Cataluña Torra usa la violencia en Cataluña para pedir negociar al "máximo nivel" con Sánchez

El president de la Generalitat ha asegurado que en los últimos días se han producido "graves incidentes entre manifestantes y agentes" en Cataluña y que se abrirá una investigación sobre la actuación de los Mossos durante las protestas

Quim Torra ha condenado por primera vez de forma explícita la violencia en la última semana en Cataluña. "Se produjeron graves incidentes entre manifestantes y agentes", altercados provocados, según él por la sentencia del Tribunal Supremo, motivo por el que ha pedido a Pedro Sánchez iniciar el diálogo para negociar "al máximo nivel" y "sin condiciones". 

Torra ha insistido en abrir una nueva negociación con el Gobierno en funciones "de manera inmediata" "para dar salida al conflicto", un problema no solo propio de Cataluña, sino también de España. El presidente de la Generalitat ha asegurado que ha llamado hasta en cuatro ocasiones al presidente del Gobierno, sin conseguir que éste descolgara el teléfono. Tampoco ha considerado apropiado acercarse al hospital para hablar con Sánchez y provocar un diálogo. "No corresponde al presidente de la Generalitat acudir donde está Sánchez durante su visita a Cataluña", ha dicho. Eso sí, seguirá tratando de contactar con Sánchez.

Sánchez sí se reunió con Ada Colau y Núria Marín, alcaldesa de Barcelona y presidenta de la Diputación de Barcelona, durante la visita este lunes en Barcelona. "Quien ha quedado internacionalmente muy mal es Sánchez", ha asegurado al ser preguntado sobre el deterioro de su imagen al no conseguir hablar con el presidente del Gobierno. "No afronta un problema político. Nadie conoce su propuesta para Cataluña. Es un conflicto que afecta a todo el Estado español", ha afirmado el máximo dirigente de la autonomía catalana.

"Ojalá aparezca una figura internacional u organismo o una mesa de negociación en la que nos podamos sentar a dialogar", ha aspirado. "España -ha añadido- debe reconocer un problema político. Es una crisis española y no catalana", ha dicho el presidente de la Generalitat cuando se le ha preguntado si Iñigo Urkullu, presidente del País Vasco, pudiera hacer el papel de interlocutor. "Urkullu se ofreció para ayudar, pero no he hablado con él. Sí con Ibarretxe, pero no para que fuera un mediador", ha señalado.

Las conversaciones entre el vicepresidente del Govern, Pere Aragonés (ERC) se suceden con la vicepresidenta en funciones, Carmen Calvo (PSOE)

Pese a que Torra y Sánchez no se hablan, los puentes entre Generalitat y Gobierno de España no están aún derribados. Las conversaciones entre el vicepresidente del Govern, Pere Aragonés (ERC) se suceden con la vicepresidenta en funciones, Carmen Calvo (PSOE). Torra ha quitado hierro a esta interlocución y afirma que Aragonés le tiene informado de todas las conversaciones. "Lo importante es la relación institucional entre el presidente de la Generalitat y el del Gobierno de España", ha asegurado. 

La excusa de Torra: "La tensión entre partidos aumenta por las elecciones"

"Estamos en una dinámica electoral y las tensiones entre partidos aumentan", ha afirmado sobre la beligerancia entre formaciones del bloque independentista, que han tardado ocho días en presentar un documento consensuado, en el que desafían al Tribunal Constitucional. "Estamos en una dinámica electoral y las tensiones entre partidos aumentan. Hay que tenerlo presente", ha dicho. Torra se ha erigido como un político con una "visión más global, escuchando otras voces y acompañando a la gente", sin entrar en el debate partidista. "Llegaremos tan lejos como la ciudadanía quiera", ha expresado.

Torra ha asegurado que la resolución presentada por ERC, JxCat y la CUP este martes en el Parlament marca "el inicio de un camino" en el que se defenderán derechos vulnerados y la autodeterminación. "El problema es no abordar el conflicto en Cataluña", en resumen "que los catalanes decidan".

"Es necesario avanzar todos juntos y todos los consensos para consolidar mayorías son importantes", ha asegurado.

Condena expresa a la violencia ocho días después

El presidente de la Generalitat ha comparecido en la reunión semanal del Consejo Ejecutivo y ha insistido en abrir una negociación con el presidente del Gobierno para poner encima de la mesa "el derecho a la autodeterminación", con duras críticas tanto al Tribunal Supremo, por las "injustas y espantosas" condenas a los líderes secesionistas, como al Tribunal Constitucional, al que desafía con el inicio de la nueva etapa del separatismo, que fija el rumbo a la autodeterminación, con un nuevo referéndum y "escuchando a la ciudadanía". Para Torra, el movimiento independentismo "no es violento" y lo ha separado de la violencia exhibida en la calle durante siete noches consecutivas.

Sobre la violencia, ha exigido la apertura de una comisión de investigación contra la actuación de los Mossos d'Esquadra durante dichas protestas. Una comisión que liderará Miquel Buch y en la que participará el Síndic de Greuges.

Para Torra, las "masivas concentraciones y protestas en la mayoría de los municipios de Cataluña" se han debido al fallo del Supremo. "Concentraciones reivindicativas marcadas por el civismo", ha afirmado, mientras ha condenado sin ambages los "graves incidentes ente manifestante y agentes". "Condenamos y rechazamos la violencia de estos días", ha afirmado ocho días después de los primeros altercados violentos.

Meritxell Budó junto a Quim Torra
Meritxell Budó junto a Quim Torra EFE

"Quiero que se vuelva a votar la independencia"

El president también ha hablado después de que los partidos independentistas JxCat, ERC y la CUP hayan pactado en el Parlament una propuesta de resolución que rechaza la sentencia del Tribunal Supremo sobre el procés y a favor de la autodeterminación

De esta manera, las formaciones secesionistas de la Cámara catalana mantienen su desafío al Estado y al Tribunal Constitucional, que ya tumbó el referéndum de autodeterminación del 1 de octubre de 2017. De hecho, los propios letrados de la Mesa del Parlament han avisado de que la propuesta incumple los autos del tribunal, según ha publicado Europa Press.

Quiero que los ciudadanos vuelvan a votar la independencia", ha asegurado, en línea con lo prometido la pasada semana en el pleno del Parlament

El propio Torra ha afirmado rotundamente que "nadie" les "prohibirá nunca que este país [Cataluña] siga avanzando en lo que quiera la mayoría". Además, tampoco les obstaculizarán, ha dicho en que se siga la línea de la defensa del derecho de autodeterminación.

"Quiero que los ciudadanos vuelvan a votar la independencia", ha asegurado, en línea con lo prometido la pasada semana en el pleno del Parlament, en el que aseguró que se volverían a celebrar un referéndum tras las elecciones del 10-N. Esta declaración no sentó demasiado bien entre las filas independentistas que, como fue el caso de ERC, se quejó por no haber sido avisados de este anuncio. 

La advertencia del Constitucional fue clara, se debía impedir cualquier iniciativa que desacatase la orden de los jueces de suspender las resoluciones del Parlament en las que se ratificaba la autodeterminación. Tan solo seis días después de aquel aviso, el president ha decidido hacer caso omiso a la Justicia.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba