gobierno es la mejor manera de hacerlos valer y que se vea sobre todo el trabajo que queremos desarrollar", decía la líder regional este lunes en RNE. "Pero esto ya se hablará. Lo primero es conseguir sentarnos con las partes, que no se hagan cordones sanitarios, que se olviden los insultos y estigmas dirigidos contra Vox durante la campaña", añadçia. Los populares parecen poner menos reparos. Aunque a Begoña Villacís y a Ignacio Aguado, la foto parece incomodarles. 

Además de Madrid, los de Abascal han conseguido convertirse en decisivos en otras dos Comunidades y en 18 capitales de provincia. Aunque con fuerzas mucho más moderadas. Un extremo que hará más difícil exigir la incorporación a los ejecutivos regionales o los consistorios. En Murcia lograron cuatro diputados frente a los seis de Cs y los 16 del PP. En Ceuta o Melilla lo tienen más fácil.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba